Abogados expertos en procedimientos de nulidad, separación y divorcio

Nulidad, separación y divorcio

Divorcio Express , de común acuerdo o contencioso. Divorcios con o sin hijos en Común
Abogados de familia especialistas en Nulidad, separación y divorcio matrimonial. Requisitos. Procedimiento. Ventajas. inconvenientes. Diferencias.
Propiedades de la nulidad, la separación y el divorcio

Índice. Nulidad, separación y divorcio

Abogados expertos en procedimientos de nulidad, separación y divorcio
PROCESOS JUDICIALES DERIVADOS DE LAS CRISIS MATRIMONIALES.

1. La separación matrimonial
La separación es una situación matrimonial en la que cesa la convivencia entre los cónyuges,manteniendo el vínculo matrimonial. Es decir, se considera que los cónyuges permanecen casados, pero no se mantiene la obligación de vivir juntos.

La separación puede solicitarse una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio. Sin embargo, es posible pedirla con anterioridad, cuando se den los supuestos de grave peligro para la vida, integridad moral o libertad e indemnidad sexual, tanto del cónyuge demandante como de los hijos comunes.

Tipos de separación matrimonial.

I. Separación de hecho.

La separación de hecho es una situación que se inicia cuando existe acuerdo de separación entre ambos cónyuges, o cuando la decisión se separarse se toma de forma unilateral por uno de ellos.

La separación de hecho impide efectuar inmediatamente la liquidación del Régimen económico matrimonial, por es conveniente contar con el asesoramiento de nuestros abogados especialistas en Derecho matrimonial, para conocer los derechos y obligaciones que pueden modificarse respecto del matrimonio y la regulación de las relaciones paterno-filiales.

II. Separación de derecho.

La separación de derecho es una situación que se inicia con la existencia de una sentencia judicial, con plenos efectos respecto al matrimonio. Existen dos tipos de separación de derecho, dependiendo de si se produce de mutuo acuerdo o de forma contenciosa.

A) Separación de derecho de mutuo acuerdo.

Para la a separación de derecho de mutuo acuerdo, debe haber transcurrido el mencionado plazo de tres meses desde la celebración del matrimonio.

La separación se inicia a través de un procedimiento judicial, donde ambos cónyuges presentan una de demanda de separación de mutuo acuerdo, en la que manifiestan su conformidad con el cese de la convivencia matrimonial.

Junto con la demanda, se debe presentar una propuesta de convenio regulador, en la que los cónyuges pacten los aspectos relativos a las obligaciones familiares. En concreto, además de constar aquellas circunstancias que deseen organizar, de forma obligatoria deben regular las obligaciones paterno- filiales, como son las materias de guarda y custodia de los hijos, el régimen de visitas, la obligación de alimentos, atribución del uso de la vivienda familiar, y si diera lugar, la pensión compensatoria.

B) La separación de derecho de forma contenciosa.

Al igual que la separación de derecho de mutuo acuerdo, la separación contenciosa se inicia a través de un procedimiento judicial. Sin embargo, en esta modalidad, la demanda no se presenta de forma conjunta por los cónyuges, ni va acompañada de un convenio regulador.

Sino que, por el contrario, se acodarán los criterios sobre los que deben ceñirse los derechos y obligaciones paterno filiales y entre los cónyuges, por decisión del Juez.

En cualquier momento durante la tramitación del proceso de separación de derecho de forma contenciosa, es posible transformar el procedimiento en una separación de mutuo acuerdo, siempre y cuando los dos cónyuges estén de acuerdo y redacten una propuesta de convenio regulador.

2. El divorcio.

El divorcio es una situación matrimonial, que persigue la ruptura del vínculo entre los cónyuges. Consistente en la disolución del matrimonio, debido a la ineficacia sobrevenida de la relación conyugal.

La acción de divorcio da lugar a un procedimiento judicial, donde cabe la reconciliación entre los cónyuges, siempre y cuando se produzca de forma expresa, en un momento posterior a la demanda y anterior a la sentencia declarando el divorcio. Ya que posteriormente a la sentencia, únicamente se podrá dar lugar a la reconciliación entre los cónyuges, contrayendo nuevo matrimonio.

Tras el proceso judicial, la sentencia de divorcio supone no sólo la disolución del vínculo matrimonial entre los cónyuges, sino que desaparecen los derechos y obligaciones que anteriormente existían entre los mismos, incluyendo los derechos sucesorios y la pérdida de la pensión de viudedad. Sin embargo, la disolución no afecta a las obligaciones de los cónyuges con sus hijos, y permite a los cónyuges la posibilidad de contraer nuevamente matrimonio civil, una vez hayan transcurrido tres meses desde la declaración de divorcio.

Clases de divorcio.

Las crisis matrimoniales se derivan de la existencia de una serie de situaciones conyugales, que provocan la ineficacia del matrimonio de forma distinta en cada caso concreto. Es en estos duros momentos, cuando los cónyuges precisan del consejo y asesoramiento legal de abogados especializados en Derecho matrimonial, para poder preservar sus intereses y conservar, de la forma más beneficiosa posible, la estabilidad económica y emocional de los hijos que tienen en común.

Atendiendo a cada caso concreto, los procedimientos de separación y divorcio pueden tramitarse tanto a través del tradicional procedimiento ante el órgano judicial, como de forma extrajudicial ante notario, y ambos de mutuo acuerdo o de forma contenciosa. Sin perjuicio de que, durante la tramitación del proceso, los cónyuges puedan alcanzar un acuerdo, y se pueda transformar el procedimiento contencioso, en mutuo acuerdo y viceversa.

I. La separación o divorcio por la vía notarial, de mutuo acuerdo.

Es una vía más rápida y económica, en la que, una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio, si se cumplen los requisitos previstos en la ley, los cónyuges pueden acudir a un notario, y separarse o divorciarse.

El medio empleado para la separación o divorcio, es la escritura pública. En la que debe constar la voluntad de ambos cónyuges y las nuevas medias a través de las cuales, van a regular los efectos del matrimonio.

Para que pueda adoptarse esta tramitación, los cónyuges no deben tener hijos menores de edad en común, o aún teniéndolos, éstos se deben encontrar emancipados. Tampoco será posible esta vía si teniendo hijos mayores de edad, éstos son dependientes por tener modificada judicialmente su capacidad.

II. La separación o divorcio por la vía judicial, de mutuo acuerdo.

Es una vía en la que, a diferencia de la anterior, no se precisan requisitos especiales para su tramitación y, al mismo tiempo, puede resultar sencilla, económica y rápida. Consiste en la interposición de demanda de mutuo acuerdo ante el juzgado competente para conocer del divorcio, presentado junto con la misma una propuesta de convenio regulador.

La ventaja de este procedimiento, es que se permite la representación y defensa se ambos cónyuges por un único procurador y abogado, permitiendo así abaratar los constes del proceso.

III. La separación o divorcio por la vía judicial, de forma contenciosa.

Es un procedimiento judicial, más largo y costoso, iniciado en exclusiva por uno de los cónyuges, con el fin de que Juez decrete la separación o el divorcio y estipule las medidas necesarias respecto a los mismos. El cónyuge demandante, representado por su procurador y defendido por su abogado, interpondrá demanda de separación o divorcio, sin ir acompañada de un convenio regulador, en la que necesariamente se deben contemplar las medidas de guardia y custodia de los hijos, el régimen de visitas, la atribución del uso de la vivienda conyugal y las pensiones de alimentos y compensatoria.

Por su parte, el cónyuge demandado, representado por su procurador y defendido por su abogado, deberá contestar a la demanda y hacer referencia a todos los puntos que en ella se contienen.

Una vez presentada y contestada la demanda, el Juez citará a las partes para la celebración de una vista, que transcurrirá según los cauces del juicio verbal y en el que deberán comparecer los cónyuges, los abogados y procuradores de cada uno de ellos, y el Ministerio Fiscal en el caso de la existencia de incapacitados o menores de edad.

Tras la celebración de la vista y la práctica de las pruebas pertinentes, el Juez dictará sentencia en la que se conceda la separación o divorcio de los cónyuges, y se establezcan las mediadas solicitadas por las partes que el Juez haya considerado oportunas. Además el Juez mandará que se inscriban los efectos de la sentencia en los Registros Civil, Mercantil y de la Propiedad correspondientes.

3. La nulidad matrimonial.

La nulidad matrimonial es una situación en la que se declara la inexistencia del matrimonio, es decir, que nunca se ha celebrado la unión matrimonial.

La nulidad tiene como efecto la desaparición de todos los efectos del matrimonio desde su celebración, salvo los derechos y obligaciones que puedan haberse originado respecto de los hijos.

Clases de nulidad matrimonial.

I. Nulidad matrimonial civil.

La nulidad matrimonial puede derivarse de defectos formales y de consentimiento, bien porque no son dispensables o porque no hayan sido de eficacia dispensable.

Entre las causas de nulidad matrimonial civil, se encuentran las siguientes:

- Error en la identidad de los cónyuges

- Vicio en la capacidad de las partes

- Vicios o falta de consentimiento

- Vicios en la forma de celebración del matrimonio

- Coacción, amenaza o intimidación.

Procedimiento de nulidad del matrimonio civil.

Están legitimados para solicitar la nulidad matrimonial civil: cualquiera de los cónyuges, sus progenitores en el supuesto de que los contrayentes sean menores de edad, la víctima que se hubiese sentido obligada a contraer matrimonio por coacción, amenaza o intimidación, el Ministerio fiscal, o cualquier interesado directo en la inexistencia del vínculo matrimonial.

El procedimiento de nulidad matrimonial civil, es semejante a los procedimientos contenciosos de separación y divorcio. Es un procedimiento judicial, más largo y costoso, iniciado por cualquiera de las personas legitimadas, con el fin de que Juez decrete la inexistencia de la unión matrimonial. El cónyuge demandante, representado por su procurador y defendido por su abogado,

interpondrá demanda de nulidad, en la que necesariamente se deben contemplar las medidas de guardia y custodia de los hijos, el régimen de visitas, la atribución del uso de la vivienda y las pensiones de alimentos y compensatoria si fuera preciso.

Por su parte, el cónyuge demandado, representado por su procurador y defendido por su abogado, deberá contestar a la demanda y hacer referencia a todos los puntos que en ella se contienen.

Una vez presentada y contestada la demanda, el Juez citará a las partes para la celebración de una vista, que transcurrirá según los cauces del juicio verbal y en el que deberán comparecer los cónyuges, los abogados y procuradores de cada uno de ellos, y el Ministerio Fiscal en el caso de la existencia de incapacitados o menores de edad.

Una vez celebrada la vista y practicadas las pruebas pertinentes, el Juez dictará sentencia en la que se concederá o denegará la nulidad del matrimonio, y se establecerán las mediadas solicitadas por las partes que el Juez haya considerado oportunas.

A tales efectos, el Juez mandará que se inscriban los efectos de la sentencia en los Registros Civil, Mercantil y de la Propiedad correspondientes.

II. Nulidad matrimonial canónica.

La nulidad matrimonial canónica es el expediente más complejo de las crisis matrimoniales, porque la disolución se produce únicamente en situaciones muy restrictivas.

Estas situaciones concretas, son impedimentos que hacen que el legislador prohíba la existencia del matrimonio, como consecuencia del deseo de preservar unos fines superiores y tradiciones.

Los impedimentos para la existencia del matrimonio canónico son los siguientes:

- Incapacidad física: edad o impotencia

- Incompatibilidad jurídica: vínculo parental, orden sagrado, voto, disparidad de vínculos

- Impedimento por delito: rapto o crimen

- Impedimento por vicios en el consentimiento: incapacidad, error, violencia o medio, simulación, desconocimiento, vulneración de la voluntad.

- Vicios de forma.

Procedimiento de nulidad del matrimonio canónico.

Están legitimados para solicitar la nulidad matrimonial canónica: cualquiera de los cónyuges, sus progenitores en el supuesto de que los contrayentes sean menores de edad, la víctima que se hubiese sentido obligada a contraer matrimonio por coacción, amenaza o intimidación, el Ministerio fiscal de la Iglesia, los herederos o cualquier interesado directo en la inexistencia del vínculo matrimonial.

El procedimiento comienza con una primera fase introductoria, donde, a través de la representación de procurador y la defensa de abogado, el demandante interpone demanda solicitando la nulidad matrimonial. La solicitud de nulidad matrimonial podrá efectuarse en los tribunales de la diócesis, archidiócesis o la Rota Española, atendiendo a los fueros del lugar donde se puedan obtener mejores resultados:

- Lugar de la celebración del matrimonio

- Lugar del domicilio del demandado

- Lugar del domicilio del demandante

- Lugar donde existen más pruebas de la nulidad

Posteriormente, la parte demandada contesta a la demanda de nulidad y se inicia una segunda fase probatoria de la misma, ya que en este procedimiento es necesario aportar las pruebas que acrediten la existencia o inexistencia de nulidad matrimonial. Finalmente en fase resolutoria, se dictará sentencia de nulidad, que precisa para su firmeza una confirmación de la misma en una segunda instancia.

Si usted desea iniciar un proceso de separación, divorcio o nulidad matrimonial, no dude en contactar con nosotros. El abogado experto en divorcio de extranjeros de ABOGADIVORCIO más cercano a usted, le contactará a la mayor brevedad para ayudarle a defender sus derechos, en la sede legal correspondiente.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en divorcio y custodia compartida
Abogados expertos en procedimientos de nulidad, separación y divorcio
Abogados expertos en procedimientos de nulidad, separación y divorcio
Abogados expertos en procedimientos de nulidad, separación y divorcio
Abogados expertos en procedimientos de nulidad, separación y divorcio
¿Eres un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerte. Contacta con nosotros.

[email protected]


Sede: Calle gran via 59,
piso 10 DCH 5 28013 Madrid


Llámenos 24x7 días
900 52 52 92

LEGALIK

@ Legalik. 2018 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP