Nulidad eclesiastica

Abogados nulidad eclesiastica

Divorcio express, de mutuo acuerdo o contencioso. Con o sin hijos en Común
Abogados expertos en nulidad eclesiastica. Qué es. Requisitos. procedimiento. Efectos
Abogados expertos en nulidad matrimonial eclesiastica
la nulidad eclesiastica se produce cuando, en el momento de su celebración, surge alguna de las siguientes causas, que la propia Iglesia considera como supuestos de anulación matrimonial en el Código de Derecho Canónico

Nulidad eclesiastica
Nulidad matrimonial eclesiastica.La Iglesia católica presume que todos los matrimonios celebrados ante la misma, son válidos, siempre y cuando cumplan con los siguientes requisitos:

- Se celebren con el consentimiento individual y sincero de ambos contrayentes.
- Se celebren en la forma expresamente establecida por la Iglesia.
- Se celebren en ausencia de los impedimentos previstos por el Derecho canónico.

Causas de nulidad matrimonial eclesiastica


Es precisamente por ello, que la nulidad del matrimonio eclesiástico se produce cuando, en el momento de su celebración, surge alguna de las siguientes causas, que la propia Iglesia considera como supuestos para pedir la nulidad o anulación del matrimonial en el Código de Derecho Canónico:

Impedimentos para la validez del matrimonio canonico:

Impedimento de edad (canon 1083).

Será nulo el matrimonio eclesiástico celebrado por un varón que sea menor de 16 años (cumplidos) y el celebrado por una mujer que sea menor de 14 años (cumplidos).

Sin embargo, es cierto que la Conferencia Episcopal puede establecer una edad superior a la indicada, para la celebración válida del matrimonio (en España, por norma general, la edad mínima se establece en 18 años según la redacción del Código Civil).

El impedimento por edad es una causa de nulidad matrimonial con posibilidad de dispensa por el Obispo, siempre que exista justa causa y capacidad física y psíquica de los contrayentes.

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de edad: una mujer que tenga menos de 14 años únicamente podrá contraer matrimonio con un varón o un varón menor de 16 años únicamente podrá contraer matrimonio con una mujer, si así lo faculta y motiva la dispensa matrimonial (realmente compleja de conseguir).

Impedimento por impotencia (canon 1084 del Código de Derecho Canónico)

Debido a que tradicionalmente la consumación del matrimonio refuerza el vínculo matrimonial entre los cónyuges, la impotencia antecedente o perpetua para la realizar el acto conyugal, ya sea absoluta o relativa, en el hombre o en la mujer, hace nulo el matrimonio eclesiástico.

Con los supuestos de esterilidad, sucede lo contrario. La Iglesia no prohíbe ni dirime la validez del matrimonio por este motivo, sin perjuicio de lo establecido en el canon 1098 del Código de Derecho Canónico (consentimiento viciado por dolo del cónyuge afectado por la esterilidad).

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de impotencia: no podrá contraer válidamente matrimonio eclesiástico el hombre o la mujer que no pueda mantener relaciones sexuales de forma permanente con su cónyuge, debido a la tradicional importancia de perpetrar la estirpe y cumplir con los deberes conyugales.

Impedimento de vinculación o ligamen matrimonial (canon 1085 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico, del cónyuge que previamente se encuentre unido a otro matrimonio eclesiástico anterior, válido y subsistente; aunque este no haya sido consumado o aún cuando haya sido disuelto (por incompatibilidad jurídica).

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de ligamen: no podrá contraer nuevo matrimonio el hombre o la mujer que se encuentren unidos en matrimonio eclesiástico con una tercera persona, se haya consumado o no el matrimonio original.

Impedimento de disparidad de cultos (canon 1086 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico celebrado entre una persona bautizada o recibida en el seno de la Iglesia y otra persona no bautizada (matrimonios de mixta religión o entre creyentes y ateos).

Dicho impedimento podrá ser dispensado si se cumplen las condiciones de los cánones 1125 y 1126 del Código de Derecho Canónico.

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de disparidad de cultos: una mujer católica no podrá contraer matrimonio eclesiástico válido con un hombre ateo, ni con un hombre musulmán o judío, salvo dispensa (la posibilidad de contraer matrimonio entre cónyuges que profesen religiones diferentes, requiere una serie de trámites religiosos específicos de cada orientación religiosa).

Impedimento de orden sagrado (canon 1087 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico, en el que uno o ambos contrayentes, hayan recibido las ordenes sagradas. Puesto que los clérigos de la Iglesia católica contraen la obligación legal de no contraer matrimonio.

Este impedimento de derecho humano, puede ser dispensado por decreto o bula papal.

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de orden sagrado: un diacono, presbítero u obispo no podrá contraer matrimonio, como norma general, salvo que obtengan autorización por decreto del Papa.

Impedimento de voto o profesión religiosa (canon 1088 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico de quienes se encuentren vinculados por voto público, perpetuo de castidad y perteneciente a un instituto religioso.

Este impedimento es susceptible de obtener dispensa por acuerdo de la Santa Sede (Sede Apostólica).

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de voto: no podrá contraer válidamente matrimonio quien haya recibido los votos de pobreza, obediencia y castidad, en un Instituto religioso.

Impedimento de rapto (canon 1089 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico entre un varón y una mujer raptada o retenida, cuando el hombre cometa dicho acto con la intención de contraer matrimonio con ella durante el transcurso de la actividad delictiva. A no ser que, cuando la mujer se encuentre separada físicamente del raptor, en un lugar seguro y libre, preste su consentimiento y elija dar validez al matrimonio.

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de rapto: si un hombre rapta a una mujer para casarse con ella durante el transcurso del secuestro, la validez del matrimonio dependerá de la voluntad posterior de la mujer raptada. Debiendo esta reconocer, fría y libremente, alejada físicamente del hombre raptor, si efectivamente desea hacer efectivo su consentimiento matrimonial.

Impedimento de crimen (canon 1090 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico de quien cuse muerte a su propio cónyuge o al cónyuge de la parte con la que desea contraer nuevo matrimonio, con el objetivo de eliminar el vínculo matrimonial previo y celebrar una nueva unión matrimonial.

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de crimen: si un hombre mata al marido de la mujer con la que desea contraer matrimonio o a su propia mujer, con el mismo fin, el segundo matrimonio celebrado tras la muerte provocada de cualquiera de ellos será nulo.

Impedimento por consanguinidad (canon 1091 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico celebrado en línea recta de consanguinidad, tanto en ascendentes como descendentes naturales o legales.

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de consanguinidad: no será válido el posible matrimonio celebrado entre padres e hijos, entre hermanos, entre abuelos y nietos, etc. (Únicamente podrá pedirse dispensa en determinados matrimonios entre sobrinos y tíos y entre primos).

Impedimento por afinidad (canon 1092 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico celebrado en línea recta de afinidad, en cualquier grado.

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de consanguinidad: no será valido el posible matrimonio celebrado entre suegra y yerno, suegro y nuera, abuelos y nietos políticos, padrastros e hijastras, etc. (Cabe dispensa en determinados matrimonios).

Impedimento por publica honestidad (canon 1093 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico celebrado bajo el impedimento por pública honestidad cuando “surge del matrimonio inválido después de instaurada la vida en común o del concubinato notorio o público; ya que dirime el matrimonio en el primer grado de línea recta entre el varón y las consanguíneas de la mujer y viceversa”. Es decir, tras la convivencia de una pareja de hecho, no es posible contraer válidamente matrimonio, entre una de las partes que conforman la pareja de hecho y los familiares consanguíneos de la otra parte.

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de pública honestidad: la mujer que se encuentra conviviendo como pareja de hecho de un varón, no puede contraer matrimonio con el padre de su pareja, sus hijos, etc. (Y viceversa).

Impedimento por parentesco (canon 1094 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico celebrado entre quienes se encuentren unidos por parentesco legal o adopción, en línea recta o en segundo grado de línea colateral.

Ejemplo de nulidad matrimonial por impedimento de parentesco: no será válido el matrimonio entre un padre adoptante y un hijo adoptado o entre hermanos unidos por la adopción.

Defectos del consentimiento interno de los contrayentes (canon 1095 del Código de Derecho Canónico)

Será nulo el matrimonio eclesiástico en el que uno o ambos contrayentes carezcan de suficiente uso de razón, presenten un grave defecto de discreción de juicio acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio y/o quienes no pueden asumir dichas obligaciones esenciales al matrimonio, por causas de naturaleza psíquica.

Ejemplo de nulidad matrimonial por defecto del consentimiento: aquel que presente una incapacidad o enfermedad mental incompatible con la otorgación válida y libre del consentimiento, no conozca el significado del matrimonio por dicha razón o no pueda hacer frente a las obligaciones que el mismo requiere, no podrá contraer matrimonio.

Error (canon 1096, 1097, 1098 y 1099)

Será nulo el matrimonio eclesiástico cuando uno de los cónyuges otorgue su consentimiento bajo errores de derecho (errores sobre la naturaleza del matrimonio o sobre las propiedades del mismo) y/o errores de hecho (errores sobre la identidad de los contrayentes, error cualidad directa y principal de los mimos o error doloso de la persona con la que se une en matrimonio).

Ejemplo de nulidad matrimonial por error de derecho: el hombre o la mujer que contrae matrimonio sin conocer los derechos y las obligaciones inherentes del mismo, podrá anular dicha unión por consentir erróneamente la celebración del mismo.

Ejemplo de nulidad matrimonial por error de hecho: el hombre o la mujer que contrae matrimonio con una persona cuya entidad cree conocer, considera poseer unas condiciones psíquicas estables o cree tener unas determinadas cualidades (inteligencia, capacidad de trabajo, solvencia económica, ausencia de delitos, etc) y, posteriormente al matrimonio se da cuenta que la persona con la que se ha casado es una persona distinta (a la que no conoce), tiene una enfermedad mental (que no conocía y que no hubiera aceptado de haberlo sabido previamente al matrimonio) o no presenta las cualidades por las que contrajo matrimonio (cuya ausencia no habría hecho plantearse la unión matrimonial); serán considerados matrimonios nulos.

Consentimiento simulado (canos 1100 y 1101)

Será nulo el matrimonio eclesiástico celebrado simuladamente, aun con el consentimiento de los contrayentes. Es decir, cuando ambos contrayentes o al menos uno de ellos, sientan en su fuero interior que van a omitir alguno de los derechos o deberes propios del matrimonio.

La simulación puede ser de carácter total o de carácter parcial.

La simulación total excluye internamente la concepción de matrimonio, en sí mismo, pese a expresar externamente la voluntad de contraerlo. Es una forma de instrumentalizar el matrimonio, con el objetivo de emplearlo para otros fines distintos del original.

Ejemplo de nulidad matrimonial por consentimiento simulado total: el hombre o la mujer inmigrante que contrae matrimonio con un nacional del Estado donde desea conseguir la nacionalidad, sin intención de cumplir con los deberes inherentes al matrimonio.

La simulación parcial excluye uno o varios elementos o propiedades esenciales del matrimonio, no desando el contrayente quedar vinculado a la unidad matrimonial, las obligaciones respecto a los hijos o a cualquiera de las propiedades inherentes al matrimonio.

Ejemplo de nulidad matrimonial por simulación parcial: el hombre o la mujer que efectivamente desea contraer matrimonio con su cónyuge, pero que no está dispuesto a guardarle fidelidad, a procrear o al cumplimiento de determinados aspectos matrimoniales.

Matrimonio sujeto a condición (canon 1102)

Será nulo el matrimonio eclesiastico celebrado bajo condición de pasado, de presente o de futuro.

Ejemplo de nulidad matrimonial por mandato sujeto a condición: el cónyuge que contrae matrimonio únicamente por ser la condición que le imponen sus padres para otorgar una donación o repartir una herencia tras el mismo, implica que el consentimiento está viciado y el matrimonio es inválido.

Violencia física o psicológica

Será inválido el matrimonio eclesiastico contraído por violencia o por miedo grave por una causa externa, previa o coetánea a la celebración del mismo.

Para que este impedimento pueda acreditarse deben acumularse los requisitos de amenaza fragrante, miedo que realmente ocasione la sensación de peligro y la celebración del matrimonio como consecuencia de los factores anteriores.

Ejemplo de nulidad matrimonial por violencia física o psíquica: el cónyuge que se casa con su agresor/a, bajo amenazas, por miedo a que le mate, le desampare económicamente, le acuse públicamente de determinadas actuaciones, etc., tendrá viciado el consentimiento y su matrimonio será nulo de pleno derecho.

Defectos de forma la hora de celebrar la unión matrimonial

Para que la celebración del matrimonio eclesiástico no presente causa de nulidad, debe cumplir con los requisitos establecidos en los cánones 1108 a 1123 del Código de Derecho Canónico.

Pese a ello, los únicos requisitos que pueden derivar en una de las causas de nulidad matrimonial, son los requisitos de forma jurídica sustancial. Siendo necesaria la otorgación del consentimiento entre los cónyuges ante dos testigos comunes (principio publicidad) y un testigo cualificado (sujeto que oficia la ceremonia).

Los dos testigos comunes deben tener capacidad, uso de razón suficiente y presenciar simultánea y físicamente el acto.

El testigo cualificado debe ser hábil y poseer potestad propia o delegada para oficiar la ceremonia.

La falta de alguno de los presentes requisitos o la existencia de los impedimentos citados, son motivos fehacientes que posibilitan a cualquiera de los cónyuges a solicitar la declaración de nulidad matrimonial ante los Tribunales Eclesiásticos.

Ejemplo de nulidad matrimonial por defecto de forma: si durante la celebración de un matrimonio los testigos no tienen capacidad real para dar fe del matrimonio o la persona encargada de oficiar la ceremonia se encuentra recusado o un periodo de inhabilidad, el matrimonio podrá ser considerado como nulo.

Procedimiento de nulidad matrimonial eclesiástica


El tradicional proceso de nulidad matrimonial eclesiástico ha sido reformado por la Carta Apostólica en forma motu proprio, firmada por el Sumo Pontífice Francisco, el pasado día 8 de diciembre de 2015, con el objetivo de garantizar la celeridad de los procesos de nulidad matrimonial, a través de su simplificación.

El mencionado escrito calificado como Mitis Iudex Dominus Iesus, sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad del matrimonio en el Código de Derecho Canónico, se fundamenta en los siguientes criterios:

- La necesidad de decretar una única Sentencia en favor de la nulidad (quedando obsoleta la obligación anterior de precisar dos sentencias favorables, para obtener la nulidad).

- La existencia de un único Juez (clérigo) en Primera Instancia, bajo la responsabilidad del Obispo.

- El mismo Obispo es al mismo tiempo Juez.

- El proceso debe ser más breve y ágil (juicio abreviado).

- La apelación de la Sentencia ante la Sede Metropolitana

Las Conferencias episcopales poseen el deber de compartir la conversión, ayudar a la práctica de la reforma del proceso matrimonial y respetar el derecho de los Obispos a la organización de la potestad judicial en la propia Iglesia particular.

Fomentar la gratuidad de los procesos de nulidad eclesiástica: “Junto con la proximidad del juez, cuiden las Conferencias episcopales que, en cuanto sea posible, y salvada la justa y digna retribución de los operadores de los tribunales, se asegure la gratuidad de los procesos, para que la Iglesia, mostrándose a los fieles como madre generosa, en una materia tan estrechamente ligada a la salvación de las almas, manifieste el amor gratuito de Cristo, por el cual todos hemos sido salvados”.
La apelación a la Sede Apostólica (Rota Romana).
Las disposiciones para las Iglesias Orientales.

Por su parte, la nulidad matrimonial eclesiástica puede ser solicitada por los siguientes sujetos, legitimados legalmente para ejercitar dicha acción (canon 1674 del Código de Derecho Canónico)

- Los cónyuges que han contraído matrimonio eclesiástico.
- El promotor de justicia, cuando la nulidad ya se ha divulgado, si no es posible o conveniente convalidar el matrimonio.

Ahora bien, es necesario recalcar que el matrimonio cuya nulidad no se solicitó durante la vida de los cónyuges, no puede ser invalidado tras la muerte de uno de ellos o de ambos (a no ser que la cuestión sobre su validez sea prejudicial para resolver otra controversia, ya en el fuero canónico, ya en el fuero civil).

El proceso mediante el cual se solicita la acción de nulidad matrimonial eclesiástica, corresponde a la siguiente descripción:

13. Abogado y Procurador.

En la tramitación de la nulidad matrimonial eclesiástica, es obligatoria la intervención de un Abogado experto en Derecho canónico, que pueda actuar ante los Tribunales eclesiásticos.
Es conveniente concretar si el abogado tiene carácter de canonista y/o rotal.

14. Análisis de la competencia (canon 1671 -1673 del Código de Derecho Canónico).

El Juez competente para conocer de las causas de nulidad matrimonial, es el Juez eclesiástico por derecho propio, pese a que los efectos civiles pertenezcan al Juez civil (salvo que el derecho particular confiera potestad al juez eclesiástico sobre las causas civiles, cuando se planeen de manera incidental y accesoria).

Ahora bien, cuando las causas de nulidad no se encuentran reservadas a la Sede Apostólica, serán competentes, en orden descendente:

- El Tribunal del lugar en el que se celebró el matrimonio
- El Tribunal del lugar en el cual una o ambas partes tengan su domicilio o el cuasidomicilio.
- El tribunal del lugar en que de hecho se han de recoger la mayor parte de las pruebas.
- El Obispo será quien por sí mismo o por medio de otros, ejerza como Juez de Primera Instancia en las causas de nulidad del matrimonio (salvo excepciones previstas en la Ley).

15. Demanda.

El cónyuge demandante presenta la demanda de nulidad ante los Tribunales eclesiásticos, en la que se deben manifestar y acreditar todos los hechos y razones por las que se solicita la invalidación del matrimonio. Al tiempo que el demandante indica las medidas que desea adoptar, respecto a los términos que regularán la relación familiar, una vez decretada la extinción del vínculo matrimonial.

El escrito de demanda debe cumplir con las siguientes pautas:

- Especificar ante qué juez se introduce la causa, qué se pide y contra quién.
- Indicar en qué derecho se funda el actor y, al menos de modo general, en qué hechos y pruebas se apoya para demostrar lo que afirma.
- Estar firmado por el actor o por su procurador, con indicación del día, mes y año, así como también del lugar donde habitan o dijeran tener la residencia a efectos de recibir documentos.
- Indicar el domicilio o cuasidomicilio del demandado.

Además, las demandas que se tramiten por el juicio abreviado, se debe:
- Exponer brevemente, en forma integral y clara, los hechos en los que se funda la petición.
- Indicar las pruebas que puedan ser inmediatamente recogidas por el juez.
- Exhibir como adjuntos los documentos en los que se funda la petición.

16. La introducción y la instrucción de la causa de nulidad matrimonial

El Juez, previamente a la aceptación de la causa que motiva la invalidación del matrimonio eclesiástico, debe cercionarse de que dicho matrimonio haya fracasado irreparablemente.

Una vez recibida la demanda de nulidad matrimonial, el Vicario Judicial debe hacer una serie de comprobaciones:
Examinar si la demanda goza de los requisitos necesarios para su admisión. Y, en caso afirmativo, con decreto adjunto al pie de la demanda, ordenar que se realice una copia, que posteriormente será notificada al defensor del vínculo.
Si la demanda carece de la firma de ambos cónyuges, deberá dar traslado de la misma a la parte demandada, para que en 15 días exprese su posición.

Transcurrido el plazo de 15 días, después de haber amonestado nuevamente a la otra parte (si se considera oportuno y en la medida que así lo estime, para que manifieste su posición) y oído el defensor del vínculo, el Vicario judicial (mediante decreto), determinará la fórmula de dudas y establecerá si la causa debe tratarse con el proceso más breve conforme a los cánones 1683 a 1687 del Código de Derecho canónico.

El mencionado decreto deberá ser notificado lo antes posible tanto a las partes como al defensor del vínculo.

A continuación:

Si la causa que fundamenta la nulidad matrimonial eclesiástica debe ser tratada con el proceso ordinario, el Vicario judicial, con el mismo decreto, dispondrá la constitución del colegio de jueces oportuno o del juez único con los dos asesores, según las reglas del canon 1673 § 4

Y, si por el contrario, la causa que fundamenta la nulidad matrimonial eclesiástica debe ser tratada con el proceso abreviado, el Vicario judicial procederá conforme el canon 1685. Por lo que, con el mismo decreto con el que determina la fórmula de dudas, nombra al instructor y al asesor (la sesión deberá celebrarse conforme el canon 1686, en un plazo máximo de 30 días y estando presentes todos los sujetos que deban participar).

En el juicio abreviado, será el Obispo quien juzgue las casas de nulidad cuando, en primer lugar, la petición haya sido solicitada por ambos cónyuges o por uno de ellos, con el consentimiento del otro y, en segundo lugar, cuando concurran circunstancias de las personas y de los hechos, sostenidas por testimonios o documentos, que no requieran una investigación o una instrucción más precisa, y hagan manifiesta la nulidad.

La fórmula de la duda debe determinar por qué capítulo o capítulos se impugna la validez de las nupcias.

Conforme a lo expuesto, el defensor del vínculo, los abogados y también el promotor de justicia, si interviene en el juicio (al contrario que las partes, que no pueden asistir al examen del que se trata en el § 1, n. 1) tienen derecho a las siguientes concreciones:

- Derecho a a asistir al examen de las partes, de los testigos (que pueden tener el valor de fuerza probatoria plena) y de los peritos, quedando a salvo lo que prescribe el can. 1559;

- Derecho a conocer las actas judiciales, aun cuando no estén publicadas, y a examinar los documentos presentados por las partes.

El Juez debe valorar todas las actuaciones, indicios y adminículos expuestos durante la celebración del Juicio.

17. Sentencia decretando la nulidad matrimonial

Una vez celebrado el juicio, la autoridad judicial dictara la Sentencia que, por primera vez, decrete nulo el matrimonio eclesiástico (cumplidos los términos establecidos en los cánones 1630-1633).

La mencionada Sentencia tendrá directamente carácter ejecutivo.

No obstante, se mantiene el derecho del perjudicado por la redacción de la Sentencia, al promotor de justicia y al defensor del vínculo, a interponer querella de nulidad o apelación (según los cánones 1619-1640).

Si la apelación ha sido admitida, se debe proceder del mismo modo que en la primera instancia, con las debidas adaptaciones.

Si la apelación se fundamenta en nuevas alegaciones para obtener la declaración de nulidad, el tribunal de apelación puede admitirlo y juzgar como en Primera Instancia.

Como norma general, del Tribual de Primera Instancia se apela al Tribunal Metropolitano de Segunda Instancia (colegial), salvo lo dispuesto en los cánones 1438-1439 y 1444 del Código de Derecho Canónico.

Además, la Sentencia ejecutiva puede ser recurrida en cualquier momento ante el Tribunal del tercer grado, para la nueva proposición de la causa (conforme al canon 1644), aduciendo nuevas y graves pruebas y razones, en el plazo de 30 días desde la impugnación.

Cuando la Sentencia se haya hecho ejecutiva, el Vicario judicial debe notificarla al Ordinario del lugar en el que se celebró el matrimonio. Y éste, debe cuidar de que se anoten cuanto antes, en el libro de matrimonios y en el de bautismos, la nulidad que se ha declarado y las prohibiciones que quizá se hayan añadido.

De esta forma, una vez declarado nulo el matrimonio de los excónyuges, éstos podrán volver a contraer nuevas nupcias, salvo que expresamente se prohíba a través del decreta de veto, incluido en la Sentencia de nulidad matrimonial eclesiástica.

Si desea conocer o iniciar el proceso para obtener una nulidad matrimonial eclesiasticamente, no dude en contactar con nosotros. ABOGADIVORCIO, el equipo de abogados matrimonialistas de Legalik Central de Servicios Jurídicos, cuenta con un equipo de abogados expertos en nulidad matrimonial, a su disposición para ayudarle en cualquier punto de la geografía nacional.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en rupturas matrimoniales
Nulidad eclesiastica
Nulidad eclesiastica
Nulidad eclesiastica
Nulidad eclesiastica
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Política de cookies. Acepta