Pensión alimenticia

Abogados pension alimenticia divorcio

Divorcio express, de mutuo acuerdo o contencioso. Con o sin hijos en Común
Abogados pensión alimenticia de divorcio. Cálculo. Modificación. Impago. Incumplimientos .Gastos ordinarios y extraordinarios. Tablas.Simulador.Extincion
Abogados expertos en pensión alimenticia. Requisitos. Cuantia. Modificacion. Impagos. Extinción
La pensión de alimentos o pensión alimenticia es un deber legal y moral que se impone a una o varias personas (alimentantes o deudores), consistente en el abono de una determinada cantidad de dinero, para asegurar la subsistencia de otras personas (alimentistas o acreedores) con derecho a exigir y recibir alimentos.

Pensión alimenticia

1. ¿En qué consiste la pensión alimenticia en el caso de divorcio? #concepto-pensión-alimentos



La pensión de alimentos o pensión alimenticia es un deber legal y moral que se impone a una o varias personas (alimentantes o deudores), consistente en el abono de una determinada cantidad de dinero, para asegurar la subsistencia de otras personas (alimentistas o acreedores) con derecho a exigir y recibir alimentos.

La prestación de la pensión alimenticia puede imponerse a favor de uno de los cónyuges, cuya atribución corresponde al otro progenitor; entre hermanos; y entre ascendentes y descendentes.

Sin embargo, con gran diferencia, la obligación de abonar alimentos en beneficio de los hijos, es una de las circunstancias que causa mayor índice de polémica en los procedimientos de separación, divorcio o nulidad matrimonial.

En los procesos de ruptura de pareja, al margen de la distribución de los gastos y deudas comunes, existe la obligación de los progenitores de asegurar el sostenimiento de la vida y la manutención de sus hijos, a través del pago mensual de alimentos.

Tienen derecho a recibir el abono de los alimentos: los hijos menores de edad, los hijos incapacitados y los hijos mayores de edad que se encuentren estudiando o sean dependientes económicamente de sus padres.

En los casos en los que existan hijos menores de edad o incapacitados, junto con el Juez, será preceptiva la intervención del Ministerio Fiscal a la hora de determinar las necesidades especificas de cada hijo en cada caso concreto, para salvaguardar el interés superior de los menores.

La obligación de satisfacer alimentos se recoge en la sentencia del procedimiento de separación, divorcio o nulidad matrimonial correspondiente, donde el Juez supervisará el acuerdo al que hubieran llegado los cónyuges en el Convenio Regulador, respecto a la distribución y fijación de la pensión de alimentos en beneficio de sus hijos o, por el contrario, modulará y decidirá sobre la base del cálculo de todos los gastos anuales necesarios de los hijos y su actualización.

Por lo tanto, en la sentencia del proceso de separación, divorcio o nulidad matrimonial, el Juez determinará cuál es la cuantía que mensualmente deberán abonar los progenitores en concepto de alimentos a sus hijos, cuál es el periodo de tiempo en el que deben abortarla y cómo será la forma de pago de la prestación.

El Tribunal Supremo expone el por qué es necesaria la atribución de la pensión de alimentos por parte de los progenitores en beneficio de los hijos, en su Sentencia de 1 de marzo de 2001 (1/3/2001), de la siguiente forma:

“La obligación de prestar alimentos se basa en el principio de solidaridad familiar y tiene su fundamento constitucional en el artículo. 39.1 de la Constitución Española, que proclama que los poderes públicos han de asegurar la protección social, económica y jurídica de la familia, señalando las SSTS de fechas 5 de Octubre de 1993 (5/10/1993) y 16 de julio de 2002 (16/7/2002) que la satisfacción de las necesidades de los hijos menores han de primar sobre la satisfacción de las propias necesidades de los progenitores, que han de sacrificarlas a favor de las de aquéllos, de tal forma que la prestación alimenticia a favor de los hijos tiene naturaleza de orden público, constituyendo, al operar en el ámbito de las relaciones paterno- filiales, uno de los deberes fundamentales de la patria potestad.

Así, al responder la prestación alimenticia en favor del menor a una necesidad imperativa por el carácter legal e ineludible que alcanza a tener dicha obligación, tal deber ha de asumirse incluso en los supuestos de dificultades económicas del progenitor alimentante, por situación de desempleo o por privación de libertad ante una carcelación penitenciaria, pues se han de atender las necesidades vitales mínimas y permanentes del menor…”.

2. ¿Qué se considera por alimentos en una sentencia de divorcio?


Los alimentos abarcan todos los gastos (ordinarios y extraordinarios) indispensables y necesarios para el sostenimiento de la vida de la persona con derecho a recibir la pensión alimenticia (alimentista), tengan o no carácter periódico, siempre y cuando sean cuantificables.

Según el ordenamiento jurídico español se entiende por tales:

- Todo aquello que sea imprescindible para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.

- La educación e instrucción del alimentista.

- Los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otra manera.

Dentro de las clases de alimentos mencionados, pueden especificarse: el pago y mantenimiento de una vivienda, la comida, el comedor escolar, las guarderías, el colegio, los libros de texto, la ropa, los zapatos, el uniforme, las excursiones, los campamentos, las actividades extraescolares, el ocio, los juguetes, el estudio, el material escolar, las medicinas, los tratamientos médicos o psicológicos, las ortodoncias, las gafas, las lentillas y todos aquellos gastos que sean pertinentes según cada caso concreto.

3. ¿Quién está obligado a prestar alimentos a los hijos en los procesos de divorcio?


La obligación de prestar alimentos a favor de los hijos corresponde a los progenitores, como titulares de la patria potestad de los mismos.

La atribución que cada progenitor debe otorgar a los hijos menores de edad, incapacitados o mayores de edad dependientes económicamente de ellos, en concepto de pensión alimenticia, debe acordarse de forma proporcional a los respectivos recursos económicos de los que disponga cada uno de ellos, de una forma coherente en la relación entre los ingresos de los padres y los gastos de los hijos.

En aras de una mayor operatividad, la contribución de cada progenitor al pago físico y recurrente de la pensión de alimentos se realiza, normalmente, de dos formas distintas, dependiendo de si la guarda y custodia de los hijos se ha atribuido de forma conjunta o separada, en la sentencia de separación, divorcio o nulidad matrimonial.

A. Pensión de alimentos en los casos de guarda y custodia compartida.


Como regla general, los progenitores de común acuerdo en el caso de los divorcios de mutuo acuerdo o divorcio express fijan una cuantía mensual en concepto de pensión de alimentos en el Convenio Regulador que, tras la aprobación judicial, depositan periódicamente en un fondo común.

El abono de la cuantía que compone la pensión alimenticia se acuerda en función de los ingresos de los padres y que es administrada por el progenitor que ejerce en cada momento la guarda y custodia de los hijos.

B. Pensión de alimentos en los casos de guardia y custodia atribuida a uno de los progenitores en exclusividad.

La pensión de alimentos debe ser satisfecha por el progenitor no custodio y administrada por el progenitor que ostenta la guarda y custodia de los hijos.

Esto no significa que el progenitor custodio, al convivir con los hijos, no tenga que afrentar ningún gasto que derive del sostenimiento de los hijos.

Por el contrario, se da por hecho que el progenitor custodio es el que realiza su aportación día a día, respecto a los gastos que se deriven del mantenimiento de los hijos, y que es la cantidad aportada por el progenitor no custodio, la que complementa a la cifra que llega satisfacer las necesidades reales de los hijos.

Al progenitor que tenga que abonar la prestación de la pensión de alimentos, se le designará una cuenta bancaria, en la que cada mes tendrá que pagar (normalmente en la primera semana de cada mes) la cantidad que haya sido determinada en la sentencia judicial, después de calcular las necesidades básicas para la manutención, sustento y desarrollo de los hijos.

4. ¿Qué aspectos y conceptos incluye la pensión alimenticia en los hijos en los procesos de divorcio?



La pensión de alimentos o pensión alimenticia comprende un concepto mucho más aplico del que indica el propio concepto stricto sensu, puesto que no sólo hace referencia a los alimentos que precisan los hijos para cubrir esta pensión, sino que hay que añadirle todos aquellos gastos necesarios e imprescindibles, y los que van surgiendo en su día a día.

La Ley además de prever todos los gastos de los alimentos referidos a la ropa y vestido de los hijos, a la asistencia médica de los mismos y a la parte proporcional de gastos relativos a la propia vivienda donde permanezcan, también incluye también todos aquellos gastos derivados de sus necesidades escolares, siendo este un concepto que no se encuentra necesariamente vinculador con la mayoría o minoría de edad de los hijos, sino con la independencia económica.

Para efectuar el cálculo de la pensión alimenticia se tiene en cuenta el nivel de vida familiar, y las necesidades reales de los hijos. En aras a la mayor seguridad jurídica y tratar de establecer visibilidad en relación a dichas cuantías, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha establecido unas tablas orientativas que pueden ser de utilidad para todos los operadores jurídicos

Los Juzgados de Primera Instancia o los Juzgados de Familia correspondientes, establecen la cuantía de la pensión de alimentos teniendo en cuenta las siguientes circunstancias:

- Los ingresos netos de los ambos progenitores.

- El número de hijos, sus edades y grado de dependencia.

- Las circunstancias especiales que rodean a cada hogar conyugal.

- Las posibles enfermedades, minusvalías o grados de discapacidad.

Según la Jurisprudencia actual, difícilmente pueden dictarse sentencias en las que la cuantía baje de una cantidad similar a los 150 euros al mes, por hijo, al considerarse como un mínimo vital para la subsistencia de los hijos.

Conforme a ello, el ordenamiento jurídico dicta que la cuantía será proporcionada al caudal o los medios de ambos progenitores, en relación a las necesidades de cada hijo que la recibe.

De cualquier forma, es el Juez quien determina de forma concreta e individualizada la contribución de cada progenitor y la cuantía de acuerdo a las circunstancias económicas y necesidades de los hijos en cada momento.

La pensión de alimentos se recoge en la sentencia de separación, divorcio o nulidad matrimonial correspondiente, en la que se hará alusión tanto a los gastos ordinarios (necesarios, recurrentes y previsibles, que una vez computados serán prorrateados y repartidos con definición de la pensión alimenticia) como a los gastos extraordinarios (los que siendo necesarios no fueran previsibles ni recurrentes y por ello resulta necesario fijar un régimen de pago , normalmente al 50% cuando acontezcan) establecidos para el pago de las necesidades vitales de los hijos.

5. Gastos ordinarios y extraordinarios de la pensión alimenticia de los hijos en los procesos de divorcio.

En el Convenio Regulador, al ser un documento contractual suscrito entre los cónyuges, se acuerda la regulación de todas las posibles consecuencias jurídicas derivadas de los procedimientos de separación, divorcio o nulidad matrimonial.

Según la nueva Ley de jurisdicción voluntaria, los acuerdos o cláusulas pactadas entre los cónyuges en el Convenio Regulador, en los procesos de separación o divorcio de mutuo acuerdo y de nulidad matrimonial, tienen que ser lo más claras posibles en sentido positivo, y ajustarse a la realidad familiar, para poder asegurar su eficacia y estabilidad.

Además, como rige el principio de libertad de pactas entre las partes, a la hora de fijar las medidas, se debe velar por el sostenimiento del nivel de vida de los hijos menores de edad y de los hijos mayores económicamente dependientes de los progenitores, de la forma más justa y equitativa posible.

La redacción del Convenio Regulador, además de contener los elementos identificativos del matrimonio, las circunstancias laborales de cada cónyuge y manifestar el deseo de separarse o divorciarse de común acuerdo, deben reflejar como mínimo la regulación de determinados aspectos, entre los que se encuentra la conflictiva calificación de qué gastos se consideran ordinarios y qué gastos se presumen extraordinarios.

El juez, siempre que no haya Convenio Regular, éste se encuentre incompleto o haya discordancias en su redacción entre los progenitores, deberá repartir lo más equitativamente posible, las obligaciones de los padres respecto de sus hijos (sean custodios o no) y fijar quién debe hacerse cargo de los gastos ordinarios y extraordinarios que garanticen el mantenimiento del nivel de vida de los hijos y cómo satisfacerlos.

Los criterios que sigue la jurisprudencia respecto a los gastos ordinarios y extraordinarios, concuerda con los siguientes:

- Gastos ordinarios de la pensión alimenticia de los hijos en el divorcio.

- Gastos extraordinarios de la pensión alimenticia de los hijos en el divorcio.

6. Duración de la pensión alimenticia de los hijos.


A. ¿Desde cuándo se paga la pensión alimenticia de los hijos?

La pensión de alimentos a favor de los hijos es un deber legal y moral, que se impone a los progenitores, consistente en el abono de una determinada cantidad de dinero, para asegurar el mantenimiento de la vida y bienestar de sus hijos.

En los procesos de separación, divorcio o nulidad matrimonial, la obligación de dar alimentos será exigible a los progenitores desde el momento en que la persona que tenga derecho a percibirlos, los necesitase parara subsistir.

Ante esta situación, se pueden exigir los alimentos en diversos momentos, dependiendo de si los hijos beneficiarios de la pensión son menores de edad o de si han alcanzado ya la mayoría de edad.

- Cuando los hijos son menores de edad.

Existe la duda generalizada sobre si el pago de la pensión de alimentos a los hijos menores de edad, debe hacerse desde el momento en el que se interpone la demanda o desde la sentencia que acuerde dicha cantidad.

El Tribunal Supremo se ha pronunciado ante esta cuestión, despejando la duda y declarando que la obligación del pago de la prestación de alimentos a los hijos menores de edad, surtirá efectos desde la interposición de la demanda y no desde la sentencia: “Debe aplicarse a la reclamación de alimentos por hijos menores de edad en situaciones de crisis del matrimonio o de la pareja no casada la regla contenida en el artículo 148.1 del Código Civil, de modo que, en caso de reclamación judicial, dichos alimentos deben prestarse por el progenitor deudor desde el momento de la interposición de la demanda” (STS de 26 de octubre de 2011y STS de 4 de diciembre de 2013).

Por lo tanto, cuando se inicia un proceso de separación, divorcio o nulidad matrimonial, en el que se solicita una reclamación de la pension a hijos menores de edad, la cantidad que conforma esta contribuión se deberá abonar desde la fecha en la que se interpone la demanda, aunque la sentencia se dicte con posterioridad.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que existe la posibilidad de que, uno de los progenitores o ambos, haya o hayan acordado medidas provisionalísimas o previas a la demanda de separación, divorcio o nulidad matrimonial. En cuyo caso, la cantidad que conforma la pensión de alimentos se deberá abonar desde la fecha de solicitud de las medidas previas a la interposición de la demanda

- Cuando los hijos son mayores de edad.

En los casos en los que la pensión de alimentos se solicita a favor de los hijos mayores de edad, que dependen económicamente de sus padres, la postura de los Tribunales no es clara ni unánime.

No obstante, existe una postura jurisprudencial que determina que, la reclamación de alimentos de los hijos mayores de edad económicamente dependientes de sus progenitores, no es una cuestión que se encuadre dentro del ámbito de influencia de la patria potestad, sino que es una materia propia de las relaciones paternofiliares.

Por ello, las características propias de la reclamación de alimentos de los hijos mayores de edad, no son similares a las de los hijos menores, al variar las circunstancias particulares en las que se declara la obligación de los progenitores a prestar alimentos.

En consecuencia, el pago de los alimentos de los hijos mayores de edad se abonará desde el momento en el que se decrete la sentencia, y no desde la interposición de la demanda, por estimarse necesario el análisis previo del Juez, respecto a cada caso concreto.

Es decir, cuando se inicia un proceso de separación, divorcio o nulidad matrimonial, en el que se solicita una reclamación de la pensión de alimentos a hijos mayores de edad, la cantidad que conforma la pensión de alimentos se deberá abonar desde la fecha en la que se decreta la sentencia, y no desde la interposición de la demanda.

B. ¿Hasta cuándo se debe pagar la pensión alimenticia de los hijos?

La pensión de alimentos a favor de los hijos es un deber legal y moral, que se impone a los progenitores, consistente en el abono de una determinada cantidad de dinero, para asegurar el mantenimiento de la vida y bienestar de sus hijos.

En los procesos de separación, divorcio o nulidad matrimonial, la obligación de dar alimentos será exigible a los progenitores hasta el momento en que la persona que tenga derecho a percibirlos, no los necesite parara subsistir.

El progenitor obligado a cumplir la prestación de alimentos, debe abonarla mientras que los hijos sean menores de edad. Pero es necesario tener en cuenta que dicha prestación, además debe permanecer cuando, una vez cumplida la mayoría de edad, el hijo continúa estudiando o no puede sostenerse económicamente por sí mismo.

Es decir, la obligación de prestar alimentos no establece ningún límite de edad, ni se encuentra condicionada por él. Sino que hay que tener en cuenta otros aspectos particulares, al considerarse la pensión de alimentos una ayuda solidaria de carácter familiar, además de ser imprescriptible e irrenunciable.

El artículo 152.3 del Código civil regula que cesará la obligación de dar alimentos “cuando el alimentista pueda ejercer un oficio, profesión o industria, o haya adquirido un destino o mejorado su fortuna, de suerte que no le sea necesaria la pensión alimenticia para su subsistencia”.

Respecto a la independencia económica de los hijos mayores de edad, debe saberse que no existe una regla general que establezca cuándo se proclama la independencia económica de los hijos. Lo que si puede confirmarse, es que los hijos mayores de edad tienen derecho a una pensión hasta que se integren en el mercado laboral y sus ingresos no se encuentre muy por debajo del Salario Mínimo Interprofesional.

Por lo tanto, la prestación de alimentos por parte de uno de los progenitores a los hijos mayores de edad, depende en gran medida de su evolución

Existen menos inconvenientes a la hora de analizar la prestación de alimentos a los hijos mayores de edad que se encuentren en fase de estudios, que a aquellos que obtengan determinados ingresos por rendimientos del trabajo.

En este punto, es necesario aclarar que, por mucho que los hijos mayores de edad obtengan algún ingreso por rendimientos del trabajo, preexiste su derecho de obtener una pensión de alimentos por parte de sus progenitores, hasta que consigan la independencia económica.

Los padres deben asegurar la subsistencia y mantenimiento de la vida de sus hijos mayores de edad, si los rendimientos obtenidos por estos son muy inferiores al salario mínimo interprofesional (SMI).

Los ingresos obtenidos por el hijo mayor de edad se podrán considerar como umbral de autosostenibilidad si se sitúa alrededor del Salario mínimo interprofesional (SMI). Es decir, el hijo mayor de edad dejaría de obtener pensión de alimentos de sus progenitores, en el momento en que se pueda valer por sí mismo económicamente hablando.

La jurisprudencia estima que aunque el hijo mayor de edad acceda a trabajos esporádicos o de duración muy limitada (fines de semana, verano o navidad) y aunque con carácter puntual se supere algún mes dicho mínimo, no estaríamos hablando de situación que eliminen el derecho a la pensión alimenticia.

En definitiva, es cierto que la sola percepción de rendimientos del trabajo por los hijos menores de edad, no elimina la obligación de prestar pensión de alimentos por parte de los progenitores, ya que al no ser recurrentes, difícilmente puede accederse a la reducción de dicha prestación con carácter objetivo. Sin embargo, es posible solicitar una modificación de medidas al Juzgado que dictó la sentencia de separación, divorcio o nulidad matrimonial, y pedir al Juez que valore la posibilidad de establecer una disminución en la cuantía de la pensión de alimentos, debido al impacto económico que supone la obtención de rendimientos del trabajo por el hijo mayor de edad.

Además de todo lo enunciado, el Código Civil también enumera las causas legales por las que se exime a los progenitores del pago, siendo estas las siguientes:

- El fallecimiento del alimentante (progenitor obligado a prestar alimentos).

- El fallecimiento del alimentista (hijo beneficiario de la pensión de alimentos).

- La reducción de la fortuna o de los recursos económicos del alimentante obligado a prestar alimentos, hasta el punto de no poder atender sus propias necesidades o las de su nueva familia, sin poner en peligro su subsistencia.

- La adquisición de un destino, mejor fortuna o mejora de la situación económica del alimentista (beneficiario de la pensión), de forma que no precisa de la pensión de alimentos para subsistir, por ejercer un oficio, profesión o industria.

- La ejecución de faltas del alimentista que originan la desheredación.

- La mala conducta del alimentista (hijo beneficiado de la pensión de alimentos) o falta de aplicación en el trabajo.

7. ¿Se puede renunciar a la pensión de alimentos de los hijos en los procesos de divorcio?

Tal y como establece el ordenamiento jurídico español, la pensión de alimentos en beneficio de los hijos, es un derecho irrenunciable.

Los progenitores no pueden renunciar en nombre de sus hijos, ya que es un derecho que legalmente les corresponde.

Los posibles pactos o acuerdos que puedan surgir entre las negociaciones de los progenitores respecto a la renuncia del derecho de alimentos a favor de los hijos, son nulos de pleno derecho.

Es decir, en los procedimientos de separación, divorcio o nulidad matrimonial, ya sean de mutuo acuerdo o contenciosos, tanto la figura del Juez, como la del Ministerio Fiscal (si es procedente su intervención) se asegurarán de salvaguardar el interés superior de los menores y el de los hijos mayores de edad económicamente dependientes, a través de la denegación de los pactos que comprometen el sustento de la pensión de alimentos o los acuerdos que puedan llegar a compensar la pensión de alimentos con cualquier otra partida.

En consecuencia, los progenitores pueden discutir o negociar sobre cuál debe ser la cuantía de la pensión alimenticia a favor de sus hijos, pero no tomar la decisión de pagar o no pagar dicha cantidad, dado que es un derecho irrenunciable de los hijos y no de los progenitores.

8. Necesidad de Abogado y Procurador

Para conocer la Ley aplicable a la fijación de la cuantía de la pensión alimenticia y de los aspectos que en ella deben incluirse, es muy recomendable la intervención de un Abogado especializado en derecho matrimonial, a fin de que pueda asesorar legalmente a los progenitores, con anterioridad a la iniciación de los trámites en materia de pensión alimenticia o incluso antes del inicio de cualquier acción legal respecto a los procedimientos de separación, divorcio o nulidad matrimonial.

La intervención de Abogado y Procurador, para la asistencia letrada y representación legal, es necesaria en los procedimientos en los que se pretenda instar una demanda o acción ejecutiva:

- Procedimiento de solicitud de medidas para determinar la fijación de la pensión de alimentos.

- Procedimiento de incumplimiento de la sentencia que estipule la pensión, a través de una acción ejecutiva para reclamar las cantidades derivadas del impago.

- Procedimiento de modificación de las medidas acordadas en la sentencia, respecto a la pensión de alimentos.

- Procedimiento de suspensión de las medidas acordadas en la sentencia, respecto a la pensión de alimentos

Los procedimientos más usuales en los Juzgados de Primera Instancia y en los Juzgados de Familia, son precisamente los procedimientos por incumplimiento de la pensión alimenticia y la modificación de medidas de la misma.

Es necesario tener en cuenta que, para poder reclamar la cantidad derivada del impago de la pension de alimentos, el Abogado debe intervenir cuanto antes, debido a que el plazo de caducidad de la acción de interposición de la demanda ejecutiva, es de los cinco años siguientes de la firmeza de la sentencia o resolución que fijó las medidas referentes a la fijación de la cuantía de la pension de alimentos, en el procedimiento se separación, divorcio o nulidad matrimonial.

También es importante saber que es necesaria la intervención tanto de Abogado como de Procurador cuando se pretenda iniciar un procedimiento como consecuencia de la alteración sustancial de las circunstancias económicas o personales existentes, respecto a pension alimenticia.

En ABOGADIVORCIO nuestros Abogados especializados en Derecho matrimonial, están a su disposición para asesorar a la perfección a los cónyuges o progenitores sobre la normativa vigente en materia de pensión alimenticia y ser un vehículo que facilite la comunicación ente las partes, con el fin de llegar a pactar los acuerdos más beneficiosos para cada uno de ellos y para los posibles hijos que tengan en común.

Si necesita asesoramiento experto no dude en llamarnos o rellenar el formulario adjunto y le contactaremos a la mayor brevedad.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
También puede ser de su interés:
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en rupturas matrimoniales
Pensión alimenticia
Pensión alimenticia
Pensión alimenticia
Pensión alimenticia
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP