Abogados fraude fiscal

Fraude fiscal

Contratos, laboral, penal, mercantil, societario, compliance penal, fiscal.
Abogados expertos en defensa penal del empresario en eventual fraude fiscal

Abogados fraude fiscal
Introducción. ¿En qué consiste el fraude fiscal y cuál es la conducta delictiva penada por la ley?. ¿Cuál es el bien jurídico protegido. ¿Quién puede considerarse autor del delito de fraude fiscal?. Tipo subjetivo del fraude fiscal. ¿Son los mismo el fraude, la evasión y la elusión de. Las sanciones por la comisión de fraude. La posible regularización y exoneración delictiva]

A.

INTRODUCCIÓN


La Constitución establece entre los deberes de los ciudadanos, el de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad.
El incumplimiento de este deber constitucional, tiene su manifestación más reprobable en el fraude fiscal, que el Estado combatirá tanto a través de la Administración tributaria, como a través de la potestad sancionadora de jueces y tribunales.

B [h3. ¿EN QUÉ CONSISTE EL FRAUDE FISCAL Y CUÁL ES LA CONDUCTA DELICTIVA PENADA POR LA LEY?]
El fraude fiscal ordinario, consiste en dejar de ingresar la cantidad que legalmente corresponde en función de la capacidad económica real del contribuyente, quién retiene en su patrimonio una riqueza equivalente a la suma del dinero debido.
El fraude fiscal puede cometerse bien por la elusión del pago de impuestos, bien mediante la elusión del pago de cantidades retenidas o que hubieran debido retenerse, bien a través del disfrute indebido de beneficios o devoluciones fiscales, conceptos ya explicados en anteriores consultas.
Es necesario remarcar que, cuando el fraude fiscal supera una determinada cuantía, será considerado como delito fiscal, tramitándose por la vía judicial penal. Sin embargo, los fraudes de menor cuantía serán, en la mayoría de las ocasiones, tramitados por vía administrativa.
Lo verdaderamente relevante en este tipo delictivo es el matiz que introduce la Sentencia del Tribunal Constitucional 120/2005 en relación al elemento subjetivo de la conducta punible. Se distingue claramente entre el fraude de ley y la acción u omisión con verdadera trascendencia penal. Hay fraude de ley cuando se aplica una norma de cobertura, no para incumplir con la ley tributaria, sino para aprovecharse de un medio jurídico más favorable, que sea más ventajoso con el propósito de disminuir la carga fiscal.

C.

¿CUÁL ES EL BIEN JURÍDICO PROTEGIDO?


Actualmente, la doctrina y la jurisprudencia fijan el bien jurídico protegido según dos tesis: la funcional y la patrimonial. Sin embargo, ambas se encuentran íntimamente relacionadas al considerar como base fundamental el Erario Público.
Por un lado, la tesis funcional sitúa el objeto de protección de este delito en la función tributaria. Por otro lado, la tesis patrimonialista parte de la base de que el bien jurídico protegido es [el interés patrimonial de la Hacienda Pública].
En resumen, entendemos que el conjunto de los recursos públicos imprescindibles para el sostenimiento del orden económico y su proceso de recaudación, conforman el valor protegido o tutelado por la ley. STS de 27 de Diciembre de 1990.

¿QUIÉN PUEDE CONSIDERARSE AUTOR DEL DELITO DE FRAUDE FISCAL?


El fraude fiscal es considerado como un tipo común que puede ser cometido por cualquier persona, no siendo necesario que ostente la cualidad de deudor tributario. De este modo, la mayoría de autores viene a decir que el fraude fiscal es cometido por todo aquel que defraude a la Hacienda Pública.
El artículo 305 del Código Penal, no establece con carácter explícito que este delito sólo pueda ser llevado a cabo por obligados tributarios y, por lo tanto, no puede inferirse que terceras personas que no ostenten tal condición no puedan ser autores de dicho delito. Sin embargo, cabe remarcar que para la existencia de este delito, es necesario de la existencia de una relación jurídico-tributaria.
Otra jurisprudencia, la doctrina mayoritaria, califican el delito de fraude fiscal como un delito “especial propio”, en el que sólo podrá ser autor del mismo el obligado tributario. De esta forma, se entiende que la cualidad de obligado tributario es determinante para la existencia del tipo y, en caso de faltar, determinaría la atipicidad del hecho.
Así, la STS 1/1997, de 28 de octubre, relativa al caso “Filesa” configura al delito fiscal de la siguiente manera: “Es un delito de “primera mano” porque solo puede ser sujeto activo del mismo el que sea directamente obligado tributario o deudor del impuesto o el que malgaste el beneficio fiscal obtenido pero nunca un tercero”.

Es preciso, con el fin de entender mejor la pregunta elaborada, explicar quién o quiénes pueden ser considerados como obligados tributarios.
Así, según reza el artículo 35 de la Ley General Tributaria, los obligados tributarios serán aquellas personas físicas o jurídicas sometidas al cumplimento de obligaciones tributarias. Destacarán como obligados tributarios:
Contribuyentes
Sustituto del contribuyente
Los obligados a realizar pagos fraccionados
Los retenedores
Los sucesores o los beneficiarios de una exención, devolución o bonificación tributaria

¿Qué es el extraneus
La figura del “extraneus”, es una figura muy común en delitos como el de fraude fiscal. Se denomina extraneus a la persona que participa en la comisión del fraude fiscal, careciendo de las cualidades suficientes para ser considerado autor del delito, es decir, colaboran en la realización del tipo, sin ser titulares de la relación jurídico-tributaria.
De este modo, esta persona será considerada como partícipe en la ejecución del hecho delictivo, por lo que no podrá ser sancionada a título de autor o coautor. Encarna la figura del extraneus los testaferros y asesores fiscales.
En el primero de los casos, el testaferro será por lo general juzgado a título de cómplice, aunque abundan los casos en los que finalmente se ha condenado la figura del testaferro como cooperador necesario de un delito de fraude fiscal.
En el segundo de los casos, el asesor fiscal será considerado con carácter general cooperador necesario.

TIPO SUBJETIVO DEL FRAUDE FISCAL


La SAP Navarra 152/2008 de 22 de octubre (EDJ 2008/372526) en su fundamento jurídico segundo dice lo siguiente: “Para la percepción del elemento subjetivo del tipo del injusto del delito fiscal no es preciso un particular ánimo defraudatorio distinto del dolo o equiparable con carácter exclusivo a un dolo intencional, sino que, como viene afirmando la mejor doctrina y jurisprudencia (STS de 10 de noviembre de 1993 EDJ: 1993/10121) basta con la presencia de un dolo de defraudar, del que en absoluto es excluible la modalidad de dolo eventual”.

Concluimos entonces que, para que se aprecie la existencia de dolo o, dicho de forma jurídica, de elemento subjetivo del tipo, no es preciso que exista un especial ánimo defraudatorio sino que, por el contrario, basta la mera aceptación de la posible comisión del delito fiscal. Por todo ello, es suficiente la concurrencia de dolo eventual.

Por lo expuesto, entendemos que el Fraude discal es un delito plenamente doloso, quedando excluída su comisión por imprudencia o negligencia.

¿SON LO MISMO EL FRAUDE FISCAL, LA EVASIÓN Y LA ELUSIÓN DE IMPUESTOS?


A menudo, estos tres tipos de conductas suelen ser confundidas entre sí. Veamos cuál es la diferencia entre cada una de ellas:
Dice la jurisprudencia, que el fraude de ley tiene lugar cuando se finge cumplir una norma pero, realmente, se están utilizando métodos ilícitos para otorgar otro sentido a la ley, obteniendo beneficios no correspondientes.
Se entiende el fraude fiscal como un tipo de evasión fiscal premeditada, materializada en una defraudación a los bienes de la Hacienda Pública.
Cabe remarcar que el fraude fiscal es un delito considerado como infracción administrativa, siempre y cuando no llegue a sobrepasar la cantidad de 120.000 euros, momento en el cual pasaría a calificarse como delito fiscal.
El fraude fiscal es una práctica en la que es habitual la presentación de declaraciones y documentos falsos de manera deliberada. Es decir, se busca incumplir la normativa fiscal para pagar menos impuestos. La frontera es difusa con respecto a la evasión fiscal, ya que también es otra forma de incumplimiento consciente de la norma, que puede utilizar para su objetivo medios ilícitos, como el contrabando o el fraude.
En segundo lugar, la evasión fiscal es definida como cualquier acción u omisión tendente a suprimir, reducir o demorar el cumplimiento de cualquier obligación tributaria.

La conducta principal en esta modalidad de delito, consiste en la ocultación de ingresos o información a la Hacienda Pública, con el fin de declarar menos impuestos de los que realmente corresponderían al sujeto activo, obteniendo así beneficios indebidos.
Finalmente, la elusión fiscal intenta aprovechar los recursos legales disponibles, para obtener ventajas tributarias y evitar o minimizar impuestos que en otro caso deberían pagarse.

De esta forma, la conducta típica consiste en evitar o retrasar el pago de determinados impuestos, utilizando para ello mecanismos y estrategias legales. Así, mientras en las otras dos modalidades se produce una transgresión de las normas tributarias y fiscales, en la elusión fiscal los contribuyentes usan los resquicios de la ley para minimizar, evitar o demorar el pago de tributos, pero siempre moviéndose dentro del marco legal, lo que no evita que sea una práctica igualmente perseguida.

G. LAS SANCIONES POR LA COMISIÓN DE FRAUDE FISCAL


Como hemos mencionado con anterioridad, el delito de fraude fiscal está considerado como una infracción administrativa. En consecuencia, las sanciones por la comisión del precitado delito consistirán en el pago de multas pecuniarias.
Es preciso mencionar, que las multas se impondrán a tenor del grado de gravedad de la infracción cometida, que variará en función de la cuantía defraudada.

Sin embargo, cuando la cuota defraudada supere los 120.000 euros, lo que anteriormente era considerado como infracción administrativa, pasará a calificarse ahora como delito fiscal, sancionado en su tipo básico con penas de prisión de 1 a 5 años y multas del tanto al séxtuplo de la precitada cuantía.

También, al igual que en delito fiscal, existe un tipo agravado de delito que tendrá lugar en los siguientes casos:
cuando el hecho delictivo haya tenido lugar en el seno de una organización delictiva o de un grupo criminal
Cuando el hecho delictivo se haya cometido mediante la utilización de personas físicas o jurídicas o entes sin personalidad jurídica interpuestos, negocios o instrumentos fiduciarios o paraísos fiscales o territorios de nula tributación ocultando o dificultando la determinación de la identidad del obligado tributario, la determinación de la cuantía defraudada o el patrimonio del obligado tributario

H. LA POSIBLE REGULARIZACIÓN Y EXONERACIÓN DELICITVA


Al igual que en delito fiscal, en el delito por fraude fiscal también existe una manera de evitar las posibles multas consecuencia de las irregularidades cometidas.

Efectivamente, es posible que el empresario autor de fraude fiscal pueda redimirse mediante la regularización de su situación tributaria, procediendo al reconocimiento y pago de su deuda fiscal.

Todo ello, deberá tener lugar antes de que a la Administración Tributaria se le haya notificado el inicio de actuaciones de comprobación o investigación tendentes a la determinación de las deudas tributaria objeto de la regularización o, en el caso de que tales actuaciones no se hubieran producido, antes de que el Ministerio Fiscal, el Abogado del Estado o el representante procesal de la Administra­ción autonómica, foral o local de que se trate, interponga querella o denuncia contra aquél dirigida, o antes de que el Ministerio Fiscal o el Juez de Instrucción realicen ac­tuaciones que le permitan tener conocimiento formal de la iniciación de diligencias.






Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Su equipo de abogados de empresa
Abogados fraude fiscal
Abogados fraude fiscal
Abogados fraude fiscal
Abogados fraude fiscal
¿Eres un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerte. Contacta con nosotros.

[email protected]


Sede: Calle gran via 59,
piso 10 DCH 5 28013 Madrid


Llámenos 24x7 días
900 52 52 92

LEGALIK

@ Legalik. 2018 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP