Responsabilidad del empresario en relacion a irregularidades en el alta, afiliación o cotización de trabajadores a la seguridad social

Responsabilidad del empresario en relacion al alta, afiliación o cotización de trabajadores

Contratos, laboral, penal, mercantil, societario, compliance penal, fiscal.
Abogados expertos en defensa del empresario en irregularidades en el alta, afiliación o cotización de trabajadores a la Seguridad Social. Inspecciones

¿ Ha sido acusado de irregularidades en relación a alta de trabajadores y necesita abogado experto que le ayude a defender sus derechos?
¿ Ha sido objeto de inspección y necesita abogado experto en su defensa por asuntos vinculados a la cotización a la Seguridad Social de sus trabajadores?

Responsabilidad del empresario en relacion a irregularidades en el alta, afiliación o cotización de trabajadores a la seguridad social
Abogados expertos en defensa del empresario sobreirregularidades en el alta, afiliación o cotización de trabajadores a la Seguridad Social. Inspecciones laborales.

La incorporación formal al Sistema de Seguridad Social, exige la realización de una determinada actividad profesional y se produce mediante una serie de actos administrativos que determinan el nacimiento de la relación jurídica de seguridad social.

Los principales actos de encuadramiento son:

* La inscripción de la empresa
* La afiliación de los trabajadores a la Seguridad Social
* El alta y baja de los trabajadore
* La obligación de cotización

¿En qué consiste la inscripción del empresario en la Seguridad Social?


La inscripción del empresario constituye el único acto de relación jurídica que va a vincular al empresario con la seguridad social. Así pues, según el artículo 99 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS), la inscripción de la empresa o del centro de trabajo supone un requisito previo indispensable para la iniciación de la actividad empresarial, es decir, es una obligación legal que deberá efectuarse con antelación al inicio de las actividades.
El incumplimiento de esta obligación dará lugar a una serie de responsabilidades para el empresario, no sólo por la falta de inscripción de la empresa, sino por la ausencia de cumplimiento de otras obligaciones derivadas como son la afiliación, el alta o la cotización de los trabajadores que prestan sus servicios.

¿En qué consiste el deber de afiliación en la Seguridad Social?


La afiliación es el acto administrativo por el cual la Tesorería General reconoce la condición de persona incluida en el Sistema de Seguridad Social a aquellos que por primera vez van a llevar a cabo algún tipo de actividad que obligan a estar dentro del campo de aplicación del sistema.

Características:

Es obligatoria para todas las personas comprendidas en el campo de aplicación del Sistema de la Seguridad Social, a efectos de los derechos y obligaciones en su modalidad contributiva.
Es exclusiva, ya que por la misma actividad nadie puede ser obligado a estar incluido en otro Régimen obligatorio de previsión.
Es única y general para todos los regímenes que componen el Sistema, sin perjuicio de que las personas afiliadas pueden cambiar de Régimen en función de la actividad que desarrollen en cada momento.
Es vitalicia, dado que se mantiene durante toda la vida de las personas.

En consecuencia, la afiliación constituye el título jurídico para la obtención de derechos y obligaciones en materia de protección social, es decir, a través de este acto administrativo el trabajador quedará protegido por parte de la entidad gestora.

Pero ¿Cómo puede llevarse a cabo la afiliación?

A instancia del empresario: Los empresarios están obligados a solicitar la afiliación de aquellos que, no estando ya afiliados, comiencen a prestarles sus servicios por cuenta ajena.

A instancia del trabajador: Los trabajadores por cuenta ajena cuyo empresario haya incumplido sus obligaciones de solicitar su afiliación al sistema de la Seguridad Social, podrán ellos mismos demandarla en cualquier momento posterior a la constatación del incumplimiento empresarial. En esta situación, la TGSS dará cuenta a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

De oficio: La afiliación se llevará a cabo por la TGSS cuando, como consecuencia de la actuación de la Inspección de trabajo y Seguridad Social, se hayan comprobado incumplimientos empresariales en materia de afiliación de sus trabajadores.

Y,

en qué momento ha de llevarse a cabo la afiliación?


La solicitud de afiliación deberá formularse antes de que el trabajador comience a prestar sus servicios por cuenta ajena al trabajador.

Excepcionalmente la TGSS puede conceder un plazo más amplio cuando el empresario justifique la imposibilidad de formular las afiliaciones de sus trabajadores con anterioridad, bien por el volumen de contrataciones, bien por su tipo de actividad etc.

¿Cómo se procede a las Altas de los trabajadores?


El acto de dar de alta a un trabajador tiene como finalidad la incorporación del trabajador al régimen que corresponda según la actividad económica de su empresario. Así, mediante el alta del operario, se formaliza y constituye la relación de seguridad social del trabajador y su incorporación a un régimen determinado, generando la titularidad de derechos.

El Alta podrá llevarse a cabo de dos formas:

* A instancia del empresario: antes del inicio de la actividad
* A petición del trabajador
* De oficio

Es muy importante que la solicitud de alta se formule antes de la iniciación de la prestación de servicios del trabajador por cuenta ajena, sin que en ningún caso pueda presentarse antes de los 60 días naturales anteriores.

Cabe remarcar que, las actas solicitadas fuera de plazo no tienen efecto retroactivo, de ahí la importancia de la solicitud del alta previa a la iniciación de la prestación. Sin embargo, existen una serie de reglas especiales:

Si el alta ha sido solicitada dentro de los 60 días de antelación, no producirá efectos cuando el interesado comunique la no iniciación de la prestación de servicios del trabajador.

En el caso de que el alta sea defectuosa, ésta surtirá sus efectos cuando se subsanen los defectos en el plazo de diez días.

Si el alta se presentó fuera de plazo, producirá sus efectos desde el día en que se formule la solicitud, salvo que se hayan ingresado las cuotas en plazo reglamentario, en cuyo caso el alta retrotraerá sus efectos a la fecha en que se haya efectuado el ingreso de las primeras cuotas correspondientes al trabajador de que se trate.

En el caso de que el alta se hubiera practicado de oficio por la TGSS, se retrotraerán sus efectos a la fecha en que los hechos que la motivan fueron conocidos. Es decir, desde la fecha en la que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social realizó su actuación, o desde la fecha en la que se dio la orden superior para actuar, o desde la fecha en que la entidad gestora solicitó la intervención de la Inspección, o desde la fecha en la que tuvo entrada la denuncia o queja que informaba de la ausencia de alta de un trabajador.

Si el alta fuera indebida se determinará la reposición a la situación existente en el momento anterior, de manera que procederá la devolución de las cuotas con deducción de las prestaciones percibidas, siempre que no hayan transcurrido más de cuatro años y que no hubieran sido ingresadas de mala fe.

¿Cómo se procede a las Bajas de los trabajadores?


Las Bajas de los trabajadores se corresponde con la extinción del contrato de trabajo que ligaba al trabajador con una determinada empresa o con el cese en la actividad profesional que este venía desarrollando o con el cambio a un centro de trabajo diferente.

Las Bajas podrán llevarse a cabo de dos formas:
* A instancia del empresario
* A petición del trabajador
* De oficio

El plazo para solicitar la baja de los trabajadores será en los 6 primeros días naturales siguientes al cese en el trabajo. De forma excepcional, la TGSS autorizará plazos más amplios siempre que la empresa certifique un exceso de volumen en la contratación de trabajadores, o un tipo de actividad que justifique la precitada ampliación del plazo de baja.

La regla general impone que la baja del trabajador producirá sus efectos desde el cese en la prestación de servicios y, junto con esta, se extingue también la obligación de cotizar siempre que se comunique por medio del modelo oficial y dentro del plazo señalado. No obstante, existen algunas reglas especiales:

Cuando la baja se presenta fuera de plazo no se extingue la obligación de cotizar hasta el día en que la TGSS conozca el cese en el trabajo.

En el caso de que la baja se hubiera practicado de oficio, la obligación de cotizar se extingue el día en que se haya realizado la actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social o en que se hubieran recibido los datos que acrediten el cese en el trabajo.

Si la baja era indebida, la obligación de cotizar subsiste. Pero, ¿cuándo se considera una baja como indebida?

* Cuando lesiona derechos fundamentales y libertades públicas
* Cuando se acuerda por un órgano manifiestamente incompetente
*Cuando resulta de imposible contenido
* Cuando es la consecuencia de una infracción penal
* Cuando se ha prescindido totalmente del procedimiento
* Cuando es una baja contraria al ordenamiento

Los incumplimientos en materia de Cotización a la Seguridad Social


Una vez cumplidas con las obligaciones de Alta y afiliación anteriormente expuestas, corresponde la obligación de cotizar. Así, esta obligación nace desde el momento en que se inicia la actividad laboral por parte del operario, aunque no se hubieran formalizado aún los instrumentos de la relación jurídica.

De esta forma y en virtud del artículo 94.2.b) de la LSS 1966, “el empresario, respecto a los trabajadores a su servicio incluidos en el campo de aplicación de este Régimen General, será responsable de las prestaciones previstas en el mismo…por falta de ingreso de las cotizaciones, a partir de la iniciación del segundo mes siguiente a la fecha en que expire el plazo reglamentario establecido para el pago; en consecuencia las cotizaciones efectuadas fuera de plazo, a que se refiere el apartado b) de la norma primera del número 3 del artículo 92, no exonerarán de responsabilidad al empresario, salvo los casos de concesión de aplazamiento o fraccionamiento de pago u otros supuestos que se determinen reglamentariamente, con exclusión expresa de la responsabilidad del empresario establecida en este artículo”.

¿Ante qué tipo de incumplimientos podemos encontrarnos?


La regla general distingue entre dos géneros importantes:

* Incumplimientos empresariales transitorios, ocasionales o involuntarios
* Incumplimientos definitivos y voluntarios, rupturistas o expresivos de las voluntad empresarial de no cumplir con su obligación de cotizar.

Y, qué tipo de efectos se derivan de cada uno de los citados incumplimientos?

En el primero de los casos, se impone la responsabilidad del pago de las prestaciones a la Entidad Gestora o Colaboradora.

En el segundo caso, responderá la empresa misma, con la responsabilidad subsidiaria de la Entidad Gestora o Colaboradora correspondiente.

En resumen, “los simples retrasos o los descubiertos ocasionales en el ingreso de las cuotas de la Seguridad Social, cuando no constituyan una voluntad deliberadamente rebelde al cumplimiento de la obligación de cotizar no generan la responsabilidad prestacional del empresario… Y por el contrario, existirá imputación de responsabilidad empresarial cuando la voluntad empresarial es claramente defraudadora y rupturista con el Sistema de Seguridad Social”.

¿Qué período de descubierto en la cotización ha de concurrir para que se desencadene responsabilidad empresarial?


La concreción de la amplitud del período de descubiertos en la cotización, ha sido concretado por la jurisprudencia, analizando los condicionantes que presenta cada caso particular.

La doctrina tradicional del Tribunal Supremo afirma que los incumplimientos en materia de cotización sólo determinan el desplazamiento de la responsabilidad si se han producido incumplimientos graves, descubiertos repetidos y constantes; no meros descubiertos ocasionales y esporádicos de corta duración, pues un simple retraso en el pago de las cuotas no puede constituir un motivo de asunción de responsabilidad.

La Sentencia del 20 de enero de 2003 enuncia los criterios generales en cuanto a la imputación de responsabilidad:

La responsabilidad responde a la duración de los descubiertos en atención al período de seguro correspondiente al trabajador afectado, de forma que sólo cuando el período en descubierto es "expresivo de la voluntad empresarial de no cumplir con sus obligaciones de cotizar" debe imputarse esa responsabilidad prestacional a la empresa, lo que no se producirá cuando se trate de "incumplimientos transitorios, ocasionales o involuntarios" en cuanto que por serlo no obedecen a una voluntad de incumplir aquella obligación legal de cotizar, sino a otras circunstancias accidentales no constitutivas de incumplimiento determinante de responsabilidad.( STS 1-2-2000 (Rec.- 694/99). STS 5-3-2991 (Rec.-4606/99))

Los únicos descubiertos a tener en cuenta son los anteriores al accidente dado que la responsabilidad empresarial sólo puede estimarse derivada de la actuación empresarial previa a la producción del accidente y no de cualquier actuación posterior. (STS 22-2-2001 (Rec.-3033/2000)).

En definitiva, la clave consiste en distinguir entre un descubierto ocasional y un descubierto constante y reiterado a la hora de decidir la existencia o no de responsabilidad empresarial.

Situaciones en las que no responderá el empresario por descubierto en cotizaciones


El descubierto de cotizaciones será considerado como involuntario cuando se deba a [dificultades económicas y de liquidez] de la empresa, culminando la misma en un procedimiento concursal.

Cuando nos encontremos con casos de [ndescubiertos intermitentes], por ejemplo, el descubierto de una empresa de dos años pero producido de forma discontinua dentro de un largo período de seguro, se ha estimado que no deba producirse el desplazamiento de responsabilidad a la empresa. Así, “la responsabilidad no existe cuando los descubiertos sean ocasionales o esporádicos y de corta duración, pues un simple retraso o impago de las cuotas no puede constituir un motivo de asunción de responsabilidad por parte de la deudora”. (STS 1de junio de 1992 20504/1992).

La infracotización


En ocasiones, el incumplimiento de la obligación de cotizar es parcial, es decir, la emoresa deja de abonar no la totalidad de las cuotas de la Seguridad Social, sino parte de ellas. Esto da lugar al infraseguro, es decir, se cotiza por una base inferior a la que corresponde al trabajador.

Existen dos tipos de falta parcial de cotización:

* El abono de las cotizaciones en cuantía inferior a la debida como consecuencia de que se ha tomado como base de cotización una cantidad inferior a la que legalmente correspondería por aplicación de las normas que determinan la cuantía de la base de cotización.

* La cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales aplicando unas tarifas de accidentes de trabajo inferiores a las que corresponden a la actividad que desarrolla.

¿Qué responsabilidad corresponderá al empresario en caso de infracotización a la Seguridad Social?


En el primer caso, es decir, si se ha cotizado por una cantidad inferior a la que corresponda al trabajador, el empresario deberá responder por la diferencia entre la cuantía total de la prestación causada por el trabajador, y la que corresponda asumir a la Seguridad Social por las cuotas efectivamente ingresadas.

En el segundo caso, es decir, en materia de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales se equiparará al supuesto anterior la ocultación o falseamiento deliberados en la declaración de las circunstancias que hayan motivado un ingreso de cuotas o primas inferiores al que debería haberse aplicado.

¿Cuándo se extingue la obligación de cotizar a la Seguridad Social?


La obligación se extingue con el cese en el trabajo, siempre que se comunique la baja en el tiempo y forma establecidos.

En los casos en los que no se solicite la baja o se haga fuera de plazo, no se extinguirá la obligación de cotizar sino hasta el día en que la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) conozca del cese en el trabajo por cuenta ajena, en la actividad por cuenta propia o en la situación determinante en el Régimen de la Seguridad Social de que se trate.

Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Su equipo de abogados de empresa
Responsabilidad del empresario en relacion a irregularidades en el alta, afiliación o cotización de trabajadores a la seguridad social
Responsabilidad del empresario en relacion a irregularidades en el alta, afiliación o cotización de trabajadores a la seguridad social
Responsabilidad del empresario en relacion a irregularidades en el alta, afiliación o cotización de trabajadores a la seguridad social
Responsabilidad del empresario en relacion a irregularidades en el alta, afiliación o cotización de trabajadores a la seguridad social
¿Eres un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerte. Contacta con nosotros.

[email protected]


Sede: Calle gran via 59,
piso 10 DCH 5 28013 Madrid


Llámenos 24x7 días
900 52 52 92

LEGALIK

@ Legalik. 2018 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP