Abogados adquisición originaria de la nacionalidad española

Adquisición originaria de la nacionalidad española

Nacionalidad Española.Residencia.Reagrupación familiar. Arraigo. Recursos por denegación
Abogados expertos en nacionalidad española de forma originaria: por filiación de español o nacimiento en España.

¿Sus hijos han nacido en el extranjero de padre o madre español y no sabe como pueden adquirir la nacionalidad española?
¿Desea adoptar a un menor extranjero y que éste tenga también la nacionalidad española?
¿Sus hijos han nacido en España de padres extranjeros y no sabe si pueden tener la nacionalidad española de forma originaria?

Abogados adquisición originaria de la nacionalidad española
La nacionalidad española se puede adquirir de forma originaria o derivada. La diferencia entre una y otra es que la originaria se adquiere desde el nacimiento, y la derivada consiste en obtener otra nacionalidad diferente a la de origen. La diferencia es importante ya que quien ostente la nacionalidad de origen tiene ciertos beneficios que analizaremos más adelante.

La nacionalidad de origen solo se obtiene con su determinación en el momento de nacer, mientras que la derivada depende de circunstancias demostrables por el interesado por como son la residencia continuada y legal en territorio español, demostrar la filiación con un español o la especial vinculación con España.

La adquisición originaria de la nacionalidad puede tener lugar de dos formas distintas: por filiación de un español o por nacimiento en España.

Adquisición de la nacionalidad española por filiación (ius sanguinis):


El artículo 17.1 a) del Código Civil establece que se otorgará la nacionalidad española a los nacidos de padre o madre española, bastando con que uno de los dos la ostente. Esto supone una adquisición de la nacionalidad por filiación, con independencia del lugar de nacimiento, concediendo una prioridad sobre el criterio territorial.

Esto incluye a los menores de 18 años adoptados por un español, que se equiparan en derechos a los hijos naturales. Es por ello que adquieren la nacionalidad desde el momento de la adopción, y esta no la pierden en ningún momento por extinción de la adopción.

Por ejemplo, un nacional español y una japonesa tienen un hijo en Argentina, éste tendrá derecho a la nacionalidad española de origen por el simple hecho de ser el progenitor de un español.

Adquisición de la nacionalidad española por nacimiento en territorio español (ius soli):


También se otorga la nacionalidad de forma originaria a los nacidos en España de padres extranjeros, cuando estos se encuentren en alguna de las situaciones previstas en el artículo 17 del Código Civil:

1) "Los nacidos en España de padres extranjeros si, al menos, uno de ellos, hubiera nacido también en España. Se exceptúan los hijos de funcionario diplomático o consular acreditado en España".

Con este precepto se pretende evitar que los hijos de extranjeros con varias generaciones arraigadas en España no puedan adquirir la nacionalidad española y sigan siendo considerados extranjeros. Provoca también que se den situaciones de doble nacionalidad, al conservar los nacidos la nacionalidad de sus antepasados.

2) "Los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecieren de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad".

Lo que se pretende evitar son los casos de apatridia. Situación que se da cuando ambos progenitores carezcan de nacionalidad, cuando solo carezca de ella el padre pero las leyes del país de origen no permiten que la madre transmita la suya a sus hijos, o porque las leyes del país de nacionalidad de los progenitores solo prevén su atribución a los nacidos en su territorio (criterio ius soli strictu sensu).

Por ejemplo, el nacido en España de padres nacionales de un país que solo reconoce la nacionalidad a los nacidos en su territorio. Este recién nacido carecerá de nacionalidad al no poder sus progenitores traspasarle la suya, situación en la que se aplica este precepto y se le otorga la nacionalidad española para así evitar la apatridia.

3) "Los nacidos en España cuya filiación no resulte determinada. A estos efectos, se presumen nacidos en territorio español los menores de edad cuyo primer lugar conocido de estancia sea territorio español".

Este precepto se aplicará a las situaciones en las que se desconozca la procedencia del menor, su país de nacimiento o progenitores, y para protegerle se utiliza la presunción, considerándose que es España el lugar en el que ha nacido.

En el caso de que con posterioridad a la adquisición de la nacionalidad española se tuviera conocimiento de su filiación se aplicaría el Principio General del interés del menor, que protegería la adquisición de la nacionalidad española como definitiva. Sin perjuicio de que el menor pueda adquirir también otra nacionalidad diferente.

Se entiende por territorio español la Península, los archipiélagos balear y canario, Ceuta y Melilla e islas adyacentes.

Forma de adquisición automática:


Quien cumpla los requisitos antes mencionados adquiere la nacionalidad de forma automática al nacer. Quien nazca en España o en el extranjero de padre o madre español tiene que cumplir el trámite de inscribir su nacimiento en el Registro Civil o Consulado General del lugar de nacimiento, pero este no es un requisito constitutivo, ya que por el simple hecho de nacer de padres españoles se considera que ha nacido con la nacionalidad española sin que sea necesario llevar a cabo un procedimiento para su adquisición.

Beneficios de la nacionalidad de origen:


No solamente es la más sencilla de establecer, ya que tiene lugar desde el nacimiento y de forma automática evitándose un largo procedimiento para optar por ella, sino que también tiene beneficios en cuanto a la pérdida y recuperación de la nacionalidad.

Pérdida de la nacionalidad:

En primer lugar se establece que ningún español de origen puede ser privado de su nacionalidad como así recoge la Constitución Española en su artículo 11. 2. "Ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad". Esto supone una protección, reservándose la pérdida por sanción a los españoles que no lo sean de origen.

La única forma de perder la nacionalidad de origen es por la propia voluntad del interesado, tanto por acción como por omisión. Esto es mediante un acto de renuncia expresa, por adquisición de otra nacionalidad o por utilización exclusiva de otra nacionalidad que tuviera atribuida antes de su emancipación. Así se evita la retirada como forma de sanción a quien ha nacido siendo español de origen.

Incluso dándose esas condiciones, no pierde la nacionalidad española quien al adquirir otra nacionalidad declare antes del transcurso de 3 años desde la mayoría de edad o emancipación, su voluntad de conservarla ante el encargado del Registro Civil o Cónsul de donde resida. En todo caso, esta pérdida no tendrá lugar cuando la nueva nacionalidad adquirida sea la de un país iberoamericano, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal, países con lo que se establece la posibilidad de tener la doble nacionalidad.

Recuperación de la nacionalidad de origen:

También a la hora de recuperar la nacionalidad cuenta con más ventajas al haberla perdido por renuncia expresa y no por sanción.

Los requisitos que tiene que cumplir, además de haberla ostentado en un momento anterior y haberla perdido, están recogidos en el artículo 26 del Código Civil:

1) Ser residente legal en España. Requisito que no será de aplicación a los emigrantes ni a los hijos de emigrantes. Además, podrá ser dispensado de este requisito por el Ministro de Justicia, cuando concurran circunstancias excepcionales como es el caso de personas que hayan reaizado actividades benéficas en favor de intereses o asociaciones españolas.

2) Declarar ante el Encargado del Registro Civil o Consulado de su domicilio su voluntad de recuperar la nacionalidad española.

3) Inscribir la recuperación de la nacionalidad en el Registro Civil o Consulado.


Es por todo lo expuesto que podemos decir, que aunque todos los nacionales españoles gozan de los mismo derechos, libertades y obligaciones, quien haya nacido siendo español de origen tiene beneficios en cuanto a la imposibilidad de perder la nacionalidad por sanción, y su recuperación. Además de evitarse el proceso largo que supone adquirirla de forma derivada, demostrando fehacientemente uno a uno los requisitos exigidos.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados expertos en derecho de extranjería e inmigración
Abogados adquisición originaria de la nacionalidad española
Abogados adquisición originaria de la nacionalidad española
Abogados adquisición originaria de la nacionalidad española
Abogados adquisición originaria de la nacionalidad española
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP