Herencias con o sin testamento

Herencia

Herencias con testamento y sin testamento, en España y en el extranjero. Legitimas
Abogados expertos en herencias con o sin testamento. Con o sin hijos. Herencias dificiles y conflictivas. Atención en toda España

Herencias con o sin testamento
Si usted cree que tiene derecho a una herencia y desea ayuda para su tramitación rápida, eficiente y en la mejor defensa de sus derechos, contacte con nosotros. Somos abogados expertos en herencias. El Código Civil español es en líneas generales la legislación que establece todo sobre el cauce legal que lleva una herencia.

Si desea conocer en profundidad el proceso relativo a una herencia, lea en esta web los artículos explicatorios que hemos redactado sobre la materia y no dude en contactar con nuestros abogados. El primer punto que probablemente venga a su mente en una situación hereditaria es conocer cómo se divide. Si hablábamos que en la antigüedad era el primogénito el que solía recibir todos los bienes, hoy en día la Ley asegura que el patrimonio del difunto pase a todos sus herederos. Aunque hay muchos matices.

¿Qué documentos debo reunir para solicitar una herencia?

El primer paso en el proceso es el que nos dirige al Registro de Actos de Últimas Voluntades . El siguiente será acudir a la notaría solicitando ver el testamento. Es bueno saber que la notaría tiene la obligación de entregar una copia del mismo, aunque también será necesario acreditar la condición de familiar, hijo u otro parentesco. Lo que no hará en ningún caso el notario es avisar de que existe testamento. Es un trabajo que debe hacer la posición heredera.

Junto con el certificado de últimas voluntades también hay que conseguir el certificado de defunción. Una vez que se accede a estos documentos se sabra si ha dejado testamento, cuál es el último, y también existen seguros de vida suscritos

A todos esos documentos hay que incorporar los que sirvan para acreditar los bienes del fallecido: certificados. ITV, IBI, etcétera".

El testamento. Como afecta a la herencia

Entre todos los documentos necesarios en una herencia, uno de ellos sobresale por encima el resto: el testamento. Esta carta donde se plasman las últimas voluntades de una persona es, sin duda, uno de los elementos clave para que una herencia llegue a buen puerto. Es cierto, puede no ser imprescindible si el entendimiento entre herederos es máximo; pero la realidad demuestra que esto no es fácil.

Una de las características de los testamentos es que son revocables, y en cualquier momento se pueden cambiar (salvo excepciones concretas que hacen referencia a las capacidades del testador). Por su especial trascendencia hemos dedicado un artículo en profundidad y toda una sección en específico de esta web a la materia.

Los herederos

Antes de presentar una reclamación, impugnar un testamento o demandar, o incluso una vez hecho alguna acción judicial, conviene pararse y pensar en la opción de la negociación.

Si decíamos que una herencia donde todo fuera bien puede resolverse en seis meses, una en la que los herederos acuden a juicio podría tener una resolución a muy largo plazo.

La presencia del perito puede ser solicitada por un juez, también por alguno de los herederos, y desde la modificación de la Ley de Jurisdicción Voluntaria [5] notarios o secretarios judiciales podrán reclamar los servicios de este profesional independiente.

Polémica por el proindiviso

Una de las causas que genera conflictos tras una herencia es la relacionada con el proindiviso, cuando no es posible adjudicar los bienes por enteros a una persona.

Para salir de esa situación solo queda acudir a la justicia y solicitar una división de la cosa en común. De lo contrario, mientras los tres hermanos compartan el inmueble, cualquier decisión sobre su uso, alquiler, venta, reformas o cualquier otra debe ser consensuada. Algo que puede crear malestar o acrecentar los roces ya existentes. Y que, en el peor de los casos, acabará con un juez estableciendo una subasta pública para vender la propiedad y repartir el dinero obtenido.



¿Quién puede ser heredero?

Hemos apuntado la existencia de herederos forzosos que, con carácter general, siempre van a ser en primer lugar los hijos. Y no se hace distinción de ningún tipo por lo que tienen tanto derecho los hijos dentro del matrimonio, como los que se hayan tenido fuera, sin importar con qué pareja, o si es biológico o adoptado.

Es importante marcar la diferencia entre una herencia con (llamada testamentaria) o sin testamento. En cualquier caso el Art. 744 del Código Civil establece que podrá ser heredero prácticamente cualquiera, tanto persona física como jurídica, y tan solo fija dos excepciones:

• Las criaturas abortivas (según el propio CC, cuando no se produce el entero desprendimiento del seno materno)
• Las asociaciones o corporaciones no permitidas por la Ley

Por lo tanto está prácticamente todo permitido en una herencia con testamento, siguiendo las últimas voluntades del fallecido. siempre teniendo en cuenta el texto del Código Civil que así lo recoge.

Tampoco podrán ser herederos, salvo de cosa de poco valor:

• El notario que autorice el testamento ni sus parientes
• Los testigos cuando se haga testamento abierto
• Por causa de indignidad (léase siguiente epígrafe)

¿Se puede desheredar a un hijo?

Esta es una de las preguntas frecuentes que se hacen muchos progenitores. La posibilidad de privar a un heredero forzoso de los bienes y derechos que tuviera que obtener a consecuencia de una herencia existe, ya sean descendientes, ascendientes o cónyuge, aunque son casos muy concretos y que tienen que ser demostrados.

A partir del Art. 848 del Código Civil se aborda el cómo y por qué de la desheredación, algo que solo se podrá hacer por las causas que recoge la Ley y siempre que se señale debidamente en el testamento. Además quien debe probar las causas de ese rechazo por parte de un testador son el resto de herederos, para los casos en los que el desheredado se oponga.

"Se puede desheredar por malos tratos físicos, injurias, o malos tratos de obra, como negarle la sanidad o los alimentos. Aunque en la práctica es complicado acreditar que se produjo el abandono. También quien haya sido condenado por atentar contra la vida". Y el abogado aporta otra píldora de información sobre las diferencias regionales: "En Euskadi se puede desheredar sin causa aparente". Por lo que también hay que estar muy pendientes de la diferencia en la normativa de cada comunidad autónoma.

El Art. 756 CC indica las causas de indignidad que pueden llevar a desheredar a un forzoso. En esencia, estas son el ser condenado por sentencia firme por cometer algún delito contra el testador, ya sean lesiones, o delitos contra la integridad moral, libertad o identidad sexual del mismo. También aquel que hubiese injuriado al fallecido de manera grave, o que le privase de alimentos sin motivo legítimo, o que le amenazase o impidiese hacer un testamento o revocar uno ya existente.

En el caso de la sucesión de hijos a padres, estos también pueden ser desheredados cuando el progenitor haya perdido la patria potestad de menor, o cuando uno de los padres hubiese atentado contra la vida del otro.

En el caso de los cónyuges, a las causas ya mencionadas se une el incumplimiento grave y reiterado de los deberes conyugales, algo ciertamente complicado de demostrar.

Uno de ellos, es la figura de la legítima, protegiendo legalmente el interés de los herederos.

La legitima en la herencia. Conceptos básicos

Un concepto íntimamente ligado a las herencias, y que articula todo el procedimiento, es el de la legítima. Esta es una de las tres partes en las que se divide un legado, y de la que el testador no podrá disponer libremente ya que el ordenamiento obliga su asignación. Aunque, como explicaremos más adelante, hay diferencias regionales.

La legítima es el tercio que se asigna, obligatoriamente, a los herederos forzosos (que con carácter general van a ser los hijos, aunque no exclusivamente, algo que luego explicaremos en profundidad en este link). Este tercio se divide a partes iguales entre aquellas personas que la Ley considere heredero 'per se', también llamados legitimarios.

El segundo de los tercios es el de mejora, dirigido también a los herederos forzosos pero que otorga al testador la posibilidad de hacer una diferencia entre ellos, otorgando a unos más que a otros si así lo desea. Es necesario que el fallecido exprese en su testamento claramente cómo se distribuye este tercio de mejora ya que de lo contrario el ordenamiento indica que se reparta a partes iguales.

El último tercio es conocido como de libre disposición, y como tal podrá ser entregado a las personas o instituciones que el finado estimase oportunas sin ningún tipo de restricción. Es, por ejemplo, el que se puede donar a una ONG, repartir entre el resto de familia, dejárselo a los amigos o entregárselo a un vecino, no hay límites. No obstante, esta voluntad debe quedar reflejada en el testamento porque si no existe una indicación clara el tercio de libre disposición pasará a formar parte de la legítima.

La legítima. Así funciona en cada región de España

Como ya sabemos, la herencia se divide, según marca el Código Civil, en tres partes siendo un tercio de legítima, otro de mejora (ambos para los herederos forzosos) y otro de libre disposición. Llega el momento de hacer matices ya que hay comunidades autónomas que tienen sus diferencias al respecto de la legítima, y más en concreto, en cómo se articulan esos herederos forzosos.

Con carácter general la línea sucesoria es la siguiente:

1. Hijos y sus descendientes
2. Padres y sus ascendientes
3. Cónyuge
4. Hermanos y sobrinos
5. Resto de parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad
6. El Estado

La legítima y las comunidades autónomas. *El porcentaje de la legítima en las Islas Baleares varía dependendiendo de la cantidad de herederos

La legítima en Aragón

El Código del Derecho Foral de Aragón [6] establece que la legítima supone el 50 por ciento del caudal de la herencia y el testador tiene libertad para repartir esta parte como guste, "igual o desigualmente, entre todos o varios de tales descendientes, o bien atribuirse a uno solo".

La legítima en Galicia

En el Derecho Civil gallego [7] se da prioridad al cónyuge por encima de los ascendientes, y solo por detrás de los hijos y descendientes. Es la principal nota diferenciadora, junto a la proporción de la legítima: en lugar de un tercio es un cuarto, el 25 por ciento del valor del haber hereditario.

La legítima en Cataluña

En Cataluña la legítima también se reduce hasta el 25 por ciento del total, aunque los legitimarios siguen siendo los hijos y descendientes. Esta región cuenta con una extensa base jurídica sobre las herencias recogida en la Ley 10/2008, de 10 de julio, del libro cuarto del Código Civil de Cataluña [8], relativo a las sucesiones, que actualmente se encuentra en actualización y que viene a ser la continuidad del Código de Sucesiones que regía en Cataluña desde 1991, ahora derogado.

La legítima en Navarra

El Derecho Civil Foral de Navarra establece en su Art. 267 [9] el siguiente concepto de legítima: "La legítima navarra consiste en la atribución formal a cada uno de los herederos forzosos de cinco sueldos «febles» o «carlines» por bienes muebles y una robada de tierra en los montes comunes por inmuebles. Esta legítima no tiene contenido patrimonial exigible ni atribuye la cualidad de heredero, y el instituído en ella no responderá en ningún caso de las deudas hereditarias ni podrá ejercitar las acciones propias del heredero".

Como legitimarios aparecen los hijos detallando que también se incluyen a los tenidos fuera del matrimonio y a los adoptados. Y en defecto de ellos, sus descendientes. No obstante en el Derecho navarro se establece la diferencia entre bienes troncales (inmuebles) y no troncales estableciendo diferentes órdenes sucesorios.

La legítima en el País Vasco

El Derecho Civil Vasco entró en vigor en 2015 con la aprobación de la Ley 5/2015, pero la complejidad de los diferentes aforamientos provinciales, como los fueros de Álava y de Vizcaya, hacen que el sistema de herencias tenga muchos matices locales.

Aquí, al igual que en Navarra, también se diferencia entre bienes troncales y no troncales. E importa la fecha del fallecimiento,
si es anterior o posterior a la entrada del nuevo Derecho Civil.

La legítima en las Islas Baleares

Las Baleares cuentan con su propio Derecho Civil y aunque mantiene las líneas maestras de la legislación nacional sí tiene sus propias connotaciones. Por ejemplo, la legítima es de 1/3 pero pasa a ser de la mitad cuando los herederos forzosos sean más de cuatro personas.


El usufructo en la herencia: ¿qué es? Todo lo que debes saber

Uno de los conceptos más habituales cuando se habla de herencias es el de usufructo, o usufructuario. Es clave entender en qué consiste esta figura para poder asimilar un legado con garantías.

Se trata de que una persona, durante un tiempo determinado o de manera vitalicia, disfruta de los bienes y derechos de un fallecido aunque no pasen a ser de su propiedad (también llamado "nuda propiedad

Lo más habitual es que el usufructo recaiga sobre el marido o la mujer que sobrevive a su cónyuge. Ya que la Ley dice que los herederos forzosos son los hijos, esta es una fórmula para proteger a la pareja. Aunque el testador tiene libertad para nombrar usufructuaria a la persona o personas que desee, mediante su carta de últimas voluntades, el Código Civil contempla esta posibilidad.

Hay que saber varias cosas sobre el usufructo:

1. No podrá vender ni transmitir los bienes en usufructo sin el permiso de los herederos. Por lo que un usufructuario en ningún caso podrá vender la casa de la que disfruta, las joyas, acciones o el vehículo (por poner los casos más comunes) si no lo aprueban los herederos por unanimidad. Tampoco podrá gravar los bienes cedidos -por ejemplo, con una hipoteca-.
2. El usufructo puede ser temporal o vitalicio, según lo haya establecido el testador.
3. El usufructuario sí obtendrá para sí las rentas derivadas del disfrute del usufructo. Por ejemplo, si es una casa que está en alquiler, esa persona sí podrá disponer libremente del dinero recaudado. O en el caso de las acciones, del pago de dividendos.
4. Tiene la obligación de preservar los bienes cedidos y garantizar su buen estado, así como de hacer frente a los gastos que eso suponga.

Es relativamente fácil comprobar la gestión que hace un usufructuario de los bienes inmuebles que recibe en cesión. El objetivo es que esas propiedades lleguen, vencido el plazo o fallecida esta persona, en perfectas condiciones a sus herederos legales. Pero en ocasiones los problemas vienen cuando el usufructo es algo más volátil. Por poner una evidencia, dinero en metálico, cuyo gasto es prácticamente imposible de comprobar.

El usufructo puede terminar con la muerte del usufructuario, cuando se cumplan las condiciones fijadas en el testamento, por renuncia, cuando la cosa se pierde (pensemos en un vehículo que sufre una gran avería), o cuando el bien no se usa durante 6 años para un bien mueble, y 30 para un bien inmueble.


Impuestos a pagar por una herencia

Llegamos a uno de los puntos más interesantes y a la vez más polémicos sobre las herencias. El momento de saldar cuentas con Hacienda es doloroso pero, al menos dentro de la legalidad, es inevitable. Por lo tanto vamos a explicarte por qué tienes que pagar y cuánto; y te vamos a dar claves para que este mal trago pase mejor y sepas cómo pagar menos.

Hay tres poderosos IMPUESTOS que gravan las herencias.

Por un lado, el principal, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (junto a su compañero el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados), que además tiene un carácter marcadamente regional por lo que varía mucho de un sitio a otro.

El segundo muro fiscal es el que levanta el Impuesto de Plusvalía, en los casos en los que haya bienes inmuebles.

Y por último, la declaración del IRPF.

Cuando hablamos de tributos relacionados con las herencias, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones acapara todos los
focos. De naturaleza directa y subjetiva, el objetivo que tiene es gravar "los incrementos patrimoniales obtenidos a título lucrativo por personas físicas". Así lo describe la Ley 29/1987 [12] que regula todo lo referente a esta vía de ingresos para el Estado, y de gastos para ti.

Este impuesto afecta a personas físicas, ya que las personas jurídicas que reciban una herencia tributan a través del Impuesto de Sociedades. Por lo tanto en el caso de que el testador legue sus bienes a una empresa familiar podría suponer acogerse a bonificaciones importantes y reducir la carga impositiva.

La base imponible para calcular el Impuesto de Sucesiones es "el valor neto de la adquisición individual de cada causahabiente, entendiéndose como tal el valor real de los bienes y derechos minorado por las cargas y deudas que fueren deducibles". Es decir, el resultado de la siguiente ecuación:

A ello hay que aplicar las reducciones oportunas para obtener la base liquidable de este impuesto, sobre la que a su vez se aplica un porcentaje del impuesto que es progresivo: a mayor base, mayor pago Con ello se obtiene la cuota íntegra, a la que hay que aplicar un coeficiente multiplicador que varía en función del patrimonio pre-existente del heredero y también del grado de parentesco con el fallecido

Finalmente, a la cantidad resultante, llamada cuota tributaria, se la descuentan las bonificaciones y deducciones de cada comunidad. Y aquí vienen las disputas regionales.

De forma esquemática vamos a resumir los pasos dados hasta el punto determinante:

• Masa hereditaria bruta (valor de los bienes)
• Masa hereditaria neta (valor de los bienes - gastos deducibles)
• Porción hereditaria individual (masa hereditaria neta / nº de herederos)
• Base imponible (porción hereditaria + seguros de vida)
• Base liquidable (base imponible - reducciones)
• Cuota íntegra (base liquidable * porcentajes del impuesto)
• Cuota tributaria (cuota íntegra * coeficiente multiplicador)

Diferencias regionales:

Cada comunidad autónoma es la que, en última instancia, decide cómo tratar a los herederos. Y la diferencia es abismal.

Hay que tener en cuenta que las deducciones autonómicas dependen también del caudal heredado y del grado de parentesco.
Por lo general las herencias de menor valor obtenidas por los hijos no tendrán que hacer frente a grandes pagos, ya que en prácticamente todas las comunidades se fijan importes simbólicos.

Ahora bien, como casi todo dentro del área de las herencias, las posibilidades son enormes. Cada comunidad fija sus condiciones en base a dos variables: consanguineidad del heredero y caudal de la herencia.

La Liquidación del impuesto de sucesiones.

Primero se calcula el caudal hereditario íntegro, lo que tiene el fallecido y sus deudas, más los gastos del sepelio que también permiten descontarlos. Y después de todo lo que tiene el fallecido, se calcula el impuesto. También se solicita un certificado bancario que acredita el saldo mayor del fallecido, y los bienes inmuebles se valoran por el valor catastral multiplicado por el coeficiente que tenga cada municipio.

Una vez inventariados los bienes, derechos y deberes del testador, llega el momento de "dividir entre los herederos, y después cada uno según su parte paga proporcionalmente a lo que ha recibido". Es relevante tener en cuenta los plazos: "Hay seis meses para liquidar este impuesto". Seis meses que pueden ser prorrogados por otros seis más siempre que los herederos lo soliciten a Hacienda y esta lo acepte.

Se puede hacer una liquidación provisional y más tarde, cuando se aclare el reparto, se permite hacer una declaración complementaria para ajustar legalmente las cuentas con la Agencia Tributaria.

El segundo de los tributos a los que debe hacer frente un heredero, en este caso siempre que se dé la venta de un bien inmueble, es el de la Plusvalía Municipal. En 2017 este impuesto ha sido muy mediático ya que el Tribunal Constitucional declaró que es ilegal cobrarlo cuando la venta se haga en pérdidas.

Aceptación de herencia. La herencia a beneficio de inventario

La aceptación de una sucesión se puede hacer de manera simple, cuando el heredero aprueba recibir tanto el activo como el pasivo del testador.

O puede hacerse a beneficio de inventario, que consiste en descontar del activo las deudas y los impuestos para recibir únicamente los bienes y derechos, siempre que estos sean superiores al pasivo.

Como último obstáculo en las obligaciones fiscales del heredero aparece la Declaración de la Renta. La que cada año permite al feliz contribuyente ajustar sus cuentas con la Agencia Tributaria.

En este caso la liquidación no va a ser inmediata. A través del Impuesto de Sucesiones la Administración ya grava los bienes heredados, por lo que esos no tienen que ser incluidos cuando hagas la Declaración de la renta. Pero lo que sí tendrás que reflejar son las rentas obtenidas a través de esos bienes y derechos. Se entiende mejor con un ejemplo.

Otra obligación que tendrán los sucesores es la de realizar la declaración de la renta del fallecido..
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Su equipo de abogados especialistas en herencias
Herencias con o sin testamento
Herencias con o sin testamento
Herencias con o sin testamento
Herencias con o sin testamento
¿Eres un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerte. Contacta con nosotros.

[email protected]


Sede: Calle gran via 59,
piso 10 DCH 5 28013 Madrid


Llámenos 24x7 días
900 52 52 92

LEGALIK

@ Legalik. 2018 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP