Acoso, mobbing o bullying laboral

Abogados mobbing bullying o acoso laboral

Despido objetivo, disciplinario. Máxima Indemnización. Accidentes laborales. Incapacidad laboral permanente. Solicitud. Revisiones
Abogados laboralistas especialistas en Acoso laboral, mobbing o bullying. Denuncia y defensa situaciones más comunes de acoso labora
Laboralistas expertos en acoso laboral

Acoso, mobbing o bullying laboral
Abogados laboralistas especialistas en Acoso laboral. Denuncia y defensa en casos de bullying laboral. Expertos en situaciones de acoso laboral y las distintas formas que existen para combatir el mobbing.

El acoso laboral o mobbing es la situación en la que un trabajador sufre amenazas, humillaciones, insultos, discriminación, vejaciones o incluso acoso sexual de forma continuada y prolongada en el tiempo en el seno de su empresa por parte de sus superiores o compañeros de trabajo.

El acoso laboral, también conocido como Mobbing, es el trato hostil y vejatorio que se realiza sobre una persona dentro del ámbito laboral y que pueden llegar a causarle secuelas y problemas en el ámbito tanto psicológico como laboral ya que puede afectar a su rendimiento, o también, dicho de otra manera y por citar a Piñuel y Zabala (psicólogos expertos en el estudio e investigación del bullying laboral) “es el continuo maltrato verbal y modal que recibe un trabajador por parte de los demás , que se comportan cruelmente con él con vistas de lograr su aniquilación o destrucción psicológica y su salida de la organización a través de diferentes procedimientos”.

Existen una gran variedad de acosos laborales, aunque no todos se dan en la misma magnitud y cantidad, teniendo que tener en cuenta los casos aislados, los cuales necesitarían de un seguimiento establecido por profesionales para comprobar si estos casos son puntuales, o si por el contrario, se dan de forma rutinaria y numerosa.

Los tipos de casos de acoso, mobbing o workplace bullying mas frecuentes en el trabajo son

:
Mobbing ascendente, donde el acoso es realizado por parte de los subordinados hacia aquel que disponga de un rango jerárquico superior dentro de la organización o empresa. En este caso se puede deber a diferentes situaciones, por ejemplo, alguien externo a la empresa se incorpora en un nivel superior al resto, alguien que estaba en su puesto es ascendido y tiene el derecho de ordenar, dirigir y mandar sobre los que en su día fueron sus compañeros o, simplemente, el jefe es una persona arrogante y autoritaria y causa ese comportamiento en sus subordinados.

Mobbing descendente o Bossing, el acoso es realizado por los altos cargos empresariales hacia sus subordinados. Las herramientas empleadas por los mismos son los desprecios, insultos, falsas acusaciones para mantener su puesto laboral y destacar sobre los demás. Se creen superiores a los demás y utilizan ese poder para aprovecharse de ellos y hacer lo que ellos quieran.

Mobbing horizontal, donde el acoso es realizado por un grupo de trabajadores que trabajan conjuntamente para lograr un objetivo común. Dentro de los diferentes casos podemos encontrar trabajadores que no aceptan las pautas de funcionamiento de otro trabajador, o incluso trabajadores que se aprovechan de otros más débiles que ellos para causarles daño y así de paso reducir su nivel de aburrimiento dentro del horario laboral.

Otros tipos casos de acoso o mobbing:

Mobbing estratégico, también conocido como un tipo de mobbing descendente o institucional, donde el objetivo principal es forzar el abandono de un trabajador de la empresa de manera voluntaria. De esta manera, no se llevaría a cabo un despido legal ya que en este caso este tipo de abandono no causa ningún coste económico para la empresa. Es el más habitual.

Mobbing o acoso laboral, también conocido como Gaslighting, un grupo de trabajadores o una única persona realizan un acoso constante basado en insultos, rumores, mentiras… sobre una misma persona de manera prolongada en el tiempo. El acoso es tal que pueden llegar a hacer creer a la victima que son culpables de los problemas y dignos merecedores de tales insultos y violencia o incluso que lleguen a replantearse su sano juicio.

Mobbing de dirección o gestión, relacionado con todo lo que abarca la dirección de la empresa. Supone un esclavismo laboral de los trabajadores, el despido de todos aquellos trabajadores que no sean sumisos o que no cumplan los requisitos o expectativas del superior, o el empleo de miedo y amenazas hacia los trabajadores para conseguir un aumento de la productividad de la empresa.

Mobbing perverso, puede ser considerado como un tipo de acoso ascendente y horizontal. Este tipo de mobbing se caracteriza porque no tiene relación con lo laboral aunque se lleve a cabo dentro de la empresa. En este caso, entran en juego las armas de manipulación y seducción del acosador que actuará sin testigos y logrará hacerse con la plena confianza de la víctima.

Mobbing disciplinario, se utilizan las amenazas y el miedo para que el trabajador actué como el superior requiere. Así consigue que nadie se atreva a llevarle la contraria. Es típico el uso en personas que tienen muchas bajas laborales, en mujeres embarazadas o en fraudes institucionales.

Boreout o síndrome de estar quemado, donde la motivación del empleado no requiere de ninguna importancia.

Burn-out o falta de ocupación efectiva, se aparta al empleado de sus tareas pertinentes lo cual provoca en el mismo un estado de aburrimiento. Esto también puede provocar que personas que en un primer momento ayudaban al sujeto se alejen por la prolongación y desgaste de la situación.

Violencia física, por parte de la autoridad de la empresa, ya sea verbal o física.

Mobbing de la salud, todo lo referente a la salud del trabajador.

Mobbing de relaciones sociales personales, sería lo conocido como bulling, la persona no existe para el resto de trabajadores, consiste en hacer como si no existiera.
Rumores, extender mentiras sobre un trabajador.

Mobbing de calidad profesional/ desarrollo del trabajo, explotación del trabajador mandándoles tareas superiores a las que él mismo puede realizar, mandarle tareas de un nivel inferior al que está preparado, presionarle en su trabajo, criticar constantemente su labor…

Mobbing de vida privada, criticar la vida privada de los trabajadores, molestar al trabajador fuera del horario laboral realizando
llamadas telefónicas a su domicilio privado etc...

En cuanto a la manera de detectarlo hay que tener en cuenta que existen una gran cantidad de situaciones que hacen referencia al acoso laboral, desde el daño personal hacia la persona, la crítica y presión hacia el trabajo laboral realizado por el empleado, difundir mentiras y modificar conversaciones, no distribuir de manera equitativa el trabajo…

Es decir, que en función del tipo de mobbing que se esté dando en cada caso hay una serie de conductas propias de cada uno que nos aportan las claves para darnos cuenta y diagnosticar los posibles casos de mobbing que se estén dando. Lo más recomendable es que ante cualquier duda de un posible caso de acoso, se estudien detenidamente las diferentes conductas que estén realizando los acosadores para poder tomar una decisión o dar aviso a profesionales de lo que está ocurriendo y así poder obtener una opinión de los mismos. Incluso aunque nos vengan a alertar de un posible caso de acoso, si no lo hemos visto, antes de tomar decisiones precipitadas lo mejor es llevar a cabo un seguimiento del caso para poder poner solución al problema lo antes posible.

No solo tenemos que tener en cuenta las claves o los comportamientos típicos del bullying laboral, también hay que tener en cuenta los efectos que supone dicho acoso en las personas que lo sufren.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que una víctima de acoso laboral no es una persona que se encuentre enferma mentalmente, sino que está siendo abordada psicológicamente por otras personas que incluso pueden llegar a hacerles creer responsables de todo los problemas ocurridos dentro de la empresa. Por lo tanto no solo sufre daño por parte del acosador, sino que también por parte de sí mismo. Se distinguen entre dos tipos de efectos, los referentes a la salud física y los sociales.

Dentro de los físicos encontramos cognitivos (olvidos, inseguridad, apatía…), psicosomáticos (pesadillas, llantos, vómitos, aislamiento de los demás, ayuno…), estrés (dolores musculares, lumbares, de espalda…), sistema nervioso autónomo (sudoración, falta de oxigeno…), trastornos del sueño (problemas para dormir, despertarse a media noche…), cansancio (desmayos, fatiga…). En cuanto a los sociales encontramos aislamiento, perdidas económicas…

La manera de actuar ante una situación de bullying en el trabajo es, además de importante, bastante predecible y lógica.

Hay que dar aviso de inmediato a los superiores e incluso denunciarlo una vez se haya corroborado de que, efectivamente, nos encontramos ante un caso de acoso laboral. Se tendrá que consultar con un experto el caso para tomar una serie de medidas al respecto.

Otro punto bastante importante a tener en cuenta es la tarea de seguimiento, el cual consiste en observar tanto al acosado como al acosador para poder analizar sus conductas y poder determinar que está ocurriendo.

En cuanto a las fases del acoso podemos encontrar 5 fases que se producirán siempre y cuando haya habido una fase previa de seducción por parte del acosador hacia la víctima, ya que es el requisito indispensable para que se dé lugar al acoso.

La primera seria la fase de conflicto, el trabajador comienza a ser víctima de mentiras e insultos por parte de otro trabajador que, además, criticará el trabajo realizado por el mismo aprovechándose así de la situación.

La segunda fase es la fase de acoso, da comienzo a la aparición del bulling por parte de los demás trabajadores que le irán dejando de lado haciendo como si no existiera.

También veremos aparecer el mobbing de calidad profesional o de desarrollo del trabajo, donde se asignaran al sujeto tareas menores y absurdas tanto para él como para ojos de los demás, llegándose a sentir humillado.

La tercera fase es la fase de intervención de la dirección de la empresa, donde decidirán llevar a cabo una serie de decisiones que pueden abarcar desde el despido hasta el intento de un arreglo amistoso entre acosador y víctima o la rotación o cambio de departamento.

El tiempo de actuación por parte de la directiva es variable, unas veces tardan más en actuar y otras menos.

La cuarta fase es la fase de solicitud de ayuda y diagnostico, necesaria para el avance y recuperación de la victima después de los acontecimientos sufridos. Se recurre a la denuncia ante los tribunales o la inspección de trabajo.

La quinta fase es la fase de salida de la empresa o traslado, donde la victima termina dejando su puesto laboral debido a las acciones realizadas por el acosador.

En cuanto a las conductas típicas del acoso hay una gran variedad de ellas, encontramos desde rumores falsos acerca de la persona como por ejemplo las calumnias, poner en contra a los compañeros haciendo uso de información falsa a las espaldas de la víctima, atacar las diferentes creencias que tiene la víctima y las actitudes que va tomando durante el horario laboral, realizar bulling, maltratar física y verbalmente, amenazar, no permitir expresar sus ideas ni opiniones, criticar el trabajo realizado por la persona, humillarle delante de todos, hacerle sentir culpable de todos los problemas acontecidos dentro de la empresa…

Tanto la víctima como el acosador son caracterizados por tener generalmente un perfil determinado.

El perfil del acosador suele ser el de una persona que no es buena en su trabajo o que no destaca lo suficiente en comparación con su víctima, que manipula y desconfía, que quiere ser mejor que los demás y quiere asegurar su puesto de trabajo o ascenso y que tiene envidia o celos de personas que lo hacen todo mejor que él.

Sin embargo, el perfil de la víctima es todo lo contrario, son personas que destacan mucho, que son brillantes en su trabajo realizado, sensibles a los actos de los demás y a lo que piensen de ellos, queridos y valorados dentro de la organización lo cual levanta celos en otros compañeros, ayudan a los demás sin querer obtener nada a cambio además de solidarios.

Por último, para saber cuando se produce y cuando no mobbing:

NO se considera mobbing: situaciones aisladas y puntuales, cuando el objetivo principal en intentar mejorar el rendimiento y trabajo de alguien, las malas condiciones laborales, cuando no se hace bien el trabajo, la falta de organización, los problemas en el trabajo…

SI se considera mobbing: misma situación repetida en el tiempo, uso de las malas condiciones de trabajo como una excusa para poder llevar a cabo ataques, aislamiento del trabajador, tener un conflicto bastante fuerte llegando a humillar a la otra persona, criticar el trabajo de otro, manipular y difundir mentiras.

Tipos de acoso laboral. Supuestos mas frecuentes


El acoso laboral se manifiesta de múltiples formas, ya sea mediante insultos, humillaciones, desprestigio profesional y personal, aislamiento del resto de compañeros, realización de tareas humillantes, etc. A continuación, se explican los distintos tipos de acoso detalladamente:

Insultos: El acosador insulta repetidamente al acosado, tanto en privado como delante de sus compañeros y demás superiores o incluso clientes.

Humillaciones: El acosador trata de humillar al acosado mediante motes o apodos inadecuados, vejaciones, trato degradante, burlas, chistes de mal gusto, etc.

Gritos: El acosador suele dirigirse al acosado alzando mucho la voz o gritándole para dejarle en evidencia delante de sus compañeros de trabajo.

Amenazas: El acosador amenaza directamente al acosado, ya sea amenazando con el despido, con la no renovación del contrario, traslado, sanciones, o incluso amenazas contra su vida o integridad física.

Aislamiento e incomunicación: Se trata de aislar lo máximo posible al trabajador acosado, ya sea encargándole las tareas más solitarias o restringiéndole la comunicación con el resto de la plantilla, siempre y cuando ésta esté permitida entre los demás empleados.

Tareas degradantes: Consiste en someter continuamente al trabajador a tareas que corresponden con una categoría inferior o tareas que no debería realizar, o que tienen un contenido claramente humillante.

Aumento o disminución excesiva de tareas: Este tipo de acoso se produce cuando el superior jerárquico del trabajador acosado le impone una carga de trabajo evidentemente excesiva, o de forma totalmente contraria, le disminuye su carga de trabajo hasta casi dejarle sin tareas para infravalorarle.

Lesiones: Es junto con el acoso sexual uno de los tipos más graves de bullying laboral. El acosador causa lesiones o golpea directamente al trabajador, atentando contra su integridad física.

Acoso sexual: Suele provenir de hombres a mujeres, aunque también puede darse a la inversa. Normalmente se trata de un superior jerárquico que acosa sexualmente a una trabajadora subordinada, ya sea con insinuaciones sexuales, tocamientos, o incluso agresiones sexuales. Este tipo de acoso debe ser denunciado inmediatamente, ya que podría tratarse de un delito grave castigado con penas de prisión.

Si usted se cree víctima de acoso, mobbing o bullying laboral no tiene porque soportarlo. Contacte con nosotros. Somos expertos en acoso laboral (workplace bullying] y usted no tiene porque soportar la violencia psicológica en su día a día. Le ayudaremos a entender su situación legal y juntos tomaremos las mejores decisiones para salvaguardar cada uno de sus derechos laborales.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Su equipo de abogados especialistas en Derecho laboral y de la Seguridad Social
Acoso, mobbing o bullying laboral
Acoso, mobbing o bullying laboral
Acoso, mobbing o bullying laboral
Acoso, mobbing o bullying laboral
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP