Negligencias médicas

Abogados negligencias medicas

Indemnización por mala praxis, impericia e imprudencia
Errores, retrasos o mal diagnostico urgencias, cirugía estética, cirugía

Negligencias médicas

1.-ABOGADOS expertos en NEGLIGENCIAS MEDICAS
2.-¿Qué es el derecho sanitario y para qué sirve?
3.- Negligencia, impericia e imprudencia. Casos de negligencias medicas más comunes?
4.- Nexo causal entre actuación y resultado en las negligencias médicas
5.- Consentimiento informado ¿Qué pasa si he firmado la hoja de consentimiento informado? ¿Pierdo mis derechos?
6.- Tipos de responsabilidad del personal sanitario en una negligencia medico-sanitaria
7.- ¿Cómo podemos ayudarle cuando cree que ha sufrido una negligencia médica?
8.- La importancia del perito en casos de negligencia médica.

ABOGADOS expertos en NEGLIGENCIAS MEDICAS


Abogados que han hecho de las negligencias médicas su especialidad. Porque no cabe duda de que uno de los momentos que nunca quisiéramos vivir es aquel en el que percibimos que nosotros o uno de nuestros familiares o amigos pudiera haber sido objeto de una mala practica o una negligencia. Si desafortunadamente se ha llegado a ese punto ABOGANEGLIGENCIA y sus abogados expertos en mala praxis en el ámbito sanitario están a su disposición para ayudarle a defender sus derechos.

Pudiendo ser de muchos tipos, la mala praxis cuando afecta a la salud puede llegar a tener consecuencias fatales. Afortunadamente el paso de los años hace que los avances médicos y los protocolos a aplicar sean cada vez más sólidos, pero desgraciadamente las excepciones a lo que debería ser normalidad también se producen.

¿Qué es el derecho médico-sanitario?


Para entender qué es el Derecho Sanitario debemos buscar la conexión entre el área legal y el mundo médico, destinado a ayudar en las relaciones entre médicos y personal sanitario y pacientes. Si usted está disconforme con un resultado médico que considera no es el esperado por culpa, o negligencia del profesional medico-sanitario que le atendió, éste es su sitio.

Esta relación profesional-paciente se puede observar en múltiples facetas entre las que cabe destacar la organización administrativa de los centros sanitarios, el alcance de la protección de la salud, la repercusión en la esfera profesional o la responsabilidad legal de los profesionales sanitarios no estando ni mucho menos ante una lista tasada.

Negligencia, impericia e imprudencia. ¿Cuáles son las negligencias médicas más comunes?


Si usted ha sufrido una negligencia no intente buscar su caso en internet ni preguntando a conocidos, póngase en contacto con uno de nuestros abogados, especializado en vulneraciones de la lex artis ad hoc en el ambito médico sanitario, ya que podemos encontrarnos ante infinidad de casuísticas que han de ser analizadas matiz a matiz y detalle a detalle.De hecho puede haber tantos supuestos como malos diagnósticos o actuaciones medico-sanitarias existan, no existiendo una lista cerrada que los catalogue. Entre los más frecuentes podemos ver los siguientes:

Impericia

Entendemos por impericia el escaso conocimiento del médico para interpretar los síntomas y signos del paciente o realizar un diagnóstico adecuado. El médico hace cosas para las que no está preparado.

Imprudencia

Su caso corresponde con una práctica imprudente cuando el médico no toma las medidas correctas y ello conlleva a resultados no deseados.

Mala prescripción de medicamentos.

Situación en la que el sanitario prescribe un medicamento que, lejos de ayudar a la recuperación del paciente, está contraindicado para el mismo y le hace sufrir efectos adversos.

Omisión de información al paciente.

No informar adecuadamente sobre el procedimiento, riesgos o alternativas de una intervención. El paciente siempre debe conocer y aceptar todo el riesgo que corre para poder decidir en forma de consentimiento informado.

Errores y negligencias en intervenciones quirúrgicas.

Se pueden dar bien por errores del facultativo, como por ejemplo operar la mano derecha siendo la mano afectada la izquierda, o por error humano por ejemplo dejando material dentro de una herida abierta.

Tardanza en realizar un diagnóstico.

Al tardar demasiado en diagnosticar una enfermedad o no poner los medios adecuados para paliarla, pueden producirse malos diagnósticos y el paciente puede sufrir efectos no deseados que le lleven incluso a la muerte, pudiendo haberse evitado de haber actuado con mayor rapidez o diligencia.

No proveer los medios técnicos y/o humanos para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

Un ejemplo de esto es cuando una persona presenta un infarto, llama a la ambulancia y esta no llega nunca o le envían una simple unidad de traslado, pero no una UVI móvil.

Negligencias medicas son más frecuentes con las que nos encontramos en nuestro día a día de Legalik

* Las ocurridas en el ámbito de actuaciones de cirugía e intervención quirúrgica: Comenzando por intervenciones en sitio incorrecto, retrasos en intervenciones, reintervenciones innecesarias. quemaduras o infecciones durante la intervención. En varias ocasiones hemos tenido clientes a los que se ha dejado dentro material quirúrgico utilizado en la intervención.

* En el servicio y atención de urgencias de hospitales y clinicas, publicas y privadas: Las negligencias más frecuentes son las que vienen derivadas de la no realización o retraso en las pruebas diagnósticas precisas o derivadas falta de personal cualificado o por no decidir o decidir tarde derivarle a otro hospital con medios. Asimismo y aunque los servicios de emergencias funcionan cada vez mejor, siguen existiendo negligencias derivadas de los excesivos tiempos de reacción y actuación frente a la llamada de emergencia o inadecuada reacción a la misma.

* Las negligencias en el diagnostico pueden ser por volúmen las que con más frecuencia recibimos y lo son por mal diagnóstico, error de diagnóstico, retrasos, falta de realización de las pruebas precisas, mala comprensión de las mismas, escasa atención a lo que refiere el paciente, y se producen tanto en urgencias como en sala.

* Malas practicas intervenciones de estética Siendo las más frecuentes las referidas a malas actuaciones estéticas de senos, tanto en aumento como elevación o reducción. Cicatrices y mala praxis en abdominoplastias, blefaroplastias, liposucciones. quemaduras laser, Rinoplastias, mentoplastias. etc.

* En el área oncológica son múltiples los tratamientos innecesarios que derivados de una mala observación de protocolos se producen siendo los casos más extremos en los que hay tratamientos de quimio a quien no padece realmente cáncer.

En el extremo opuesto, también lo son los supuestos en los que se produce retraso en el diagnóstico o en el tratamiento con pérdida de oportunidad para el paciente. En alguna ocasión nos hemos encontrado con pacientes a los que informan de que su patológica ha resultado positiva dos años después de la intervención siendo dos años los perdidos para enfrentar su debido tratamiento.

* Infecciones hospitalarias, en quirófano. Contaminaciones y negligencias en servicio de enfermería.

* Negligencias traumatológicas e implantación de prótesis. No son infrecuentes las intervenciones de miembros incorrectos, las lesiones de nervios o vasos durante las intervenciones. Infecciones en prótesis o las propias asimetrías y malos implantes y colocaciones de las prótesis. -

* Una de las áreas donde Legalik está más especializado es en las negligencias vinculadas al embarazo: y ello tanto en errores de diagnóstico en los que debido a deficientes diagnósticos por ecografía, doppler o 4d no se detectan cromosomopatías, malformaciones fetales o retardos del crecimiento, hipertensión, diabetes gestacional.

* Negligencias en el parto Trauma obstétrico, sufrimiento fetal, producidas por instrumentación inadecuada (fórceps, ventosa, distocias de hombros con parálisis de plexo braquial, distocias por macrosomía fetal, expulsivos prolongados con cesárea tardía u omitida, meconio, alteraciones en el registro cardiotocográfico, omisión de Ph intraparto, maniobras intempestivas (Kristeller), hipoxia fetal neonatal pudiendo desafortunadamente llegar a gravísimos resultados como la muerte fetal o parálisis cerebral permanente con tetraplejia espástica.

* Hemorragias maternas por desprendimientos de placenta desapercibidos, placenta previa o baja, corioamnionitis por rotura precoz de membranas no diagnosticadas. Desgarros espontáneos o po r instrumentación con necesidad de histerectomía

* Malas prácticas en el área de oftalmología : No identificación de cuerpo extraño intraocular, Operaciones mixtas de estética y reparadoras con tecnología lasik, intervenciones Laser, pérdida de visión, en operación de cataratas, miopía. desprendimiento de retina, astigmatismo.

* Mala praxis en el ámbito odontológico dental. Principalmente en el área de protesis e implantes. Sin querer generalizar las prácticas empresariales de algunos actores en este sector están dejando multiplicidad de negligencias, tratamientos inacabados, financiados y mal desarrollados. En el ámbito estético puro malas prácticas en actuaciones de estética dental. Carillas dentales. Blanqueamiento dental

* Negligencias en monitorización y cuidado de paciente en hospital Escaras o úlceras de presion

Sujetos legitimados para reclamar por negligencia médica


Ante una negligencia nos encontramos ante la siguiente duda, ¿Quién está legitimado para iniciar la acción legal? En primer lugar, si usted en primera persona ha sufrido la mala praxis médica, se haya totalmente legitimado para denunciar y continuar con el proceso por lo que puede contactar con nosotros y nuestro equipo de abogados especialistas en negligencias medico- sanitarias junto a nuestro equipo pericial le asistirá a la mayor brevedad posible.

Veamos ahora el ejemplo en el que como consecuencia de una presunta negligencia el paciente fallece, dicha mala praxis se produce en un hospital público por lo que la vía a seguir, tal y como se detalla en el apartado 7, es la Reclamación a la Administración y ésta resulta resuelta por silencio administrativo negativo (la administración no responde). Llegados a este punto los herederos se plantean acudir a los tribunales ¿pueden hacerlo?

Si este es su caso, no dude en contactar con uno de nuestros abogados, ya que aunque, de acuerdo con la STS DE 20 de julio de 1995, el derecho a la indemnización por causa de muerte no es un derecho sucesorio, sino ejercitable «ex iure propio» por lo que la legitimación en principio no correspondería a los herederos en cuanto tales sino a los perjudicados por el fallecimiento; en este punto entramos nosotros ya que nuestros abogados le aclararán qué se entiende por perjudicado.

El perjudicado puede ser o no un familiar, eso no es algo determinante, dependerá del caso concreto debiendo analizar el grado de parentesco y del nivel de dependencia económica con la víctima. Lo cierto es que solo el juez tiene capacidad de decisión sobre este asunto, él será quien aprecie e identifique a los perjudicados.

Paralelo a esto, en el área de los accidentes de tráfico, la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la circulación de vehículos a motor concreta que determinados sujetos como el cónyuge o los hijos tienen legitimación para cobrar la indemnización.

Según el Tribunal Supremo estas reglas únicamente vinculan a los accidentes con vehículos a motor, si bien en la práctica no es infrecuente que estas se apliquen para otros casos de fallecimiento por negligencia, fuera del ámbito de los accidentes de tráfico por lo que si cree que está en esta situación no dude en contactar.

¿En qué casos estamos ante una negligencia médica?


La negligencia, también conocida como mala praxis, se produce cuando el profesional que nos atiende no actúa con la diligencia exigida en su profesión, es decir, no sigue la Lex Artis Médica englobando ésta el conjunto de prácticas generales sanitarias aplicables a casos iguales o parecidos basadas en una actuación realizada con el cuidado objetivamente debido.

No englobamos dentro del concepto de Lex Artis la mala práctica debida a una urgencia o a una situación imprevisible ante la cual no se sepa cómo actuar.

Actualmente la doctrina discute si el concepto de Lex Artis es aplicable a toda la actividad sanitaria o si únicamente ha de operar en determinadas actividades. Paralelamente la jurisprudencia aplica el concepto de la Lex Artis solamente a actos de exploración médica, actos de diagnóstico y actos de tratamiento propiamente dichos, tanto clínicos como quirúrgicos.

Por otro lado, el facultativo no será responsable cuando, a pesar de producirse un daño, éste puso toda su diligencia e intentó repararlo pero aun así surgieron circunstancias imprevisibles que imposibilitaron un mejor resultado.

No es fácil determinar si estamos ante un caso de negligencia médico-sanitaria o no, nuestros abogados le ayudarán a resolver su duda, ya que además de lo anteriormente expuesto debemos analizar el caso concreto. Por ejemplo, ante una operación estética u odontológica sí podemos exigirle al médico un resultado pero si estamos ante un accidente de tráfico o en una consulta de urgencias, la obligación no es de resultado sino de medios, es decir, basta con que actúe de forma diligente y coherente aunque el resultado sea dañoso.

¿Qué pasa si existió error o negligencia médica pero no hubo lesión?


Si usted cree haber sufrido mala praxis por parte de un médico, póngase en contacto con nuestros abogados de derecho sanitario y ellos le ayudarán a solventar su duda ya que aunque no haya un daño considerable, los facultativos tienen la obligación de actuar conforme a unas determinadas pautas y cualquier resultado negativo derivado de su conducta será considerado negligencia siendo en muchos casos psiquiátricas las consecuencias y de otros ordenes al margen del puramente lesivo directo.

Nexo causal en las vulneraciones de lex practis ad hoc médicas.


Antes de demandar una negligencia médica debemos encontrar el nexo causal que produjo el resultado doloso, es decir, qué hicieron mal los facultativos para que nuestra situación se viese perjudicada.

La persona capaz de ayudarnos a demostrar esta conexión es el perito médico, siendo éste el profesional claramente capacitado para valorar la vulneración de la lex artis, tanto en informe pericial como en su ratificación en sede judicial.

Este experto ajeno al caso determinará en su informe pericial si el error cometido por el personal sanitario se debe a una mala praxis o a una consecuencia inevitable y no previsible por el personal sanitario.

Para ello, antes de demandar al centro sanitario, puede contactar con uno de nuestros peritos para que éste evalúe su situación y le recomiende qué cauce seguir.

Consentimiento informado y negligencias médicas ¿Qué pasa si he firmado la hoja de consentimiento informado? ¿Pierdo mis derechos?


Si usted ha firmado la hoja de consentimiento informado pero ha sufrido una mala praxis médica, no dude en ponerse en contacto con nuestros abogados de derecho sanitario así como con nuestros peritos médicos ya que podemos ayudarle.

En derecho sanitario existe una obligación clara que es la necesidad de obtener el consentimiento informado personalizado, claro y por escrito antes de proceder a la actuación médica.

Esta hoja que debemos firmar se llama hoja de consentimiento informado debe recoger para nuestro conocimiento e información los riesgos que para nuestra salud y sobre la base de la experiencia médica pudieran derivarse.

El hecho de que aceptemos las consecuencias no quiere decir que los facultativos queden exentos totalmente de sus actos, ya que aunque aceptemos el riesgo, el personal queda igualmente obligado a trabajar conforme a la Lex Artis y a las normas de su profesión.

Tipos de responsabilidad del personal sanitario en una negligencia médica.


Entendemos por responsabilidad hemos de la obligación de reparar el daño causado al paciente. Dentro del ámbito sanitario se suelen distinguir los siguientes tipos de responsabilidad:

* Responsabilidad Penal.
* Responsabilidad Civil.
* Responsabilidad deontológica.
* Responsabilidad Disciplinaria.
* Responsabilidad Patrimonial de la Administración Sanitaria.

Al hablar de responsabilidad penal nos referimos a la obligación del médico de responder por conductas u omisiones tipificadas en el Código Penal.

Un ejemplo de figuras delictivas en las que puede incurrir el facultativo en su actividad son, por ejemplo, el homicidio, las lesiones imprudentes, la omisión del deber de socorro, el deber de secreto etc.

Acudiremos a esta vía en casos más graves cuando el paciente sufre fuertes lesiones e incluso la muerte, puede ejercitarse contra un centro público o privado y debe iniciarse por medio de denuncia o querella criminal.

Esto significa que el médico se verá inmerso en un proceso penal como consecuencia de una conducta no adaptada a la Lex Artis de su profesión que el Código Penal tipifica y que ocasiona un daño o lesión a un paciente.

La responsabilidad civil, a diferencia de la penal, está encaminada a la reparación indemnizatoria del daño causado. Esta responsabilidad genera normalmente de manera exclusiva una obligación pecuniaria frente al paciente, por lo que está orientada a cubrir lesiones o daños menos graves.

La responsabilidad deontológica es la derivada del incumplimiento de las normas deontológicas y de organización interna de los Colegios profesionales por parte los facultativos colegiados y por tanto obligados a las mismas.

Esta responsabilidad se le exige mediante un procedimiento disciplinario determinado fuertemente asociado a lo procedimientos penales.

La responsabilidad patrimonial de la Administración supone la obligación que ésta tiene de reparar los daños que puedan sufrir los ciudadanos ya que ésta es garante de los mismos.

Esta obligación es más bien un derecho que tienen los particulares a ser indemnizados de toda lesión que sufran en cualquiera de sus bienes o derechos, salvo en los casos de fuerza mayor, siempre que la lesión sea consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos.

En esta vía, sólo se puede obtener una compensación económica y no se ejerce acción alguna contra el médico responsable.

El problema de la misma es que los procesos, debido a la excesiva saturación de los Juzgados Contencioso- Administrativos, suelen resolverse en un tiempo estimado de 2 a 4 años, siendo un tiempo excesivo en muchas ocasiones.

Por otro lado, es importante saber que la acción prescribe al año desde el alta médica, la determinación de las secuelas o, en su caso, el fallecimiento del paciente.

Por lo tanto, no se limite a contratar con nuestros abogados especialistas sólo si usted cree haber sufrido un perjuicio en una clínica privada ya que podemos ayudarle también a reclamar a la propia administración.

La diferencia con la clínica privada es que no nos dirigiremos directamente contra el sanitario sino que actuaremos contra la Administración.

Diferencia entre responsabilidad civil contractual y extracontractual del medico o personal sanitario actor


Responsabilidad contractual del médico o personal sanitario


Estamos ante un caso de responsabilidad contractual cuando el médico ofrece sus servicios y el paciente se compromete a retribuirlos a cambio de un determinado precio. Al producirse este acuerdo estaríamos ante la firma de un contrato bilateral ante el que ambas partes se obligan a algo.

Responsabilidad extra - contractual del médico o personal sanitario


A diferencia de lo que sucede en la situación anterior, hay casos en los que no existe ninguna relación contractual entre médico y paciente cuando, por ejemplo, éste llega a urgencias en situación de gravedad, un accidente de tráfico etc.

En estos casos no hay un consenso previo entre ambos ni tampoco un acuerdo entre voluntades, por lo tanto estamos ante una relación extra contractual recogida en el artículo 1969 y siguientes del Código Civil.

¿Cómo podemos ayudarle como abogados de negligencias cuando cree que ha sufrido una?


En primer lugar encontramos la que corresponderá a aquellas cometidas en hospitales o centros médicos públicos y, por otro lado, encontramos las correspondientes a las cometidas en hospitales o centros médicos privados; los centros públicos pero cuya gestión es privada se consideran Sanidad pública.

Si la negligencia es cometida en la Sanidad pública, tal y como recoge el artículo 120 de la Ley 30/1992 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, el procedimiento a seguir será una Reclamación por responsabilidad patrimonial ante la Administración Sanitaria correspondiente tal y como comentamos anteriormente.

Esta reclamación en vía administrativa es requisito previo al ejercicio de acciones contra cualquier Administración Pública; por lo tanto formularemos una reclamación por los daños y perjuicios causados.

Si no se obtiene contestación a la reclamación en un plazo de 6 meses su petición se considera desestimada por silencio administrativo negativo.

Se abre entonces otro plazo de 6 meses para acudir a los tribunales mediante un procedimiento contencioso administrativo que terminará con sentencia ya que el plazo total es de 1 año desde que se produjo la lesión o desde que cesó la misma si era continuada.

Si la negligencia es cometida en la Sanidad privada, en una clínica de cirugía estética por ejemplo, el procedimiento a seguir será una demanda por responsabilidad civil contra los causantes del daño.

Se trata de un procedimiento ante los tribunales de la jurisdicción civil donde reclamaremos una indemnización por los daños y perjuicios causados a los responsables de la negligencia médica.

El plazo de prescripción en este supuesto comienza a contar del mismo modo que el anterior y será de 1 año si la responsabilidad se considera extracontractual o 5 años si se entiende como responsabilidad contractual.

La diferencia entre responsabilidad contractual y extracontractual radica en el vínculo paciente- médico y en la orden que éste haya dado. Un ejemplo de responsabilidad extracontractual lo podemos ver en urgencias, el paciente llega sin poder respirar y los facultativos bajo su saber hacer deben auxiliarle.

Existe responsabilidad contractual cuando, por ejemplo, solicitamos la operación de la mano derecha debido a una tendinitis y al despertar de la anestesia vemos que nos han operado la izquierda. Entre el médico y el paciente había un contrato previo que daba lugar al compromiso de realizar una determinada operación.

Finalmente existe la posibilidad en ambos casos, público y privado, de acudir a la jurisdicción penal para lograr la inhabilitación o la privación de libertad del médico responsable.

Inversión de la carga de la prueba


La prueba en casos de negligencia médica es algo esencial ya que es ese nexo causal acción del sanitario- resultado el que nos dará la razón ante los tribunales.

Tal y como se recoge en el artículo 217 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, es competencia del demandante y del demandado que reconviene probar los hechos sobre los que reclaman siendo esta la regla general.

Sin embargo, en nuestro ordenamiento jurídico existen algunas excepciones, en lo que a la carga de la prueba se refiere, entrando aquí la mala praxis en el ámbito medico-sanitario. Por ello, en el ámbito del derecho sanitario será el profesional médico quien deba probar que actuó con diligencia en todo momento.

Como ya comentamos anteriormente, no en todos los casos es el facultativo el que debe probar que se ha producido un daño, así por ejemplo en la cuestión del consentimiento informado y en situaciones de daño desproporcionado será el demandado el que tenga la responsabilidad de probar los hechos.

La importancia del perito en casos de negligencia médica.


Antes incluso de contactar con un abogado de negligencias medico-sanitarias, es recomendable que recojamos de la forma más exacta posible todo lo que nos ha ido sucediendo cronológicamente desde el comienzo del proceso médico.

Además, también es recomendable que adjuntemos todas las pruebas que consideremos útiles en aras a demostrar nuestra credibilidad. Si sospechamos de la mala praxis mientras esta se está produciendo es recomendable realizar un seguimiento fotográfico de la evolución de las lesiones producidas.

Cuando recabemos toda esta información médica, es importante que no lleguemos a contactar directamente con el centro y que seamos cautos a la hora de hacernos con la historia clínica ya que si no sospecharán que estamos planteándonos denunciar y dificultaran.

La historia la podrá solicitar directamente nuestro perito médico cuando vaya a realizar el informe.

Hay dos vías para obtener una valoración pericial, bien contratar al perito sanitario por cuenta propia o bien que nuestro abogado le solicite que trabaje sobre estos hechos y lesiones a un perito médico de nuestro equipo. En el informe pericial se recogerá si ha habido en opinión del perito emisor del informe concluyente mala praxis o no.

El perito en su informe concretará cuales han sido los errores médicos producidos, fundamentándolos y estableciendo el nexo entre esos errores y el daño infligido a la víctima.

Si usted cree que pudiera haberse producido una negligencia de cualquier tipo y en especial una mala práxis médico-sanitaria de la que pudieran derivarse consecuencias negativas o secuelas en su salud o la de algún familiar y amigo, contacte con nosotros.

El equipo de abogados y peritos médicos especialistas en negligencias medico-sanitarias de ABOGANEGLIGENCIA, se pondrá a su disposición para ayudarle a entender si dicha mala praxis pudiera haberse producido, y de ser así, ayudarle a defender sus derechos, reclamando la indemnización por los daños y/o secuelas de cualquier tipo, físicos psíquicos, estéticos, morales y patrimoniales que pudieran haberle sido causados.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Negligencias médicas
Negligencias médicas
Negligencias médicas
Negligencias médicas
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Política de cookies. Acepta