Blefaroplastia mal hecha

Abogados indemnización por negligencia médica estética en blefaroplastia mal hecha

Abogados especialistas en negligencias y mala praxis medicas - Primera valoracion gratuita
Abogados expertos en reclamación de indemnización por negligencia médica en blefaroplastia mal hecha. Peritos. Vía Civil, administrativa o penal.
¿Qué hacer en caso de negligencia médica en blefaroplastia?

Blefaroplastia mal hecha
¿Se ha operado recientemente de blefaroplastia y cree que esta mal hecha no estando satisfecho con el resultado? ¿Cree que ha sido objeto de una negligencia por parte del personal medico sanitario que se la ha realizado?.

No dude en ponerse en contacto con ABOGANEGLIGENCIA, su equipo de abogados expertos en negligencias médicas y las blefaroplastias son una de nuestras especialidades.

Los pacientes que se someten a la cirugía blefaroplastica suelen normalmente tener los párpados caídos, haciendo esto que su imagen parezca mayor de lo que realmente es, ya que el exceso de piel llega en ocasiones a cubrir las pestañas y a dificultar la visión. Si estamos en esta situación, el paciente será sometido a una operación de blefaroplastia superior.

La blefaroplastia inferior busca remodelar los párpados inferiores operando las bolsas que presentan muchos pacientes por debajo del ojo, ya sea por el distendimiento de la piel o por la acumulación de grasa.

La operación de blefaroplastia tiene como objetivo rejuvenecer la apariencia del rostro, eliminando para ello las arrugas y la piel caída. Este método quirúrgico rejuvenece tanto los párpados superiores como los inferiores; ya sea recortando tejidos, tensando los músculos o los tendones oculares.

Esta intervención tiene principalmente fines estéticos ya que quienes deciden someterse a ella buscan una apariencia más tonificada o juvenil y un cambio en la expresión de la mirada, más que mejorar su calidad de vida o paliar un malestar o dolencia.

Es importante, pues , antes de someterse a cualquier operación estética, una buena comunicación entre paciente y cirujano. Debe informarle de si actualmente está medicándose, realizarle un informe de visión, el tipo de anestesia que desea que se le aplique, dónde se realizará la cirugía, coste y riesgos de la misma etc.

En base a los resultados que éste le garantice usted debe decidir si someterse, firmando para ello el consentimiento informado previo.

Al igual que muchas otras cirugías, es importante que ésta sea practicada por un profesional que actúe mediante el protocolo establecido y que siga rigurosamente la lex artis médica como método para evitar cualquier tipo de problema.

Normalmente el postoperatorio de blefaroplastia no resulta doloroso ni complicado, los pacientes lo describen como una leve molestia fácilmente controlable con analgésicos.

A pesar de todo no son pocos los pacientes que acuden a nosotros cada año para demandar por actuaciones negligentes derivadas de operaciones de blefaroplastia mal hecha. Asimetrias, retracciones, infecciones, grandes cicatrices no deseadas, no correspondencias con lo acordado, o falta de consentimiento informado son las causas más frecuentes. Y los tribunales en muchas ocasiones así lo confirman.

Jurisprudencia relativa a negligencias médicas en intervenciones de blefaroplastia mal hechas


- Uno de los supuestos recurrentes, deriva de vicios en el consentimiento informado. En lo que al consentimiento informado se refiere, tal y como sucede en el resto de intervenciones estéticas, el facultativo tiene la obligación de ser explícito en la misma y de adecuarla a cada cliente concreto.

Así por ejemplo en Sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Madrid, 16 de enero de 2012, en la que se condena a la parte demandada, una clínica de estética, al pago de 7.455 euros bajo la demanda de una clienta insatisfecha con el resultado de su blefaroplastia. La clienta alega no haber recibido una correcta información previa en la hoja de consentimiento informado.

De forma paralela a la misma, Sentencia Tribunal Supremo, 26 de marzo de 2004, describe qué se entiende por medicina voluntaria ya que en esta especialmente la hoja de consentimiento informado debe ser más concreta y exhaustiva. La misma cita que la medicina voluntaria o estética dista de la curativa ya que en la primera existe una obligación de resultado mientras que en la segunda la obligación es de medios.

La Audiencia Provincial de Madrid, en octubre de 2012, condena a un cirujano, por mala praxis, a indemnizar con 40.000 euros a una paciente por los daños sufridos tras una blefaroplastia mal hecha. La impericia del doctor le provocó daños estéticos, funcionales y psicológicos a la demandante, una mujer de 68 años.

Las secuelas tras cada operación, así como los malos resultados de las mismas, provocaban que la demandante continuase periódicamente pasando por quirófano para intentar mejorar su rostro, concretamente en 2004, 2005, 2006 y 2007. El fallo recoge que "En el presente caso, la información se proporcionó a la paciente en las dos primeras intervenciones de modo insuficiente.

No puede estimarse salvada dicha falta de información por el hecho de que la actora suscribiera los consentimientos informados", siendo por lo tanto condenada la parte demandada tanto al pago de la indemnización como al de las costas del juicio.

- El Juzgado de Primera Instancia número 4 de León, en febrero de 2013, falla en contra de una clínica de estética sita en la citada capital y a un doctor, sin título de Cirugía Plástica homologado, a indemnizar con 12.149 euros por daños y perjuicios a una demandante que sufrió graves secuelas tras someterse a una blefaroplastia.

El fallo busca indemnizar a la paciente tanto por la mala praxis sufrida como por los gastos psiquiátricos ocasionados. Tras la misma la demandante sufrió asimetría en los párpados superiores, descenso de los externos y grave retracción en los inferiores.

El facultativo alegaba haber obtenido el título en Cuba y, según relata, afirmaba “sentirse capacitado para realizar este tipo de operaciones” y también reconoció que “era la primera vez que hacía una operación de este estilo en esta clínica”.

- Un punto importante a la hora de probar un daño en una intervención estética es la importancia del nexo causal, es decir, la relación directa entre la operación y el perjuicio demandado.

Así, Sentencia del Tribunal Supremo, de 18 de mayo de 2012, relativa a una blefaroplastia que no llegó a ser indemnizada ya que la parte demandante no logró conectar los daños aquejados con la operación inicial.

Para la consecución del nexo causal, resulta del todo relevante el concurso de peritos médicos especializados. Si sospecha que pudiera haber sido víctima de negligencia en blefaroplastia, no dude en contactarnos.

En la misma línea se expresa la Sentencia del Tribunal Supremo, de 18 de mayo de 2012, relativa a una demanda por una blefaroplastia mal practicada. En la misma se absuelve a los demandados, médico y clínica, ya que la parte demandante no consigue probar el nexo causal entre la mala actuación en el quirófano y los daños demandados.

Este deber de prueba se recoge en el artículo 1902 del Código Civil. Resulta necesaria tanto si se opera en el campo de la responsabilidad subjetiva como en el de la objetiva, en el mismo sentido STS 11 de febrero de 1998; 30 de junio de 2000; 20 de febrero de 2003. Tal y como afirman las STS 6 de febrero y 31 de julio de 1999, 8 de febrero de 2000, del nexo se debe desprender una certeza probatoria y no meras conjeturas, deducciones o probabilidades.

- El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Alicante, en noviembre de 2007, falla en contra de un cirujano condenando al mismo a indemnizar a una paciente que tras someterse a una blefaroplastia que resultó mal hecha, vio empeorada su imagen con grandes cicatrices.

El magistrado sostiene que en "medicina voluntaria satisfactiva" siendo esta la blefaroplastia, el facultativo "se obliga a un resultado" debiendo para ello emplear "los medios idóneos para lograr el fin" y satisfacer el interés del paciente "consistente en la obtención" de ese resultado pactado previamente.

El fallo de la misma recoge que la demandante sufrió un resultado desproporcionado, alejado de lo que la misma buscaba cuando decidió someterse a la misma.

- Como bien es sabido las operaciones de estética, a las que decidimos someternos de forma voluntaria, tienen un coste bastante elevado que debe ser abonado por quien decide practicársela.

Por ello cuando el juez falla a favor del demandante insatisfecho la clínica, además de la indemnización derivada de los daños causados, debe devolver el importe íntegro pagado. Así lo refiere la Sentencia de la Audiencia Provincial, recurso de apelación 818/2009, en la que se condena a una clínica de cirugía estética a devolver a una clienta insatisfecha 6.300 € que había pagado para que le practicasen una blefaroplastia, una abdominoplastia y elevación de cejas mediante endotine, por incumplimiento contractual.

Accesoriamente condenaba también a la clínica, junto al médico, al pago de una indemnización 9.086 € por las secuelas impropias de la intervención causadas a la paciente al emplear técnicas inadecuadas.

Si usted ha sido víctima de una negligencia médica, en el marco de una blefaroplastia que cree mal hecha, contacte con nosotros, bien por teléfono o rellenando el formulario adjunto y el abogado experto en negligencias médicas de ABOGANEGLIGENCIA más cercano a usted en su domicilio o lugar de conveniencia le contactará a la mayor brevedad.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas
Blefaroplastia mal hecha
Blefaroplastia mal hecha
Blefaroplastia mal hecha
Blefaroplastia mal hecha
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP