Error medico

Abogados errores médicos

Abogados especialistas en negligencias y mala praxis medicas - Primera valoracion gratuita
Abogados errores médicos. ¿Qué es, cómo denunciar, cuando prescribe? ,Causa de muerte y secuelas.
¿Como y donde denunciar un error médico?
El error médico es la conducta profesional inadecuada aunque no intencional que supone habitualmente un apartamiento de la lex artis, sea en sus componentes técnicos, éticos o deontológicos, capaz de producir un daño a la vida o a la salud del paciente.
Error medico
El error médico es la conducta profesional inadecuada aunque no intencional que supone habitualmente un apartamiento de la lex artis, sea en sus componentes técnicos, éticos o deontológicos, capaz de producir un daño a la vida o a la salud del paciente.

Aunque su frecuencia en el sistema sanitario es muy baja es conveniente también admitir su ocurrencia sin violación de la lex artis, dada la extrema complejidad de lo sistemas biológicos y de las propias decisiones médicas.

Aquí se estaría frente al error médico consecuencia de la propia limitación del conocimiento, cuando surge la necesidad de adoptar una decisión en condiciones de incertidumbre extrema.

La procedente definición se halla más en consonancia con la etimología de la raíz latina de la palabra error, la cual significa perder el rumbo, más cerca de lo errático que de hacer mal las cosas.

Error de diagnóstico o de tratamiento y sus implicaciones legales

.
Estamos ante un caso de error médico cuando, sin mediar mala fe, se nos proporciona un diagnóstico o tratamiento que no se corresponde con el problema que se manifiesta en nuestro cuerpo .

De dichos errores de diagnostico o en pruebas diagnósticas pueden derivarse relevantes actuaciones médicas que pueden llevar incluso a intervenciones quirúrgicas innecesarias o tratamientos de resultados terriblemente lesivos para el paciente siendo que no eran para nada necesarios.

No han sido de hecho infrecuentes en los últimos tiempos en nuestro despacho negligencias que han generado incluso tratamientos oncológicos para quien no padecía procesos cancerígenos con los resultados fatales que para la salud de los pacientes se han producido en el largo plazo y por ello objeto de proceso de indemnización.

Con esta precisión pretendemos aclarar que no solo será punible la imprudencia de personal sanitario, también veremos satisfechas nuestras pretensiones cuando éstos, aun actuando con buena fe y bajo la creencia de que hacen lo correcto, nos provocan un daño o simplemente no contribuyen a la mejora del mismo.

Un ejemplo práctico lo podemos ver en la Sentencia nº 130/2013 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala de lo Contencioso - Administrativo (Sección 9ª), de 14 de febrero de 2013, en la que debido al error diagnóstico por parte del Servicio Público de Salud, el Tribunal concede a favor del demandante una indemnización de 15.300 €.

El caso versa sobre una paciente a la que se le diagnóstico amigdalitis aguda y a la que se le proporcionó amoxicilina, tras varias visitas al mismo centro sanitario sin mejora alguna decidió acudir meses más tarde a un centro sanitario privado en el que, tras realizarle una prueba de escáner, se informó de que padecía una trombovasculitis en la yugular. También se le efectuaron radiografías pulmonares cuyo resultado informó de pequeñas embolias en el pulmón izquierdo.

Hay ocasiones en las que es difícil delimitar cuando hay error de diagnóstico y podía haberse previsto y cuando era prácticamente imposible evitar el resultado dañoso, ya que la similitud de síntomas hacía difícil apreciar qué pasaba realmente.

Así por ejemplo, en otra Sentencia del Tribunal Supremo, de 20 de diciembre de 1990, se alega a favor del médico la imposibilidad de advertir la enfermedad que achacaba al paciente por falta de medios, siendo un motivo exculpatorio que permitió la impunidad del mismo

“…hubo, desde luego, un error de diagnóstico en su actuación profesional al haber detectado sólo un catarro que afectaba a las vías respiratorias bajas, cuando, además, existía en el paciente un proceso tuberculoso, del cual no sospechó, sin que, por lo antes expuesto, en atención a los medios de que disponía en su consulta de la prisión de Herrera de la Mancha, pueda entenderse que hubo negligencia en su comportamiento profesional…”.

Responsabilidad legal del profesional médico basada en el error de diagnóstico.


Una Sentencia de la Audiencia Nacional, Jurisdicción Contencioso- Administrativa, del 27 de noviembre de 2002 relata que la parte recurrente considera que procede la indemnización ya que se produjo un retraso en el diagnóstico correcto provocando que su cáncer de mama se extendiese más de lo que se habría extendido en caso de que el diagnóstico se hubiese dado a tiempo .

La Audiencia falla que “A este respecto considera que se a obligación es de prestar la debida asistencia médica y no de garantizar en todo caso la curación del enfermo.

Por lo tanto, el criterio de la “Lex Artis” es un criterio de normalidad de los profesionales sanitarios que permite valorar la corrección de los actos médicos y que impone al profesional el deber de actuar con arreglo a la diligencia debida (“Lex Artis”).

Este criterio es fundamental pues permite delimitar los supuestos en los que verdaderamente puede haber lugar a responsabilidad exigiendo que no sólo exista el elemento de la lesión sino también la infracción de dicha “Lex Artis”…”.

Lo que se puede resumir en que no todo error de diagnóstico conlleva una responsabilidad por parte del facultativo, sino que para que sea imputable al mismo éste debe haber actuado de manera contraria a la Lex Artis o a su saber hacer, cosa que no sucedió, por lo que queda exento de responsabilidad.

Algunas sentencias del Tribunal Supremo tales como STS de 8 de junio de 1981, STS de 1 de diciembre de 1989 y STS de 4 de noviembre de 1991 entre otras, recogen que constituirá un delito el error de diagnóstico cuando el facultativo carezca de la pericia necesaria requerida en su trabajo. Por ello, es complicado encontrar un nexo causal entre la deficiente actuación del médico y el resultado perjudicial para el paciente.

Responsabilidad legal del profesional médico basada en el error del tratamiento.


Estaremos ante un caso de error de tratamiento cuando el facultativo o bien nos administra un medicamento de forma errónea o bien no realiza bien una cura (por ejemplo desinfectar una herida).

Para estar ante un error de tratamiento no basta con que éste no produzca el efecto deseado, sino que además deberá llevarnos a un resultado prohibido o tipificado para poder actuar contra el facultativo.

Por lo tanto, no se castiga por si sola la impericia médica o imprudencia del mismo, sino que una denuncia basada en dicha actuación en el tratamiento debe también recoger unas lesiones que no debían haberse producido.

Si considera que ha sido víctima de un error médico del que se han derivado daños y secuelas para usted no dude en contactarnos. El equipo de abogados y peritos de Legalik más cercano a usted le ayudará a entender si dicha actuación tiene consecuencias legales y a denunciar, reclamar o demandar, solicitando, en su caso la máxima indemnización posible

Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas
Error medico
Error medico
Error medico
Error medico
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP