Infección nosocomial. infecciones hospitalarias

Abogados negligencias médicas por infección nosocomial e infecciones hospitalarias

Abogados especialistas en negligencias y mala praxis medicas - Primera valoracion gratuita
Abogados especialistas en indemnización por negligencia medica por infección nosocomial.Infeccion hospitalaria causada por la falta de la debida higiene
mala praxis por infeccion
Infeccion hospitalaria causada por la falta de la debida higiene. Una infección se considera nosocomial si no hay indicios de que el paciente la tuviera ni en fase clínica, ni de incubación en el momento del ingreso; en caso contrario será considerada de tipo comunitario.

¿Ha sufrido una infección originada en el hospital donde ha sido asistido de una enfermedad o intervención?
ITU (infección del tracto urinario) en paciente sondado
Bacteriemia asociada a catéter. Sepsis.
Neumonía. Infección de prótesis.
Conjuntivitis. Toxiinfección alimentaria,
Diarrea por clostridium dificile. Legionelosis nosocomial.

Infección nosocomial. infecciones hospitalarias
Abogados especialistas en indemnización por negligencia medica por infección nosocomial. Infeccion hospitalaria causada por la falta de la debida higiene. Una infección se considera nosocomial si no hay indicios de que el paciente la tuviera ni en fase clínica, ni de incubación en el momento del ingreso; en caso contrario será considerada de tipo comunitario. Se considera como caso particular de infección nosocomial al ingreso toda infección presente en el momento del ingreso, que hubiera sido adquirida en un ingreso anterior (p.ej.: infección de prótesis).

Aboganegligencia, su equipo de abogados especialistas en reclamación de indemnizaciones por negligencias médicas de Abogaddos.com ha hecho de la Responsabilidad civil, y del universo de las negligencias su especialización. Si usted sospecha que pudiera haber sido objeto de una actuación negligente o una mala practica, no dude en contactar con nosotros para valorar en primera instancia si dicha negligencia pudiera haberse producido, y cual es el mejor camino para defender sus intereses de la mejor manera posible en segunda instancia.

Las infecciones nosocomiales están, por desgracia, al orden del día, y desafortunadamente se producen multitud de ellas a lo largo del territorio nacional. las infecciones nosocomiales, que se producen dentro de un hospital, durante una intervención quirúrgica o cualquier proceso, suelen venir causadas por la poca diligencia que se aplica en cuanto a desinfección y esterilización del material a utilizar. De entre las negligencias medicas por infecciones nosocomiales más frecuentes podemos hablar de: Infección del lugar quirúrgico, ITU (infección del tracto urinario) en paciente sondado, Bacteriemia asociada a catéter, Sepsis, Neumonía, Infección de prótesis. Conjuntivitis. Toxiinfección alimentaria, Diarrea por clostridium dificile, Legionelosis nosocomial , Infección de prótesis. Conjuntivitis. Toxiinfección alimentaria. Diarrea por clostridium dificile. Legionelosis nosocomial.

En caso de que se haya producido una infección nosocomial muy probablemente también se habrá producido una negligencia médica generadora de derecho a reclamar indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

Y así se desprende de multitud de sentencias como , a continuación expondremos en alguna de ellas de manera ilustrativa.

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 6ª, de 22 de noviembre 2010. RJ 2010/8620, que expone lo siguiente: “En segundo lugar el perito rechaza que la trombosis venosa padecida sea necesariamente imputable al acto quirúrgico pues son múltiples los factores que influyen en su aparición, incluida la propia existencia de la fractura, lo que permite excluir también aquí la existencia de una mala praxis médica. También se estiman correctos los tratamientos efectuados en relación con la trombosis venosa que presentó la recurrente a raíz de la intervención quirúrgica.

Finalmente, en cuanto a la infección padecida por estafilococo aureus ya hemos expresado que su origen es hospitalario según el informe del Dr. Juan .

La conclusión del perito es que la recurrente sufre trombosis venosa profunda en relación con un traumatismo casual que precisó de cirugía, de la que le resta como secuela una insuficiencia venosa crónica o síndrome post-flebítico. Además, a consecuencia de estos padecimientos contrajo una infección grave en su sistema de drenaje venoso-linfático que precisó de nueva cirugía y que curó adecuadamente sin secuelas importantes salvo las estéticas derivadas de las cicatrices resultantes de ambas cirugías, y el edema ortostático residual.

No resulta ocioso recordar que en el ámbito de la responsabilidad patrimonial de la Administración sanitaria para que una lesión consecuencia de una intervención quirúrgica tenga la consideración de daño antijurídico es preciso acudir al criterio de la lex artis como modo de determinar cual es la actuación médica correcta, independientemente del resultado producido en la salud o en la vida del enfermo, ya que no le es posible ni a la ciencia ni a la Administración garantizar, en todo caso, la sanidad y salud del paciente. Desde esta perspectiva ni el criterio de elección del tratamiento quirúrgico ni la secuela producida de insuficiencia venosa crónica puede ser imputada a la Administración sanitaria pues al haberse actuado con corrección resulta inexistente el preciso nexo causal entra la acción médica y el resultado dañoso.

No puede afirmarse lo mismo respecto de la infección sufrida y la ausencia del consentimiento informado.”
“…sólo podemos aceptar como resultado dañoso consecuencia de la mala práctica sanitaria la existencia de la infección y el daño moral derivado de la ausencia de consentimiento informado…”.

En el caso anteriormente expuesto se declara la responsabilidad profesional por una vulneración de la lex artis, al verse la paciente infectada por estafilococo aureus, por lo que el Tribunal dictó sentencia a favor de la paciente, obligando al pago de una indemnización por la infección contraída durante la operación.

Por otra parte la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 4ª, de 7 de marzo 2011. RJ 2011/1993 establece lo siguiente: “El núcleo de la cuestión debatida es el origen de la infección por Citrobacter koseri, que la parte actora considera que fue hospitalaria, contraída durante su permanencia en el hospital tras el parto, en tanto la parte demandada y codemandada consideran que ello no está acreditado, pudiendo haber contraído la infección una vez fue dado de alta en el hospital.

Por lo que se refiere a la infección por Acinetobacter Iwofi, dado el tiempo en que se contrae y el agente infeccioso de que se trata no existe duda de que su origen es hospitalario, aunque su trascendencia en la enfermedad y secuelas fue escasa dadas las lesiones que ya padecía.”.

“Sin embargo el hecho de que el parto fuese por cesárea y no fuesen ingresados en prematuros o neonatos ni tuviesen ningún tratamiento específico de riesgo no excluye el contagio hospitalario. Tampoco los días transcurridos desde el alta, dado que el en niños de esa edad la infección se puede manifestar incluso transcurrido más tiempo. En cuanto a la no aparición de más casos tampoco es un dato que excluya el contagio hospitalario, pues ello supone la no aparición de un brote de contagio, sino dos casos aislados, lo que tampoco se puede considerar como un caso excepcional en infecciones nosocomiales.”

“No obstante tal alegato en realidad la critica que se realiza a la sentencia se residencia en la valoración de la prueba al haber aceptado la Sala de instancia el origen hospitalario, tras una pormenorizada argumentación, respecto los pros y los contras sobre la causa del origen de la infección. Queda claro para la Sala de instancia el nexo causal y, por ende, el quebranto de la "lex artis" a partir del conjunto de informes aportados.”.

En esta sentencia, el Tribunal establece que dicha infección se produjo en el Hospital, por lo que declaró haber lugar a responsabilidad, estableciendo una indemnización por los daños sufridos ante esta falta de diligencia y previsibilidad en lo que respecta al cuidado del paciente para la evitación de infecciones nosocomiales.

Si cree que usted o un familiar han podido contraer una enfermedad infecciosa por su paso por el hospital, no dude en contactar con nuestro equipo de profesionales, le atenderemos con la mayor brevedad posible y le prestaremos el asesoramiento jurídico necesario para que vea resarcidos en caso de estimarse tal el origen, los daños ocasionados por la contracción de dicha enfermedad en el ámbito hospitalario.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas
Infección nosocomial. infecciones hospitalarias
Infección nosocomial. infecciones hospitalarias
Infección nosocomial. infecciones hospitalarias
Infección nosocomial. infecciones hospitalarias
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP