Negligencia medica síndrome de cola de caballlo

Abogados expertos en indemnización síndrome de cola de caballo

Abogados especialistas en negligencias y mala praxis medicas - Primera valoracion gratuita
Abogados expertos en reclamación por negligencia médica síndrome de cola de caballo. Consiga la máxima indemnización por mala praxis
¿ Ha sufrido un síndrome de cola de caballo provocado por una mala praxis médica?

Índice. Abogados expertos en indemnización síndrome de cola de caballo

¿ Considera que es víctima de una negligencia médica que le ha provocado un síndrome de cola de caballo y precisa abogado y/o perito experto?
¿Desea saber que indemnización podría corresponderle?

Negligencia medica síndrome de cola de caballlo

Síndrome de cola de caballo:


El síndrome de cola de caballo se produce cuando las raíces nerviosas en la base de la columna vertebral se comprimen. El síndrome de cola de caballo afecta principalmente a este grupo de nervios que determina la sensación y funcionamiento de la vejiga, intestinos, órganos sexuales y piernas.

El síndrome de cauda equina es una emergencia médica seria que requiere un testeo y, posiblemente, una intervención quirúrgica urgente. Si los pacientes con síndrome de cola de caballo no reciben tratamiento de una manera rápida, algunos de los resultados adversos podrían ser parálisis permanente, problemas de control urinario o intestinal, dificultad para caminar y otros problemas neurológicos y físicos.

Obtiene su nombre del latín, "cauda equina", porque los nervios que se encuentran hacia el final de la columna vertebral se asemejan a los de la cola de un caballo, ya que se extienden desde la médula espinal hacia abajo en cada pierna.

Causas y factores de riesgo:


El síndrome de cola de caballo es causado por la compresión de los nervios de la columna lumbar y un estrechamiento del canal espinal. Esta presión sobre los nervios espinales puede ocurrir por varias causas:

- Una causa común de síndrome de cola de caballo es la ruptura de un disco espinal. Un disco espinal es una masa semi blanda de tejido que reposa en medio de los huesos de la columna. Estos huesos se conocen como vértebras. Los discos actúan como los amortiguadores de la columna, y esto provoca que cuando un disco se rompe y se sale del canal espinal, puede ejercer presión contra el grupo de nervios, provocando el síndrome de cauda equina en la persona.

- Cualquier problema en la columna vertebral que pueda comprimir los nervios de la espalda baja, por lo general, una hernia de disco lumbar o estenosis lumbar espinal.

- Afecciones inflamatorias de la columna vertebral, como espondilitis anquilosante.

- Infecciones en el canal espinal, como el absceso epidural raquídeo en el canal espinal.

- Tumores espinales que pueden causar presión en los nervios de la zona inferior de la columna, como neoplasias.

- Lesión que penetra la espalda baja, como una herida de arma de fuego o de arma blanca.

- Traumatismos en la columna lumbar, producido por una caída o una cirugía mal realizada.

- Lesión de masa, por ejemplo, coágulo sanguíneo.

Síntomas que suelen acompañar al síndrome de cola de caballo:


Los típicos síntomas del síndrome de cola de caballo varían en intensidad y aparición, y pueden incluir uno o varios de los siguientes: (Si usted tiene alguno de estos síntomas, no asuma que se debe al Síndrome de cola de caballo. Estos síntomas podrían ser causados por otras afecciones.)

- Severo dolor en la parte baja de la espalda.
- Sensación alterada o entumecimiento severo y progresivo en las extremidades inferiores, las piernas y los pies, causando posiblemente dificultad para caminar.
- Adormecimiento, hormigueo en el área de la entrepierna. (el área del cuerpo que se sentaría en una montura: la parte interna de los muslos/entre las piernas, los glúteos, la parte trasera de las piernas y la región sacra)
- Incontinencia urinaria o intestinal, con inclusión de disfunciones que causen la retención de orina, la incapacidad de retener orina o la pérdida del control fecal.
- Incapacidad para caminar, o arrastre de los pies.
- Dolor en la espalda baja, que puede ser descrito como un dolor agudo en un área localizada.
- Dolor punzante intenso en la pierna.

Los pacientes que presenten alguno de los síntomas descritos deben procurar atención médica en forma inmediata.

Los síntomas del síndrome de cauda equina pueden ocurrir en forma inesperada o más gradual, desarrollándose a lo largo de algunas semanas o en otros casos con el paso de algunos años.

* Aparición repentina: Los síntomas de aparición repentina del síndrome de cola de caballo están típicamente marcados por incontinencia o disfunción urinaria y intestinal o por una debilidad progresiva en las piernas y en los pies.

* Aparición gradual: Los síntomas de aparición gradual del síndrome de cauda equina suelen incluir dolor de espalda recurrente en combinación con debilidad muscular y entumecimiento con incontinencia y disfunción urinaria o intestinal.

Factores de riesgo:


Los factores de riesgo que ofrecen más posibilidad de desembocar en un síndrome de cola de caballo son algunos como poseer una enfermedad degenerativa de discos, tener un historial de problemas en la espalda, poseer una enfermedad degenerativa de discos, defectos congénitos como por ejemplo estrechamiento de canal espinal o espina bífida, hemorragias que afecten la columna vertebral, malformación arteriovenosa someterse a cirugía espinal o anestesia espinal, o bien sufrir una lesión o tumor que afecte la columna o que sea una infección la que afecte la columna.

Se requiere cirugía para tratar el síndrome de cola de caballo, por lo que su médico intentará revertir el daño ya que si no se somete a cirugía, usted podría tener daño permanente. Ya que podría quedar paralizado e incapaz de controlar sus evacuaciones de la vejiga e intestinos.

Negligencias comunes:


Esta afección, por lo general, requiere una descompresión quirúrgica de emergencia lo más rápidamente posible con el fin de reducir o eliminar la presión sobre el nervio. A pesar de que no hay un estudio clínico aleatorizado prospectivo que lo confirme sin dejar lugar a dudas, se suele pensar que la cirugía realizada dentro de las 24 a 48 horas, brinda el mayor potencial para la mejoría de los déficits sensoriales y motores, como del funcionamiento de la vejiga y del intestino, y la mayoría de los cirujanos recomiendan la realización de la cirugía para descomprimir los nervios lo antes posible, aproximadamente dentro de las 8 horas del comienzo de los síntomas.

El pronóstico para el síndrome de cauda equina depende de múltiples factores, con inclusión del grado de lesión producida al nervio y la rapidez con la cual el nervio es descomprimido. Luego de la cirugía, la extensión de la recuperación es variable y es posible que los pacientes sigan experimentando algo de dolor, problemas con su vejiga y su intestino y otras disfunciones, dependiendo de la duración y la gravedad de los síntomas previos a la cirugía. Los pacientes deben saber que el síndrome de cauda equina que resulta en la lesión de los nervios es muy poco común.

- Procedimientos intervencionistas: Un grupo de problemas puede derivar de los procedimientos anestésicos intrarraquídeos o con las punciones lumbares . En ambos casos, la lesión de una raíz constituye un riesgo típico, por lo que debe constar en el documento de consentimientos informado. En tales casos, la valoración incluye el diagnóstico precoz ya que se trata de lesiones muy graves y tratables a menudo, caso de actuar precozmente. Hemos visto casos de hematomas extradurales espinales que requieren de evacuación urgente u otras situaciones como el denominado neuro-raquis que consiste en el acumulo de aire en el interior de la columna vertebral. En estos casos, el concepto jurídico que suele prevalecer es el de la pérdida de oportunidad, en tanto un diagnóstico precoz hubiera podido evitar o reducir el daño.

- Procedimientos quirúrgicos: Este tipo de lesiones son riesgos típicos de determinadas cirugías y pueden ocurrir con la mejor de las técnicas. Se trata de una entidad en la cual la litigación es frecuente si hay síntomas residuales, especialmente si la historia clínica es deficitaria o si no se ha explicado pre-quirúrgicamente convenientemente al paciente y este ha entendido las expectativas reales de mejoría tras la intervención, las cuales son a veces escasas. Es importante que en la valoración del caso se atienda a la existencia de una preservación escrupulosa del deber de cuidado, entendiendo por tal la necesidad de vigilar la evolución de los casos para evitar diagnósticos tardíos de las complicaciones.

Jurisprudencia:


A continuación analizaremos algunas sentencias producidas por nuestros Tribunales para ver mejor su manera de actuar ante estos supuestos:

El Juzgado de Primera Instancia número 20 de Barcelona ha condenado al S**** y la aseguradora que lo representaba a indemnizar con 25.197 euros a C.R.C., una paciente que se operó en el Hospital del Mar de Barcelona de la columna vertebral en 2011 para superar un dolor y una sobrecarga lumbar. Esta intervención quirúrgica fue desaconsejada por los servicios médicos del Hospital Virgen de las Nieves de Granada que la venía tratando desde hacía años de estos problemas. La última vez que le dijeron que no se operase fue cinco meses antes de la intervención en Barcelona.

Tras la operación, la paciente quedó peor ya que padece como secuela el llamado síndrome de cola de caballo una presión extrema e hinchazón de los nervios que se encuentran al final de la médula espinal. Además de esta lesión motora, la mujer también sufre alteración de esfínteres, cojera, cicatrices y un trastorno depresivo reactivo «ya que se habían agravado sus problemas psíquicos aumentando igualmente su medicación», según la demanda presentada por su abogado.

Tras el juicio celebrado, la magistrada consideró que no existía una negligencia médica en la operación de la paciente ya los informes médicos periciales aconsejaban la operación porque el estado de salud de la mujer había empeorado.

Sin embargo, la sentencia indica que existe una vulneración de la ley porque los responsables sanitarios demandados no informaron a la demandante «de manera adecuada sobre las posibles consecuencias de la operación dados sus antecedentes». Y es que para la magistrada no sólo bastaba que firmase el consentimiento informado sino que además la mujer debía saber de forma «clara y adecuada» de los riesgos que corría con esta operación de liberación de la presión en sus raíces nerviosas en la columna. En este sentido, la sentencia cree que la paciente tenía más riesgo de seguir con dolor que la mayoría de enfermos que se someten a esta intervención y que no fue informada de ello correctamente. Por eso, condena a la administración y a la aseguradora a abonarle 25.197 euros, más los intereses legales desde que presentó la demanda, por diversas secuelas como la depresión o las cicatrices.

El abogado de la demandante tiene previsto recurrir la sentencia para reclamar la incapacidad permanente absoluta para trabajar, que el juzgado le denegó, ya que considera que "está claro que hay un antes y un después" de la operación ya que "no es lo mismo tener unas pequeñas molestias que no se sabe cómo pueden degenerar" que sufrir secuelas desde septiembre de 2011. Por eso reclamarán 150.000 euros de indemnización.

Analizando el recurso presentado a posterior podemos ver que:

La Audiencia de Barcelona ha estimado en parte el recurso presentado por una músico de viola y ha revocado la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 20 de Barcelona que absolvía al S**** de una mala praxis médica. De esta forma, los magistrados condenan a la administración sanitaria catalana y a su compañía de seguros a abonar unos 183.370 euros más intereses a la recurrente por las secuelas que le han quedado tras ser operada en 2014 de un síndrome de desfiladero torácico.

En concreto, la paciente sufre una severa afectación neurológica del brazo derecho tras la intervención quirúrgica, lo que afecta a su carrera profesional. La demandante consideraba que el doctor que le diagnóstico esta enfermedad había errado por lo que era innecesaria la operación a la que fue sometida. La primera sentencia judicial consideraba que no existía mala praxis en la acción del médico ni tampoco un daño desproporcionado en la recurrente tras la operación.

En este sentido, la Audiencia de Barcelona mantiene que no hubo negligencia médica ya que la paciente tenía una lesión del plexo braquial aunque sin embargo remarca que el doctor "no puede dar una explicación plausible de por qué habiendo efectuado una manipulación quirúrgica correcta se produjeron las consecuencias fatales" sobre la demandante. Por eso los magistrados consideran que se puede atribuir al doctor este daño desproporcionado que limita la función del brazo de la violista y que "médicamente hablando está acreditado que tal profesión no podrá ejercerse por la apelante tras la operación".

De esta forma, los magistrados consideran que la demandante debe ser indemnizada con 183.370 euros más los intereses legales correspondientes, lo que podría aumentar la cifra a unos 344.000 euros.

Si usted se ha sometido recientemente a un proceso médico y se siente víctima de una mala praxis por parte de su médico o equipo médico no dude en contactar con nuestro equipo de abogados especialistas en reclamación de indemnizaciones por negligencias médicas que le ayudarán primero junto a nuestros peritos expertos en negligencias por mala praxis, a entender si lo que usted sospecha ser una negligencia realmente lo es y, de ser así ayudarle a defender sus derechos en la sede legal que correspondiese a la estrategia legal marcada para que vea resarcidos los daños y perjuicios que le han sido ocasionados por esa intervención mal realizada.









Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas
Negligencia medica síndrome de cola de caballlo
Negligencia medica síndrome de cola de caballlo
Negligencia medica síndrome de cola de caballlo
Negligencia medica síndrome de cola de caballlo
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Política de cookies. Acepta