Obstetricia

Abogados indemnización por negligencia medica obstetrica

Abogados especialistas en negligencias y mala praxis medicas - Primera valoracion gratuita
Abogados expertos en negligencias médicas en obstetricia vinculadas al embarazo o al parto. Reclamacion de indemnizaciones en hospital publico o privado
Mala praxis obstetricia

Obstetricia
Los abogados de Aboganegligencia, su equipo de abogados especialistas en reclamación de indemnizaciones por negligencias médicas de Legalik Central de Servicios jurídicos, sabemos lo terriblemente difícil que puede resultar tomar la decisión de ejercer acciones legales por una negligencia o mala praxis médica en relación a un proceso obstétrico.

Cuente con nosotros para resolver sus dudas, para entender si pudiera haberse producido la negligencia que sospecha, si pudieran no haberse seguido las normas y protocolo de la Sociedad Española de Ginecología y de ser así para proceder de la mejor manera posible en Derecho de la defensa de sus intereses.

Las negligencias más comunes en obstetricia suelen darse durante el seguimiento del embarazo:

- Errores en la prueba de cribado para detectar el síndrome de Down.

- Problemas derivados de mal seguimiento del embarazo

- Fallos producidos al no diagnosticar malformaciones fetales muy evidentes en las ecografías morfológicas que se hayan realizado durante el embarazo. Con especial atención a las realizadas durante el segundo trimestre, por ser el límite previsto por la ley para proceder a la interrupción voluntaria del embarazo.

En definitiva, se trata en muchas ocasiones de errores de diagnóstico por impericia del médico provocado por una mala praxis o negligencia sobre la ginecología y obstétrica cuya repercusión será conocida en el momento del nacimiento y al analizar la historia clínica.

Negligencias médicas en Obstetricia vinculadas al momento del Parto:

- Instrumentación inadecuada (fórceps o ventosa), distocias de hombros con parálisis de plexo braquial, distocias por macrosomía fetal, expulsivos prolongados con cesárea tardía u omitida, meconio, alteraciones en el registro cardiotocográfico, omisión de Ph intraparto, maniobras intempestivas (Kristeller), todas ellas con resultado de muerte fetal o parálisis cerebral permanente con tetraplejia espástica.

- Hemorragias maternas por desprendimientos de placenta desapercibidos, placenta previa o baja, corioamnionitis por rotura precoz de membranas no diagnosticadas. Desgarros espontáneos o por instrumentación con necesidad de histerectomía e incuso en último extremo fallecimiento materno o del bebe

- La lesión en médula espinal o daños sobre la raíz nerviosa que se produce cuando la negligencia provoca una alteración de la médula espinal, pudiendo derivar en un arrancamiento de la raíz, que puede provocar una pérdida tanto de sensibilidad como de movilidad.

- Mala praxis en punción abdominal de la matriz para extraer una pequeña cantidad del líquido amniótico que rodea el feto con el objeto de confirmar o descartar alguna anomalía en el feto, en la prueba conocida como amniocentesis.

La mayoría de estos errores pueden venir por no acordar su realización cuando la misma se encuentra recomendada por las especiales circunstancias del caso.

A su vez, también, por su deficiente realización que pudiera llegar a causar lesiones graves a la madre o al feto e incluso en los supuestos mas desafortunados, el fallecimiento en aquellos casos en los que por impericia en su realización se secciona alguno de los vasos arteriales de la placenta.

Negligencias médicas en Obstetricia vinculadas al embarazo:

- Las derivadas de errores diagnósticos durante el embarazo: cromosomopatías y malformaciones fetales no diagnosticadas por ecografía, retardos del crecimiento, hipertensión, diabetes gestacional.

Son, una de nuestras especialidades derivadas de la especialización en ecografía obstétrica y ginecológica, doppler y 4D.

- Embarazos Ectópicos no diagnosticados con pérdida de una trompa, o complicados con necesidad de histerectomía .

- Lesión del plexo braquial, se produce afectando a la red de nervios que envía señales desde la columna vertebral hasta el hombro, la mano y el brazo afectado por rotación interna. El daño del plexo braquial puede llegar a provocar síntomas que varían entre el brazo flácido o paralizado.

- Fracturas de clavícula cuando por motivo de una negligencia médica se produce una fractura en el miembro afectado que discurre horizontalmente entre el omóplato y la parte superior del esternón.

- Violencia obstétrica por perforaciones al legrar en abortos espontáneos o provocados. Accidentes durante el embarazo que conlleven aborto o sufrimiento fetal.

Vías judiciales para reclamar el daño sufrido por una negligencia médica en ginecología u obstetrica. Penal, Civil o administrativa



Acudir a la vía judicial para este tipo de responsabilidades es importante para muchas familias ya que es la única vía que tienen para resarcir el daño.

Existen diversas vías para resarcir el fin perseguido. En primer lugar y con carácter previo siempre existe la opción de negociación extrajudicial, pero si resulta necesario o procede llegar a la vía judicial disponemos de la vía penal, vía civil y vía contencioso- administrativa , todas ellas a determinar en función de en que tipo de hospital o clínica se hubiera producido la negligencia, y cual fuera la actuación reprochable penal o civilmente del facultativo.

La opción penal se inicia mediante denuncia. Esta denuncia debe presentarse en un plazo máximo de 6 meses para evitar prescripciones .

En dicha vía buscamos pena de prisión e inhabilitación para el ejercicio de la profesión (es decir, para sus funciones ginecológicas u obstétricas) para el facultativo y demás del reproche penal, la pertinente indemnización económica.

De esta vía debemos destacar que es difícil que gracias a ella consigamos un resultado favorable dado que lo que se pretende probar no es un daño, sino la comisión de un delito antijurídico capaz de subsumir en un tipo penal recogido en el Código Penal.

La responsabilidad penal se produce por la realización de acciones u omisiones contempladas en el Código Penal cuando una persona ha provocado de forma intencionada o imprudente lesiones a bienes protegidos por el Derecho penal.

Pueden acudir tanto los que han optado por la sanidad privada para tener el bebé como los que optaron por la vía pública. Se inicia mediante denuncia o querella, y pudiendo iniciarse sin la necesidad ni de letrado ni de procurador.

El plazo para interponerse sería adecuado dentro de los seis meses tras el nacimiento del bebé para evitar posibles prescripciones en el caso de que sea reputado falta ab initio o con posterioridad (según nueva jurisprudencia).

Para que obtengamos resarcimiento penal, se requiere que el hecho cometido esté expresamente previsto como infracción penal (delitos, en los casos más grave).

La sanción que se obtiene en principio es una pena, pudiendo imponerse la pena privativa de libertad, inhabilitación, multas etc. Tras celebrarse el correspondiente juicio. Paralelamente, siendo la opción más recomendada, se puede solicitar la responsabilidad civil.

En estos casos, el juez además de imponer la pena correspondiente, determinará cuál es la indemnización por los daños y perjuicios ocasionados.

La responsabilidad penal puede tener lugar por acción o por omisión ya que el facultativo incide en la mala praxis cuando lleva a cabo una técnica no deseada o cuando simplemente no actúa a tiempo. Para su sanción, tal y como comentamos en el párrafo precedente, se requiere o que medie intencionalidad (dolo) o falta de cuidado (imprudencia) por parte del profesional sanitario ya que debe ser una conducta recogida en el Código Penal.

Lo más normal es que la conducta sea imprudente por no tomarse las medidas adecuadas, ya que a priori el facultativo nunca busca el provocar un daño intencionado a uno de sus pacientes.

La vía civil es una vía que económicamente pudiera parecer más costosa, pero a su vez da unos mejores resultados. Debe iniciarse presentando una demanda mediante abogado y procurador en el plazo máximo de un año desde el nacimiento del bebé ya que los plazos empiezan a contar desde se produce el daño.

Este plazo se tiene en cuenta si entendemos que la responsabilidad es extracontractual. Con esta vía se obtiene el reconocimiento de una responsabilidad y el resarcimiento mediante la pertinente indemnización. Lo que en éste caso como abogados de negligencias médicas probaremos es una responsabilidad subjetiva, no un delito como sucede en la vía penal.

Este procedimiento aparece amparado en los artículos 1902 y siguientes del Código Civil. En vía civil se inicia el procedimiento mediante demanda de juicio ordinario o verbal dependiendo de la cuantía del caso.

En estos procedimientos a diferencia de la responsabilidad de la Administración donde tiene un carácter objetivo, en el procedimiento civil dicha responsabilidad requiere culpa, es decir, para condenar a una persona se requiere haber constatado una actuación negligente de la misma.

Puede existir condena en costas que va en función de la cuantía solicitada y las personas demandadas y que se imponen a la parte que pierda el procedimiento (en el proceso civil es el proceso donde las costas, de imponerse, por perder, son las más elevadas). En el caso de estimación parcial cada parte abonará las suyas, artículo 394 del LEC.

Junto con la responsabilidad penal se dará una responsabilidad civil tal y como redactamos anteriormente pero no se produce siempre a la inversa, es decir no siempre que haya responsabilidad civil habrá responsabilidad penal por imprudencia, pues las reglas para establecer la responsabilidad penal son más estrictas que las seguidas para determinar la responsabilidad civil.

Además, la responsabilidad penal requiere que se pueda individualizar a la persona concreta o personas que causaron el daño y en ocasiones es difícil.

La vía contencioso administrativa está enfocada a solventar partos acaecidos en Hospitales Públicos, es decir en ginecólogos de la Seguridad Social. La responsabilidad de la Administración es objetiva, es decir se calcula en base al daño ocasionado.

Los procedimientos de responsabilidad patrimonial de las Administraciones Públicas se iniciarán de oficio o por reclamación de los interesados, siendo lo habitual que se inicien a instancia de los interesados. La Administración puede indemnizar en un primer momento y evitar dicha vía. Si no se obtiene respuesta, se presenta ante el Juzgado.

Para ello debemos presentar un escrito en el departamento de sanidad, donde se especifiquen las lesiones producidas, la relación de causalidad entre éstas y el funcionamiento del servicio público y la evaluación económica de los daños si es posible.

Es decir, debemos aclarar dónde está el nexo que conecta actuación- daño. Junto a él debemos aportar todos los elementos de prueba que permitan demostrar el origen del daño y sus consecuencias.

Un importante inciso para esta vía es que no podremos reclamar posteriormente en vía judicial más de lo que se haya solicitado en vía administrativa por lo que debemos ser coherentes con nuestras peticiones.

Una vez tengamos la resolución administrativa de los procedimientos de responsabilidad patrimonial, pondremos fin a la vía administrativa. Es decir que tras ello, lo que cabe es iniciar la judicial si no se ha conseguido indemnización. Si no recae resolución expresa se podrá entender desestimada la solicitud de indemnización (silencio negativo) e iniciarse la pertinente vía judicial.

El plazo para esta vía será de un año desde que se produjo el hecho. Si estos daños tienen carácter físico o psíquico, el plazo comienza a computarse desde que se produce la curación o desde el momento en el que se determine el alcance de las secuelas, siendo esto lo que sucede en los casos de PBO, son denunciadas años más tarde ya que en un primer momento es imposible determinar cuál será el daño hasta que el niño no crece un poco más.

Cuando las partes ya han iniciado la reclamación patrimonial previa ante la Administración, transcurridos los seis meses siguientes sin la obtención de respuesta, se puede iniciar demanda judicial, y siempre antes de que transcurra un año desde el inicio de dicha reclamación.

En la reclamación previa no es necesario abogado ni procurador pero sería recomendable que contactase desde un primer momento con uno de nuestros expertos para que le asesoren acerca de qué pretensiones determinar en la demanda.

En la vía judicial las partes deben intervenir obligatoriamente asistidas por un abogado, siendo opcional la representación mediante procurador.

Sea cual sea su caso, si tiene sospechas de que pudiera haber sido víctima de una negligencia en el ámbito de la obstetricia, contacte con nosotros, por teléfono o mail y el abogado y/o perito de nuestro equipo más cercano a usted le contactará a la mayor brevedad posible.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas
Obstetricia
Obstetricia
Obstetricia
Obstetricia
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP