Ridectomia o lifting

Abogados indemnización por negligencia médica en ridectomia o lifting

Abogados especialistas en negligencias y mala praxis medicas - Primera valoracion gratuita
Abogados especialistas en indemnización por negligencia médica en ridectomia o lifting
Mala praxis en lifting o ridectomia

Ridectomia o lifting
Si usted se ha sometido recientemente a una ritidectomía o lifting y cree que ha sido víctima de una negligencia médica, contacte con nosotros. El equipo de abogados y peritos expertos en Negligencias médicas de ABOGANEGLIGENCIA está a su disposición para ayudarle a entender si lo ha sido y de ser así para ayudarle a defender sus derechos.

La ritidectomía o lifting es un procedimiento quirúrgico que busca la eliminación de arrugas de cualquier parte del cuerpo, siendo el área de práctica más frecuente la cara.
Esta intervención también es conocida como lifting facial, ritidoplastia o estiramiento de la cara. El nombre ritidectomía proviene de los términos griegos "rhytis" y "ek tomé" que significan arruga y amputación, respectivamente.

El objetivo de esta intervención es cortar la piel sobrante que aparece con el paso de los años provocando una sensación de flacidez en el área que afecta. Para ello se buscan técnicas que otorguen tonicidad y que alisen la dermis, siendo el acabado un aspecto rejuvenecedor.

Generalmente se inicia y se finaliza en una sola intervención. Antes de la misma se debe realizar un estudio preoperatorio en el que el doctor analiza las circunstancias de la persona que desea ser intervenida; enfermedades, alergias, forma de vida, antecedentes médicos etc. Una vez finalizado el mismo, le debe mostrar al paciente cual sería el resultado final tras la intervención y éste debe estar de acuerdo, aceptar los riesgos y firmar la hoja de consentimiento informado.

Como la mayoría de las operaciones estéticas ésta se realiza en un quirófano y se debe aplicar anestesia general o local, dependiendo de su magnitud. Mediante la misma se reposicionan las capas musculares, la piel y la grasa, retirando el tejido sobrante a través de una pequeña incisión que suele practicarse detrás de las orejas y entre el cuero cabelludo, para evitar cicatrices visibles. Cuando lo que se busca operar es el cuello, la incisión se realiza debajo del mentón.

Una vez finalizada se venda la cabeza del paciente con un vendaje acolchado y con un sistema de drenaje cerrado o cubierto. Los ojos se cubren con parches, retirándose todo al poco tiempo, aproximadamente pasadas 24- 48 horas.

Son multiples los casos y las sentencias que nuestros tribunales dictan cada día relativas a supuestos de negligencias médicas en liftings o ridectomias. Asi:

- La Sección 17 de la Audiencia Provincial de Madrid, en fecha 25 de abril de 2006, resuelve el recurso 467/2005 fallando en el mismo de forma condenatoria por un “delito de lesiones imprudentes graves” en una intervención de lifting facial.

En este caso la demandante tras la operación, en teoría embellecedora, sufrió una severa asimetría facial y una pérdida de mordida por la parte derecha de la cara, además de dolores en la zona mandibular y centro facial. A todo ello, debemos añadir una severa depresión provocada por los daños estéticos y sociales que esto le convella.

- El Juzgado de Primera Instancia de Murcia condenz en el año 2008 a una clínica estética de esta ciudad al pago de 3.000 euros, en concepto de indemnización, a una paciente a la que se le había practicado un lifting facial deficiente y a pesar del mal resultado y de sus quejas, no quisieron practicarle una segunda intervención que arreglase el error. Esta decisión fue recurrida por la clínica, no viéndose el fallo alterado en segunda instancia “Precisamente tal observación -dice la Audiencia- es lo que hace procedente la confirmación de la sentencia apelada, porque si la edad y la elasticidad de la piel de la demandante no hacían aconsejable la primera intervención quirúrgica, la clínica no debió contratar el tratamiento, al ser aquélla profana en la materia”. En la demanda,se reclama la suma de 7.800 euros por los procedimientos quirúrgicos no realizados y porque la que se llevó a cabo tuvo unos resultados desastrosos. La sala concluye que “es evidente que la demandada, antes de contratar con ella, debió analizar su edad y la elasticidad de su piel e informarle de los dudosos resultados de las intervenciones”. La clínica Z. S.L al conocer el fallo del primer juicio, intentó recurrir la resolución no viéndose la misma alterada en instancias posteriores.

- El Juzgado de Primera Instancia núm. 3 de Marbella, en enero de 2009, condenó al centro estético M.C al pago de una indemnización de 62.693,31 euros a una clienta que quedó insatisfecha tras realizarse un lifting facial en la citada clínica. La paciente sufrió una «gran úlcera» en el ojo derecho además de innumerables lesiones estéticas. Sólo en medicamentos y paliativos había gastado más de 7.500 euros.

- Otra fallo que condena la mala praxis en cirugía estética, aunque en Primera Instancia corrió la parte demandante con la misma suerte, se puede ver en la Sentencia de la Audiencia Provincial de Málaga, Sección Sexta. El caso provenía del Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Ronda. La Audiencia decide estimar en parte el recurso de Apelación frente a la Sentencia de Primera Instancia estimando en parte la demanda formulada frente a Clínica D.L S.A., condenando a la misma a satisfacer al actor con la suma de 4.038,89 euros, más los intereses legales de dicha cantidad, desde la fecha de la presentación de la demanda de conciliación (4 de febrero de 2008), así como al pago de las costas procesales devengadas en la primera instancia.

Cuando una persona se somete a una intervención estética y la misma resulta fallida, además del resarcimiento económico, también busca ver rejuvenecida su imagen, motivo inicial por el que decide someterse a la misma. Es por ello que puede formar parte de la acción el desarrollo de dicha intervención de forma paralela a la propia indemnización: El Juzgado de Primera Instancia núm. 9 de León, en fecha 22 de julio de 2009, condena a la doctora Pura y a las entidades S. S.L. de M.G y Med. Tecnologías Médicas, S.L. con el iguiente fallo “Que debo estimar y estimo parcialmente la demanda interpuesta por el Procurador Sr. F.C en nombre y representación de D. contra las entidades S. S.L. de M.G y Med. Tecnologías Médicas S.L. y en su consecuencia, debo condenar y condeno a las meritadas codemandadas a abonar solidariamente a la actora la cantidad de 79.167,35 euros (…) e igualmente, debo condenar y condeno a meritadas codemandadas a abonar a la actora la cantidad que se determine en ejecución de sentencia, siempre y cuando la actora, en el plazo de los dos años siguientes a la firmeza de la presente resolución, lleve a cabo la operación de lifting facial con la finalidad reparadora funcional (…) para lo cual, deberán aportarse las facturas de honorarios médicos de la intervención, así como las facturas de anestesia, hospitalización y desplazamientos generados de la misma, y con el límite, los honorarios médicos de la intervención de 18.000 euros y los gastos antedichos de 3.000 euros (..). Que igualmente, deberá entenderse, que en caso de no llevarse a cabo dicha intervención en el plazo antedicho, que la actora renuncia a la misma, y por consecuencia, a las cantidades que supondrían dicha intervención y que se determinarían en ejecución de sentencia conforme a los parámetros antedichos. Y todo ello, sin expresa condena en costas a parte alguna".

La Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, de 25 de Noviembre de 2013 nos muestra que es posible condenar tanto la mala praxis en cirugía estética como la mala calidad de los materiales o productos empleados para lograr un buen resultado.

El cuerpo de una paciente sufrió un fuerte rechazo al producto ‘Bxo-Alxx’ (implante facial para la corrección de arrugas en surcos nasogenarios). A consecuencia de esto, el proceso rejuvenecedor finalizó con un nefasto resultado y la misma tuvo que ser intervenida varias veces para lograr la extracción del implante. La extracción de dicho implante era complicada, resultando imposible extraerlo completamente. El Juzgado de Primera Instancia dictó sentencia condenatoria para la parte demandada, las empresas que comercializaban dicho producto, debiendo las mismas pagar casi 80.000 euros más una operación de lifting facial, con la finalidad de reparar el rostro de la mujer. Este fallo fue recurrido, siendo confirmado por la Audiencia Provincial, la cual sólo redujo mínimamente la cantidad de la indemnización. Finalmente, el Tribunal Supremo desestimó el recurso de casación interpuesto por las demandadas y confirmó la condena. Tanto la Audiencia como el Juzgado basaron su decisión en la importancia de una información previa y completa, no siendo nada claro el prospecto informativo. No aplicaron la ley 22/1994 de Responsabilidad por daños causados por productos defectuosos ya que el mismo no fue calificado en ninguna instancia como defectuoso, sino como incompleto, ya que el producto de estética era de buena calidad pero omitía los posibles efectos adversos y las posibilidades de extracción del implante. Por ello, ya que la clínica también desconocía cómo actuar, fue aplicada la Ley 26/1984 General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (LGDCU). A diferencia de las instancias inferiores, el Tribunal Supremo sí calificó ll producto como defectuoso considerando que la información era defectuosa y engañosa ya que en teoría se trataba de un implante fácilmente extraíble, comprado expresamente por eso, y resultó ser todo lo contrario. Una vez rechazada la aplicación de la LGDCU el Tribunal Supremo analizó el caso basándose en el Código Civil ya que la demandante lo invocó en su fundamento jurídico. Finalmente el Tribunal Supremo consideró que las empresas distribuidoras habían actuado de forma dolosa ya que comercializaron el producto de forma engañosa, descubriendo más tarde que ya tenían conocimiento de algún accidente en un intento de extracción.

- Como en todas las intervenciones estéticas, es decir, intervenciones no curativas sino voluntarias, el consentimiento informado juega un papel fundamental. La nota característica de la medicina voluntaria es que permite al paciente conocer de antemano el resultado y le concede el poder de decidir si desea ser intervenido o no. Esto se puede ver reflejado en la Sentencia de la Sección Primera de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, de fecha 13 de mayo de 2011, concluye condenando a un facultativo y a su compañía aseguradora con el pago de 30.000 euros alegándolo del siguiente modo “Se trata de una intervención que en ningún caso debió realizarse sin antes comprobar que la paciente había sido previamente informado y que le ha generado un daño por el que debe ser indemnizado. No es el daño que resulta de la intervención programada puesto que no se produjo, sino el daño que resulta de la que sí se llevó a cabo con la que no solo no logró mejorar sus dolencias en la rodilla, sino que se le privó de conocer los riesgos y beneficios posibles para su salud, puesto que ninguna información hubo respecto de una actuación médica que desconocía. La falta de información constituye en este caso un daño moral grave.”

La sentencia del Tribunal Supremo de fecha 17 de mayo de 2005, afirma que “La cirugía estética es una faceta más del ámbito de actuación que corresponde a los médicos que ostentan el título oficial de especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora”. A la vista de todos los fallos anteriores, podemos observar que los errores en medicina estética son indemnizables ya que si el facultativo se compromete con usted a lograr un determinado resultado, que luego no se cumple, debe ser compensado tanto económica como moralmente.
Por todo lo anterior si usted ha sido víctima de una negligencia médica, en el marco de una ritidectomía o lifting facial, no dude en ponerse en contacto con el equipo de ABOGANEGLIGENCIA ya sea por vía telefónica o rellenando el formulario adjunto. Con la mayor brevedad posible nuestro equipo de abogados expertos en negligencias y peritos médicos se pondrán en contacto con usted para ayudarle con su caso particular a restablecer los perjuicios y obtener la debida indemnización.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas
Ridectomia o lifting
Ridectomia o lifting
Ridectomia o lifting
Ridectomia o lifting
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2020 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Política de cookies. Acepta