Seguimiento embarazo y malformaciones fetales

Abogados indemnización por negligencia medica en el seguimiento del embarazo y malformaciones fetales

Abogados especialistas en negligencias y mala praxis medicas - Primera valoracion gratuita
Abogados expertos en negligencias medicas en el seguimiento del embarazo y malformaciones fetales.
Mala praxis seguimiento embarazo-malformacion-malformacion-fetal
Normalmente, la negligencia médica más frecuente vinculada al embarazo es el erróneo, incorrecto o negligente seguimiento del embarazo, no detectando en la mayoría de los casos malformaciones fetales, privando a los padres del feto a decidir libremente sobre la elección de continuar con el embarazo.

Seguimiento embarazo y malformaciones fetales
Dentro de las negligencias en obstetricia cabe destacar como una de las mas frecuentes las que se producen antes del parto, durante el embarazo que vienen a generar perdidas de oportunidad para los padres de haber sido conocidos dichos extremos.Dentro de las negligencias en el embarazo más frecuentes debemos citar:

El erróneo o incorrecto o negligente seguimiento del embarazo, no detectando en la mayoría de los casos malformaciones fetales, privando a los padres del feto a decidir libremente sobre la elección de continuar con el embarazo.

Así resultó ampliamente notorio, el caso en el que después de varias pruebas ginecológicas en las que se determina que todo funcionaba con normalidad, nace un bebé sin brazos que se desarrollaba así dentro del útero materno sin que los facultativos lo advirtiesen en sus estudios.

Tras numerosos recursos en los que el hospital declaraba que el fallo se debió al defectuoso material de la clínica y al viejo ecógrafo que utilizaban-

El Tribunal Supremo determinó que “existió una indebida gestión médica del embarazo que impidió detectar a tiempo las malformaciones y que, de haberlo hecho, hubiera provocado soluciones distintas, al margen de un posible aborto, que no resulta sustancial”.

Para apoyar el fallo, el alto Tribunal en su sentencia hace alusión a la jurisprudencia de lo Civil, concretamente en la que se obliga a indemnizar el daño producido por no informar del nacimiento de un bebé con malformación fetal.

Indemnización por niño nacido con síndrome de down, por error en la prueba de amniocentesis.

En esta negligencia obstétrica el Tribunal Supremo condena a la Generalitat y a la Universidad Miguel Hernández de Elche a pagar 1.500 euros al mes, revalorizables de acuerdo al incremento del IPC, a un niño que nació en el año 2004 con síndrome de Down por un error en la prueba de amniocentesis ya que la misma se realizó en base a una muestra equivocada.

La Generalitat Valenciana indemniza asímismo a los progenitores con 150.000 euros debido a los daños morales causados.

Del fallo de la sentencia podemos destacar que no se busca solamente resarcir el daño moral a la famila con estos pagos, sino que es también una “lesión puramente económica consistente en el notable mayor coste de criar a un niño con síndrome de Down”.

Indemnización por negligencia médica ginecológica por impericia del médico ginecólogo

El Juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla condena a una ginecóloga al pago de una multa de 180 euros y a una indemnización de 2675 euros por no retirar un tapon vaginal tras un legrado, lo que le provocó una endometriosis.

Se condena a la doctora por una falta de lesiones por imprudencia ya que no comunicó a la paciente por escrito la necesidad de que ella misma retirase dicho tapón en el plazo de 24 horas.

Debido a esto, la paciente ingresa en un hospital de El Puerto de Santa María (Cádiz) con fiebre, dolores y escalofríos, y los médicos le diagnosticaron una endometriosis derivada de la no retirada del tapón vaginal.

La sentencia recoge que la doctora le dió a la paciente instrucciones verbales de la retirada del tampón pero que ésta, debido al efecto de la anestesia, no lo recordaba. Es cierto que le entregó unas instrucciones escritas pero estas sólo recogían que debía tomar paracetamol para el dolor, nada relacionado con la extracción.

Debido a esto, la paciente sufrió un aborto espontáneo estando embaraza de dos meses y, según su denuncia, la ginecóloga le dio el alta al día siguiente sin advertirle, verbalmente ni por escrito, de que debía acudir a hacerse una cura o similar en un centro sanitario.

Desafortunadamente, así lo concluyen nuestros Tribunales en su día a día, siendo muchas las sentencias que podemos citar de forma ilustrativa:

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 4ª, de 25 de mayo de 2010, RJ 2010/5227, que establece lo siguiente:

“En los dos motivos posteriores de la codemandada se pretende que la única indemnización que se debió reconocer a los recurrentes era la dimanante del hecho de que los padres de la menor no tuvieron conocimiento de las malformaciones que presentaba el feto y, por ello, se les privó de la oportunidad en el caso de haberlo conocido de proceder a la interrupción voluntaria del embarazo produciéndoles un daño moral indemnizable.

Es cierto que la no realización de la prueba indicada para la posible detección de malformaciones fetales como hemos dicho privó a los padres de la oportunidad de plantearse la interrupción voluntaria del embarazo o de seguir adelante con el mismo, y esa privación que era fácilmente evitable con la prueba diagnóstica requerida para ello, les causó un daño moral indemnizable, pero no lo es menos que, aún cuando ello sea así, precisamente la no realización de la prueba requerida comporta la existencia de nexo causal entre la omisión de la prueba de detección prenatal de las malformaciones y el daño, tanto moral como económico experimentado por los recurridos, puesto que ocuparse de su hija con tales malformaciones y la incapacidad que las mismas comportan, para cualquier actividad de por vida, como es obvio, produce gastos extraordinarios de todo tipo para sus padres que obligan a desatender otros fines ineludibles o muy relevantes mediante la desviación para la atención del hijo de recursos en principio no previstos para dichas finalidades.”

Por su parte , la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 6ª, de 14 de marzo de 2007, RJ 2007/1750, establece: “La inspección Médica establece que a) se desconoce la causa de las malformaciones, b) en todo caso la responsabilidad no sería imputable a los facultativos que prestaron la asistencia, pero, c) de haberse realizado un examen global del feto, más detallado, al efectuarse las ecografías, hubieran podido detectarse las malformaciones.”

“Los apuntados informes coinciden, pues, en señalar que la asistencia facultativa prestada no es determinante de las malformaciones fetales, pero que de haberse realizado un examen global y más detallado del feto, o efectuado la aplicación de mejores medios técnicos y humanos y de más tiempo, se hubiera posibilitado la detección de las malformaciones y ponerlo en conocimiento de los padres.”

“El recurrente parece apuntar a que el Tribunal «a quo» no identifica adecuadamente el daño causado como consecuencia de las conclusiones que se extrajeron de las pruebas practicadas, pero sin embargo el fundamento jurídico octavo de la sentencia recurrida que hemos transcrito, no deja lugar a dudas cuando para especificar cuál es el efectivo daño a cuyo resarcimiento debe procederse, razona que la Administración debe indemnizar el mal funcionamiento del servicio por ausencia de información sobre la evolución del feto, lo que impidió a los padres poder optar por una interrupción voluntaria del embarazo, es decir, que en ningún momento entiende que las consecuencias de la mala praxis médica fueran las malformaciones congénitas, sino privar a los padres de la posibilidad de ejercitar aquella opción, tesis que es la misma que sostiene el Abogado del Estado en su motivo de recurso.”

Como podemos observar las dos sentencias basan la indemnización en el mismo motivo, en una por falta de pruebas diagnósticas y en la otra por a pesar de haberlas realizado no se detectó las malformaciones, y por tanto privando a los padres de los futuros hijos a tomar libremente la decisión de seguir el embarazo o de interrumpirlo. Por lo que se dictó sentencia condenatoria hacia la Administración, estableciendo el pago de una indemnización por los daños ocasionados a esos padres.

Si usted cree que en su caso pudiera haberse producido una negligencia médica en el seguimiento del embarazo en el que existían malformaciones fetales, no dude en contactar con ABOGANEGLIGENCIA, nuestros abogados y peritos le ayudarán a entender si dicha negligencia pudiera ser tal y de ser así le ayudarán a defender sus derechos de la mejor manera posible para sus intereses.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas
Seguimiento embarazo y malformaciones fetales
Seguimiento embarazo y malformaciones fetales
Seguimiento embarazo y malformaciones fetales
Seguimiento embarazo y malformaciones fetales
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP