Sufrimiento fetal agudo o distrés fetal provocado por negligencia médica

Abogados expertos en negligencia médica por sufrimiento fetal en parto

Abogados especialistas en negligencias y mala praxis medicas - Primera valoracion gratuita
Abogados especialistas en reclamación de indemnizaciones por negligencias médicas en sufrimiento fetal agudo de bebe durante el parto.
¿ Ha sufrido una mala praxis durante el parto provocando sufrimiento fetal / distrés fetal ?
El distrés fetal o como se conoce más comúnmente, el sufrimiento fetal agudo es un término que se utiliza en obstetricia para referirse a un estado que altera la fisiología fetal mientras transcurre el parto.

Sufrimiento fetal agudo o distrés fetal provocado por negligencia médica

Sufrimiento fetal en parto


El distrés fetal o como se conoce más comúnmente, el sufrimiento fetal agudo es un término que se utiliza en obstetricia para referirse a un estado que altera la fisiología fetal mientras transcurre el parto.

En el peor de los casos, puede desafortunadamente, llegar a provocar la muerte o la aparición de lesiones permanentes en un período relativamente breve de tiempo de los recien nacidos.

En concreto, el Sufrimiento Fetal Agudo (SFA) es provocado por una grave falta de oxígeno, principalmente derivado de la insuficiencia en la circulación útero-placentaria, de oxigeno y nutrientes, compresión del cordón umbilical y complicaciones fetales como pueden ser las hemorragias o las sepsis.

Siendo menos conocida que las hemorragias no deja de ser mucho más peligrosa esta segunda, ya que como vemos en su definición la sepsis es una respuesta inflamatoria de nuestro organismo ante una infección grave, que llega a ser mortal si no se trata a tiempo y de la manera adecuada.

Ante los signos de que se está produciendo un sufrimiento fetal agudo los profesionales sanitarios deben de actuar rápidamente. Por tanto, han de realizar una cesárea de emergencia en el menor tiempo posible.

De hecho, según el protocolo médico, esta tiene que darse en un máximo de 30 minutos. El tiempo que exceda ese límite será perjudicial para el bebé y tiene la potencialidad de provocarle unas graves secuelas

Toda mujer que esté llevando a cabo un embarazo de alto riesgo ha de ser monitorizada. Entre los métodos de seguimiento más comunes están la monitorización cardiotocográfica fetal para monitorizar la frecuencia cardiaca fetal y el ritmo cardiaco del bebe y la determinación del equilibrio acidobásico fetal.

Estas pruebas son las que nos ayudan a detectar de una manera mucho más precoz la asfixia fetal intraparto.

Los médicos serán los que tengan que valorar estos signos correctamente y no descartar ninguno de ellos. El hecho de obviar algún indicio puede conllevar una negligencia médica.

Si se siente víctima después de lo redactado de una negligencia médica no dude en ponerse en contacto con nosotros, somos expertos en negligencias en partos y nuestros abogados y peritos médicos le ayudarán a evaluar la viabilidad de su caso de la manera más objetiva posible.

Como se da el sufrimiento fetal: Causas y signos


El sufrimiento fetal agudo viene provocado por una alteración en el intercambio de oxígeno que se produce entre el bebé y su madre a través de la placenta.

Los médicos hablan de sufrimiento fetal cuando se puede apreciar, a través del monitor, que la frecuencia cardiaca del feto se altera durante el seguimiento del parto por parte del equipo médico.

Cuando un médico sospecha la existencia de la pérdida del bienestar fetal, se toman medidas como, que la madre cambie de postura o ponerle oxígeno, pero si no se aprecian resultados, entonces debería ser extraido lo antes posible al bebé.

El sufrimiento fetal se produce debido a que la cantidad o calidad de la sangre fetal que llega a la placenta no es la correcta. En muchos casos puede deberse a una acción directa de una toxina (infecciones, tóxicos o radiaciones).

El SFA puede venir provocado también por un tumor o una malformación uterina.

Es común el síndrome del decúbito supino, que tiene lugar en algunas gestantes, cuando adoptan la posición de decúbito supino; el útero comprime la vena cava contra el abdomen (parte posterior) y dificulta el retorno venoso (en caso de útero voluminoso), lo que produce una disminución rápida del gasto cardíaco e hipotensión, que lleva a sufrimiento fetal.

Dependiendo del número de células afectadas, la lesión será mayor o menor, ya que cuando el feto no puede mantener su homeostasis (células de autorregulación), se produce la lesión y la muerte celular.

En el proceso de disminución de intercambio de oxígeno entre la madre y su bebé se pueden distinguir tres etapas:

- Lesión reversible: Es la más frecuente. Provoca que la función celular se vea afectada, pero se puede restituir la función normal y no deja secuelas.

- Lesión irreversible: Se produce cuando existe muerte celular de parénquimas, que no se regeneran. Quedan secuelas como lesiones cerebrales y otro tipo de discapacidades provocadas por el parto.

- Muerte fetal: Cuando la interrupción de oxígeno es intensa y duradera produce una lesión de parénquimas imprescindibles para la vida, que tiene como consecuencia la muerte del bebé a las horas del nacimiento.

Jurisprudencia actual sobre negligencias en parto por sufrimiento fetal:


Uno de los casos que resultó mas notorio en nuestro país ocurrió en Barcelona, donde un niño que a día de hoy tiene 14 años recibirá 3,3 millones de euros de compensación (1,9 de indemnización y 1,4 por intereses) por las gravísimas secuelas que padece este joven motivadas por la deficiente asistencia recibida en 2005 durante el parto en el Instituto xxx, un hospital privado de Barcelona.

El menor sufrió durante el parto una grave hipoxia (falta de oxígeno en el organismo) que le causó daños irreversibles en el cerebro.

La causa fue el retraso de seis horas en la aplicación de una cesárea de urgencia debido al deficiente seguimiento del estado de la madre y el feto.

Por este motivo , el niño padece un severo retraso en el desarrollo que le impide tener una vida guiada por sí mismo en todas las facetas de la vida, ha todo esto hay que sumarle que ha tenido que ser sometido a una docena de intervenciones para mitigar discapacidad motora y ha perdido la vista, según las resoluciones judiciales.

La reciente sentencia calcula la indemnización a recibir por la familia a partir de varios capítulos. Por incapacidad temporal (días de hospitalización), 169.000 euros. Por las secuelas físicas 443.000 euros.

Por la invalidez permanente absoluta y la necesidad de ayuda de una tercera persona, 573.000 euros. Por el perjuicio estético en "grado importantísimo", 79.000 euros. Por el daño moral a los progenitores, 143.000 euros. Por los gastos de adecuación de vivienda y coche, 124.000 euros. Por los gastos médicos futuros, 300.000 euros.

En total, esta y otras partidas suman un total de 1.934.184 euros. A esta cantidad hay que sumar, según el artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguros, los intereses correspondientes desde el 27 de diciembre de 2012, fecha en la que xxx recibió la primera demanda.

Estos intereses se calculan incrementando en el 50% la tasa de interés legal del dinero los dos primeros años y el 20% en el resto y ascienden a 1,4 millones adicionales.

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 1ª, núm. 535/2005 de 13 de julio, expone:

“La recurrente alega que con motivo de su primer parto fue sometida a una episiotomía realizada con una técnica obsoleta y absolutamente contraindicada para su caso de primipara añosa con feto grande, lo que le produjo un desgarro de la mucosa rectal que fue inadecuadamente suturado, originando una secuela permanente de los esfínteres externo e interno del ano, del que se deriva incontinencia de heces y gases, que ha destrozado su vida familiar, social y profesional…”

“Las pericias que constan en este recurso coinciden en vincular causalmente el desgarro en los esfínteres de la actora bien a la episiotomía media-posterior practicada bien a una inadecuada reparación quirúrgica, por lo que tanto la relación de causalidad como la antijuridicidad del daño han quedado nítidamente acreditadas.”

“De todo lo anterior se desprende que concurren tanto la relación de causalidad entre el funcionamiento del servicio público sanitario y el daño producido, como la antijuridicidad del daño, ya que la incontinencia a heces y gases ni es consecuencia ineludible de la episiotomía ni la actora tiene el deber jurídico de soportarlo, sin que sea necesario ahondar en la cuestión relativa al consentimiento informado que novedosamente se esgrime por la parte actora en el escrito de conclusiones.”

Por lo que el Tribunal, ante la actuación negligente del médico declaró hallar responsabilidad profesional y con motivo de ello se condenó al pago de una indemnización a la paciente.

En otra Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 4ª, de 9 de junio de 2010, RJ. 2010/5583, que expone lo siguiente: “…tiene razón la recurrente al afirmar que la sentencia impugnada debió pronunciarse sobre el deber de información de los facultativos a la paciente de la posibilidad de finalizar el parto por cesárea, en vez de hacerlo por vía vaginal.”

“…la forma de finalización del parto no es una decisión de la paciente, sino de los facultativos que asisten al mismo, puesto que de lo contrario asistiríamos siempre a la demostrada y médicamente inaceptable "cesárea a demanda", que no sólo no es postulable en una correcta asistencia médica sino que, de hacerlo contravendría lo dispuesto en los Protocolos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, y además, los facultativos en ningún momento consideraron adecuada la finalización del parto vía cesárea, por lo que difícilmente podían estar obligados a informar de dicha circunstancia.

No compartimos esta opinión de que se trate de una "cesárea a demanda" -la pactada con el médico sin que exista ninguna indicación para la misma- ya que según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia se reconoce que la finalización de un parto de nalgas mediante cesárea representa mucho mayor riesgo para el feto y en el caso que enjuiciamos, dado que se trataba de un embarazo de alto riesgo por la patología asociada, por la prematuridad, diabetes mal controlada -macrosomía o sospecha de feto grande, polhidramnios o aumento de líquido amniótico- en el momento que tienen conocimiento los facultativos que se trata de una presentación podálica deberían haber informado a la gestante de los riesgos potenciales, que se derivan de la asistencia de un parto de nalgas ofreciéndole la posibilidad de la finalización del parto mediante cesárea si ella lo hubiera decidido así, si ella no hubiera asumido los riesgos de un parto vaginal; por ello, una vez informada debería haber firmado un consentimiento para el parto vaginal de nalgas, que como ya hemos indicado se trataba de una gestación de alto riesgo por la patología asociada, por la prematuridad, por la presentación podálica y por tanto con una morbilidad mayor, y deseando la paciente una ligadura de trompas parece más acertado haber finalizado el parto mediante una cesárea.

De esta forma hubo en quebranto de la "lex artis", pues al no darle a la madre la posibilidad de asumir este riesgo se le produjo un daño que no tiene el deber de soportar, si se le hubiera ofrecido la posibilidad de la finalización del parto mediante cesárea…”

Debido a esta negligencia por parte de los facultativos, se lo produjo unas lesiones a la niña gravísimas, ocasionando unos daños irreparables por lo que el Tribunal aprecio mala praxis por parte de los facultativos que dio lugar a una cuantiosa indemnización para el resarcimiento de los daños ocasionados.

Si desea reclamar o denunciar a un hospital publico por una eventual negligencia médica en partos donde haya sido victima su bebé de un sufrimiento fetal agudo o distrés fetal no dude en contactar con nosotros.

El abogado de ABOGANEGLIGENCIA , el equipo de abogados y peritos médicos de Legalik Central de Servicios Jurídicos más cercano a usted le contactará a la mayor brevedad para ayudarle a defender cada uno de sus derechos a la mayor brevedad.

Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas
Sufrimiento fetal agudo o distrés fetal provocado por negligencia médica
Sufrimiento fetal agudo o distrés fetal provocado por negligencia médica
Sufrimiento fetal agudo o distrés fetal provocado por negligencia médica
Sufrimiento fetal agudo o distrés fetal provocado por negligencia médica
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Política de cookies. Acepta