Abogados amenazas por internet

Amenazas por internet

Expertos en Derecho Penal. Defensa. Acusación particular. Asistencia a detenidos en comisaría o Juzgados. Juicios
Abogados penalistas denuncia amenazas por internet. Defensa en juicio Redes sociales, Facebook. WhatsApp. Instagram. Twitter Correo electrónico , chats, etc
Abogados penalistas expertos en amenazas por internet
en el ámbito de internet, son habituales las amenazas a cambio de favores de tipo sexual, consistiendo la conducta en chantajear con imágenes obtenidas a través de web cam pero no son el unico supuesto

¿Ha sido objeto de algún tipo de amenaza por internet y necesita abogado penalista experto en su denuncia y acusación particular?
¿Ha sido denunciado/a por amenazas por internet y desea abogado penalista especialista?

Abogados amenazas por internet
Abogados penalistas denunciaamenazas por internet. Defensa en juicio por amenazas recibidas por internet o en redes sociales: Facebook. WhatsApp. Instagram. Twitter Correo electrónico , chats, etc En la práctica, es habitual que las injurias y calumnias vertidas en internet a través de foros, blogs, correos electrónicos y redes sociales vaya acompañada del tipo delictivo de amenazas. Si usted se considera víctima de un delito de amenazas por internet, no dude en contactarnos, su situación puede y debe cambiar defendiendo sus derechos incluso en vía penal.


I Delito de amenazas por internet. Solas o acompañando otros delitos

En muchas ocasiones el delito de amenazas se realiza de forma condicional, exigiendo algo a cambio de no realizar la conducta con la que se amenaza. Así, en el ámbito de internet, son habituales las amenazas a cambio de favores de tipo sexual, consistiendo la conducta en chantajear con imágenes obtenidas a través de web cam. (para información más detallada consulte los epígrafes de delitos informáticos "Sexting" y "Webcam"). Ello esta considerado como una forma agravada de este tipo penal.

Son también frecuentes las amenazas a través de medios telemáticos en el ámbito de la violencia doméstica (artículo 171.4) y normalmente van ligadas a un delito de acoso (ver epígrafe "Acoso online").

El bien jurídico protegido del delito de amenazas, es la libertad de la persona, el derecho a la tranquilidad personal en el desarrollo normal y ordenado de la vida (Sentencias del Tribunal Supremo 1060/2001, 660/2003 o 1215/2006). Esto se traduce en el derecho a moverse y comportarse libremente, si la intimidación derivada de la amenaza.

La conducta típica consistirá en anunciar un mal que constituya delito tipificado penalmente o bien un mal no constitutivo de delito que será recibido por su familia, por personas cercanas o por el propio sujeto pasivo de la amenaza.

La amenaza o el anuncio del mal ha de ser serio, firme, real y perseverante para que pueda producir en el sujeto pasivo los efectos intimidatorios anteriormente comentado (Sentencias del Tribunal Supremo 1391/2000, 557/2007 o 264/2009). Esta capacidad de intimidación deberá de analizarse según las circunstancias del caso concreto (Expresiones utilizadas, sujetos intervinientes, etc...).

En cuanto al medio a través del cual se anuncia la amenaza es muy variado, pudiendo realizarse de palabra, por escrito o mediante actos concluyentes como gestos o lenguaje corporal.

En el caso de Internet lo habitual será que las amenazadas se realicen de palabra. El medio empleado puede suponer a su vez cierta agravación de amenazas condicionales de un mal no constitutivo de delito, como el teléfono, escritos u otros medios de comunicación (entre los que se incluiría Internet siendo frecuentes las amenazas por internet en páginas de redes sociales: Facebook. Twitter. Instagramm , Skype o whatsapp ). El fundamento de este agravante se basa en el anonimato que pueden propiciar este tipo de medios (sentencia del Tribunal Supremo 1602/2002).

Las amenazas también se ven agravadas en aquellos casos en los que se realicen actuando en nombre de "entidades, grupos reales o supuestos", caso muy habitual en organizaciones terroristas.

El contenido de dicho acto, no necesariamente tiene porque ser ilícito. Sí es preciso que el cumplimiento de la condición haya de ser posible.

II Tipos de amenazas. Amenazas simples y amenazas condicionales

Atendiendo al contenido de la amenaza podemos hablar de amenazas simples, o de tipo condicional, cuando se añade al anuncio del mal, la imposición de realizar un determinado acto para que dicho mal no se materialice.

En el caso de amenazas simples o no condicionales, se trata delito de mera actividad, no de resultado y es por ello que no admite formas imperfectas de consumación como la tentativa.Para la consumación del delito basta con que llegue el anuncio a su destinatario sin que se produzca una efectiva intimidación o perturbación del sosiego del sujeto pasivo, ni que tenga carácter persistente, si bien ha de tener la entidad suficiente para ello. (Sentencias del Tribunal Supremo 1391/2000, 1215/2006 o 950/2009)

Para el caso de tratarse de una amenaza de tipo condicional en la que se pena además que el sujeto activo haya conseguido su propósito, el delito se consumará cuando este propósito se alcance o el caso del resto de amenazas condicionales, si se cumple la condición impuesta para no realizar el mal anunciado mediante la amenaza.

III Cuando estamos ante delito de amenazas leves y cuando son graves

Las amenazas en su version leve, se tipifican en el artículo 171.7, pero anteriormente se castigaban como falta en el artículo 620, derogado por la LO 1/2015 de 30 de marzo. Para apreciar la gravedad de la amenaza y llevarla a tipo básico de amenazas , se atiende por la jurisprudencia a criterios tanto cuantitativos y cualitativos.(Sentencia del Tribunal Supremo 396/2008), que variarán dentro del caso concreto y del contexto en el que se desarrolle la conducta típica. Se tendrá en cuenta para delimitar una mayor gravedad de la amenaza, por tanto, su seriedad, consistencia o persistencia.

En cuanto al sujeto activo, puede tratarse de cualquier persona física imputable penalmente, en la cual ha de concluir un dolo o ánimo especial de causar la intimidación del sujeto pasivo. Es irrelevante que el sujeto quiera realmente cumplir el mal anunciado, basta con que desee dicha intimidación.

Este delito admite la coautoria, ya que según reiterada jurisprudencia se ha puesto de manifiesto que no sólo actúan como autores del delito quienes lo realizan materialmente profiriendo directamente las amenazas. En este sentido se entenderá que son coautores todas aquellas otras personas que con su comportamiento hayan contribuido a incrementar o generar la intimidación necesaria para la comisión del tipo delictivo (sentencias del Tribunal Supremo 822/1996, 655/1999 o 2101/2001).

Sujeto pasivo será la persona que reciba el anuncio del mal, aquélla a la que se pretende intimidar con el mismo. No tiene porque coincidir que el sujeto que materialmente llegase a recibir dicho mal, si no que puede tratarse de él mismo, de su familia, o de otras personas con las que esté íntimamente vinculado.

Tipo agravado de amenazas por internet

El tipo se agrava según el artículo 170 para el caso de que la amenaza se dirija a "una población, grupo étnico, cultural o religioso, o colectivo social o profesional o a cualquier grupo de personas".

El Código prevé penas especiales para los casos amenazas leves en el ámbito de la violencia doméstica, cuando las amenazas se realicen contra los sujetos recogidos en el 173.2 ("...quien sea o haya sido su cónyuge o sobre persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente, o sobre los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente, o sobre persona amparada en cualquier otra relación por la que se encuentre integrada en el núcleo de su convivencia familiar, así como sobre las personas que por su especial vulnerabilidad se encuentran sometidas a custodia o guarda en centros públicos o privados") . Si se trata de amenazas graves , aplicaremos el tipo del 169.

Para que la conducta no sean absorbidas por de otro tipo de delitos de malos tratos, las amenazas deberán ser autónomas concretas, y realizadas de forma suficientemente separada en el tiempo (Sentencia del Tribunal Supremo 429/2009)

Si usted se considera víctima de amenazas a través de internet, sea en una red social, por mail o en cualquier otro medio no dude en contactar con nosotros. Rellene el formulario adjunto o llámenos por teléfono y el abogado penalista de ABOGAPENAL experto en amenazas por internet, más cercano a usted le contactará a la mayor brevedad para ayudarle a defender sus derechos .
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en Derecho Penal.
Abogados amenazas por internet
Abogados amenazas por internet
Abogados amenazas por internet
Abogados amenazas por internet
¿Eres un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerte. Contacta con nosotros.

[email protected]


Sede: Calle gran via 59,
piso 10 DCH 5 28013 Madrid


Llámenos 24x7 días
900 52 52 92

LEGALIK

@ Legalik. 2018 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP