Abogados asistencia letrada al detenido

Abogados de asistencia letrada al detenido

Expertos en Derecho Penal. Defensa. Acusación particular. Asistencia a detenidos en comisaría o Juzgados. Juicios
Abogados penalistas especialistas en asistencia al detenido. Defensa penal. Intervención del abogado en dependencias policiales y judiciales.
Penalistas expertos en atención y defensa penal de detenidos
el fin principal de la asistencia letrada al detenido es asegurar, con su presencia personal, que los derechos constitucionales del detenido sean respetados, que no sufra coacción o trato incompatible con su dignidad y libertad de declaración y que tendrá el debido asesoramiento técnico sobre la conducta a observar en los interrogatorios, incluida la de guardar silencio, así como sobre su derecho a comprobar, una vez realizados y concluidos con la presencia activa del Letrado, la fidelidad de lo transcrito en el acta de declaración que se le presenta a la firma

Abogados asistencia letrada al detenido
Abogados penalistas especialistas en asistencia al detenido. Defensa penal. Intervención del abogado en dependencias policiales y judiciales. ABOGAPENAL, esta formado por el equipo de abogados especialistas en Derecho Penal de Abogaddos.com. Como expertos en asistencia letrada al detenido, si usted o bien un familiar o conocido ha resultado detenido por la presunta comisión de un delito póngase en contacto con nosotros con la mayor celeridad posible. De esta forma, podremos ser conocedores de su situación lo antes posible, procuraremos que su detención sea conforme a la Ley y definiremos la mejor estrategia en defensa de sus derechos e intereses de cara a un eventual proceso penal.

I. El papel del abogado como garante de los derechos del detenido. Introducción

En otros epígrafes, analizamos los derechos que confieren tanto la Constitución Española como la legislación penal al detenido o preso cuya garantía resulta del todo necesaria (véase "Derechos del detenido"). Así mismo, en no pocas ocasiones hemos subrayado que el abogado desarrolla una labor fundamental dentro del objetivo de que sean respetados tales derechos. Ello, en la medida que los letrados son, por una parte, garantes de los derechos fundamentales del justiciable y por otra, los profesionales encargados de desvirtuar las acusaciones o bien posibilitarlas evitando la indefensión de sus representados.

La jurisprudencia, en este caso el Tribunal Constitucional en sus SSTC 21/1997, 196/1987 y 252/1994, viene sosteniendo que el fin principal de la asistencia letrada al detenido es "asegurar, con su presencia personal, que los derechos constitucionales del detenido sean respetados, que no sufra coacción o trato incompatible con su dignidad y libertad de declaración y que tendrá el debido asesoramiento técnico sobre la conducta a observar en los interrogatorios, incluida la de guardar silencio, así como sobre su derecho a comprobar, una vez realizados y concluidos con la presencia activa del Letrado, la fidelidad de lo transcrito en el acta de declaración que se le presenta a la firma".

La Constitución Española en su artículo 17.3, reconoce el derecho de toda persona que haya sido detenida a ser asistida por letrado estableciendo que "(...) se garantiza la asistencia de abogado al detenido en las diligencias policiales y judiciales, en los términos que la ley establezca". La presente previsión de nuestra norma fundante, encuentra desarrollo legal en la vigente Ley de Enjuiciamiento Criminal (en adelante LECrim) en su artículo 520. De forma más concreta, el apartado segundo del referido precepto dispone que el detenido o preso ostenta el derecho a designar abogado y a ser asistido por él sin demora teniendo en cuenta la salvedad de que se decrete su incomunicación en cuyo caso no podría designar un abogado de confianza.

Como regla general, el detenido o preso puede designar un abogado de confianza o del Turno de Oficio (siempre y cuando cumpla los requisitos legalmente establecidos). En cualquier caso, el profesional letrado tiene la obligación de comparecer en el lugar donde se encuentre custodiado el detenido con la mayor premura siempre dentro del plazo máximo de tres horas. Se ha de significar que anteriormente la Ley contemplaba un plazo mayor; En concreto de ocho horas. Si el abogado no compareciera dentro del plazo, se instaría la designación de otro profesional del Turno de Oficio que en todo caso habría de acudir al lugar de custodia dentro de los antedichos plazos. Ello, sin perjuicio de la responsabilidad disciplinaria en la que incurriría el letrado no compareciente.

Habida cuenta de lo explicado, se ha de considerar también que la LECrim establece que en caso de que "debido a la lejanía geográfica no sea posible de inmediato la asistencia de letrado, se facilitará al detenido comunicación telefónica o por videoconferencia con aquél, salvo que dicha comunicación sea imposible".

II. La asistencia de abogado al detenido. Funciones

De conformidad con lo establecido en el apartado sexto del antedicho artículo 520 LECrim, la asistencia de abogado al detenido o preso consistirá en:

A.- Solicitar que se le informe al privado de libertad de sus derechos y que se lleve a cabo el reconocimiento médico legalmente establecido en caso de ser necesario.

B.- Intervenir en las declaraciones del justiciable así como en las diligencias de reconocimiento de que sea objeto y en las de reconstrucción de los hechos en que participe. El abogado, una vez concluida la diligencia correspondiente, podrá solicitar del Juez o funcionario "la declaración o ampliación de los extremos que considere convenientes, así como la consignación en el acta de cualquier incidencia que haya tenido lugar durante su práctica".

Llegados a este punto resulta procedente citar algunos ejemplos de diligencias que requieren la presencia de abogado o que por el contrario su intervención no es necesaria:

1.- Algunas diligencias en efecto, requerirán la presencia de abogado. Por citar algunos ejemplos, se requerirá su intervención para la toma de muestras biológicas para llevar a cabo la prueba de ADN o para que el justiciable consienta un registro en su domicilio.

2.- Otras diligencias, por el contrario, no requerirán su presencia. A modo de ejemplo, no será necesaria su presencia para las declaraciones de otros investigados o testigos o para que se proceda a la lectura de sus derechos en comisaría.

C.- Informar al detenido de las consecuencias derivadas de consentir o denegar la práctica de las diligencias que se le soliciten.

D.- Entrevistarse reservadamente con el detenido antes y después de que reciba declaración por la policía, el fiscal o la autoridad judicial siempre y cuando no se encuentre en régimen de incomunicación (véase en este sentido también el artículo 775 LECrim). En relación, se ha de tener en consideración que las comunicaciones entre el investigado y su abogado serán confidenciales con la salvedad de aquellas excepciones legalmente establecidas (artículo 520.7 LECrim).

Además de las referidas labores del abogado durante la asistencia al detenido o preso, se han de tener en cuenta muchas otras. A modo de ejemplo, el profesional letrado estará facultado por la Ley para instar el correspondiente procedimiento de Habeas Corpus en caso de que la detención del justiciable no se ajuste a la legalidad.

Para el correcto desempeño de sus funciones, el abogado deberá tener acceso en todo momento a las diligencias que se practiquen, deberá ser posible que se entreviste con su representado antes de que se le tome declaración para aconsejarle debidamente (siempre que no nos encontremos dentro de los supuestos de exclusión del presente derecho) y en resumidas cuentas, debe intervenir de forma activa.

En último lugar, aunque se haya hecho referencia a lo largo del presente epígrafe a ciertos extremos, resulta procedente aclarar determinados puntos sobre los que arroja algo de luz la Consulta 2/2003, de 18 de Diciembre, de la Fiscalía General del Estado:

A.- La Ley no obliga a que el abogado esté presente en la diligencia de instrucción de derechos al detenido en sede policial sin perjuicio de que el mismo pueda promover su repetición.

B.- En caso de detención, se impone la necesidad de contar con la asistencia de abogado en sede policial, aún cuando el detenido haya manifestado su intención de no declarar.

C.- El detenido, salvo en los supuestos de incomunicación, tiene el derecho de entrevistarse reservadamente con su Letrado tras su declaración o tras su negativa a declarar debidamente documentada

III. La intervención obligatoria del abogado durante el proceso penal. Postulación

En los puntos anteriores, hemos estudiado en qué consiste la asistencia de letrado al justiciable desde el mismo momento en que se procede a su detención. A continuación, analizaremos sucintamente, iniciado el correspondiente proceso criminal, a partir de qué momento obliga la Ley a la intervención de abogado según estemos en un procedimiento ordinario por delitos graves, un procedimiento abreviado, o un procedimiento por delito leve.

A.- Procedimiento Ordinario por delitos graves: Se requerirá la intervención obligatoria de abogado desde que comience la fase intermedia. Es decir, durante la instrucción a priori no será necesario con la salvedad de aquellas actuaciones en las que la Ley requiera su presencia. En las líneas anteriores, por poner un ejemplo, observamos que desde la detención del investigado se requerirá que el abogado esté presente para prestar consentimiento a la práctica de una diligencia de entrada y registro en su domicilio.

B.- Procedimiento abreviado: La Ley, concretamente el artículo 767 LECrim, exige la intervención de abogado desde que el justiciable adquiera la condición de investigado.

C.- Procedimiento por delito leve: Para esta clase de procedimiento (el cual mantiene el esquema del ya derogado juicio de faltas), como norma general la intervención de abogado es facultativa (y por ende no preceptiva).

Las citadas, constituyen las normas generales de asistencia de abogado durante el proceso penal. No obstante, hay que tener en consideración que existen ciertas excepciones. A modo de ejemplo, el artículo 520.8 LECrim establece que "el detenido o preso podrá renunciar a la preceptiva asistencia de abogado si su detención lo fuere por hechos susceptibles de ser tipificados exclusivamente como delitos contra la seguridad del tráfico, siempre que se le haya facilitado información clara y suficiente en un lenguaje sencillo y comprensible sobre el contenido de dicho derecho y las consecuencias de la renuncia. El detenido podrá revocar su renuncia en cualquier momento".

IV. La obligación del abogado de cumplir con su actuación profesional. Normas deontológicas

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el abogado libremente designado por el justiciable, de conformidad con el artículo 13.3 del Código Deontológico (en adelante CD), ostenta "plena libertad para aceptar o rechazar el asunto en que se solicite su intervención, sin necesidad de justificar su decisión".

Ello, teniendo en cuenta que la abogacía es una profesión cuyas características fundamentales son la libertad, la independencia y la dignidad. Ahora bien, el letrado que haya aceptado la llevanza de un asunto y vaya a cesar en su intervención deberá realizar todos los actos necesarios encaminados a evitar la indefensión de su cliente.

En segundo lugar, hay que precisar qué ocurre cuando el profesional letrado pertenece al Turno de Oficio. Como norma general, deben cumplir con su actuación profesional hasta la finalización del proceso incluida la ejecución de una eventual sentencia siempre que la misma se promoviera dentro del plazo de dos años desde que se dicte.

Por otra parte, se ha de tener en cuenta que el Derecho Español prevé la posibilidad de que los abogados puedan plantear la insostenibilidad de la pretensión. No obstante, ello no es posible en el orden jurisdiccional penal. Lo que si se permite en un procedimiento penal es que los abogados de oficio puedan excusarse de la defensa siempre y cuando concurra un motivo personal y justo. El motivo alegado, quedará sometido a la apreciación del Decano del Colegio al que el abogado pertenezca.

V. ABOGAPENAL. Asistencia letrada al detenido

Resulta casi imposible rebatir el hecho de que la figura del abogado resulta fundamental de cara a garantizar los derechos del detenido. Los profesionales letrados pueden marcar la diferencia y procurar que el proceso penal comience de la mejor forma posible desde la detención del justiciable.

Por todo lo antedicho, ABOGAPENAL dispone de un equipo de abogados que han hecho del Derecho Penal su única especialidad que se encuentra a su disposición para que en caso de que usted o un conocido resulte detenido, podamos abordar la situación lo antes posible. Póngase en contacto con nosotros vía telefónica o bien cumplimentando el formulario adjunto. Estamos a su disposición en toda España.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en Derecho Penal.
Abogados asistencia letrada al detenido
Abogados asistencia letrada al detenido
Abogados asistencia letrada al detenido
Abogados asistencia letrada al detenido
¿Eres un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerte. Contacta con nosotros.

[email protected]


Sede: Calle gran via 59,
piso 10 DCH 5 28013 Madrid


Llámenos 24x7 días
900 52 52 92

LEGALIK

@ Legalik. 2018 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP