Abogados hurto

Abogados delito hurto

Abogados penalistas expertos en Derecho Penal. Defensa. Acusación particular. Asistencia a detenidos en comisaría o Juzgados. Juicios
Abogados penalistas especializados en defensa penal y acusación particular por delito de hurto. Sobre el delito de hurto en el Código Penal.
Qué es el hurto
Segun el código penal español el delito de hurto implica sustracción de cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño y sin mediar fuerza, violencia ni intimidación

¿Ha sido acusado de hurto y necesita abogado penalista para su defensa en juicio penal?
¿Ha sido víctima de un hurto y desea asesoramiento de penalista para la denuncia y acusación particular?

Abogados hurto
Si ha sufrido un hurto o ha sido denunciado o investigado o acusado en juicio por delito de hurto cuente con nosotros. El equipo de abogados penalistas tiene en el delito de hurto una de sus especialidades.

I. Delito de hurto. Definición. Requisitos


Como veníamos adelantando, con motivo en la confección del presente epígrafe analizaremos el delito de hurto. Se ha de señalar en primer lugar que el hurto implica sustracción de cosas muebles ajenas:

- Por ajeneidad, analizando la legislación civil, hemos de entender perteneciente a otra persona. No podremos hablar de delito de hurto cuando estemos ante cosas abandonadas (res derelictae) o cosas de todos (res nullius). Las mismas, son susceptibles de ocupación sin implicar lesión patrimonial alguna (véase a este respecto STS de 11 de Julio de 1984).

- El objeto del delito han de ser cosas muebles, es decir, susceptibles de traslado de un patrimonio a otro.

Por otra parte, la jurisprudencia viene sosteniendo que para hablar de delito de hurto debe darse el apoderamiento de las cosas ajenas sin la voluntad de su dueño y sin mediar fuerza, violencia ni intimidación (STS de 25 de Julio de 2003). De lo contrario, estaríamos hablando de otros tipos delictivos. En lo que respecta al bien jurídico protegido en el delito del hurto, es la propiedad.

En otro orden, también se hace necesario significar que el hurto es un delito necesariamente doloso que para su apreciación se requiere que la conducta típica se realice con una intención específica, como es el ánimo de lucro, y conocimiento y voluntad de apropiarse de cosas muebles ajenas. Por ánimo de lucro, la jurisprudencia viene entendiendo cualquier beneficio, ventaja o utilizada (entre otras, STS de 8 de Junio de 1992).

Nos encontramos, por otra parte, ante un delito de resultado. En lo que respecta a la consumación del delito de hurto, los diferentes operadores jurídicos han formulado diversas teorías, a saber:

1) Teoría de la aprehensio: Considera cometido el hurto desde que se apropian las cosas muebles ajenas, es decir, desde que se toma el bien.

2) Teoría de la ablatio: Considera cometido el hurto desde que se trasladan las cosas a un lugar distinto, pero fuera de la posesión del autor.

3) Teoría de la illatio: Considera cometido el hurto desde que se haya tenido la posibilidad de disponer de las cosas. La consumación se produciría con la incorporación de las mismas.

Conocidas las teorías formuladas al respecto de la consumación del delito, la jurisprudencia se ha decantado por la tercera, la teoría de la illatio. En consecuencia, los delitos de hurto se entienden consumados cuando se alcanza la disponibilidad de las cosas sustraídas. Dicha disponibilidad puede ser momentánea o fugaz y basta con que sea potencial (a este respecto STS de 9 de Marzo de 2001).

Por otro lado, si hablamos de un delito de hurto cometido por varias personas, el delito se entenderá consumado desde que una de ellas haya podido disponer de las cosas muebles ajenas aún cuando las restantes hubieran sido detenidas sin haber podido disponer de las mismas.

II. El delito de hurto en el Código Penal
Tras haber analizado sucintamente los aspectos esenciales del delito de hurto, resulta procedente analizar que contempla sobre el mismo la vigente redacción del Código Penal (que en adelante llamaremos CP). Se han de distinguir diferentes conductas típicas:

A.- Hurto de cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño (artículo 234 CP).
En primer lugar, el primer apartado del artículo 234 CP recoge que será castigado con la pena de prisión de seis a dieciocho meses aquel que con ánimo de lucrarse tome las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño siempre que el valor de dichas cosas exceda de 400 euros.

En relación al apartado segundo, el mismo establece el delito leve de hurto por el que será castigado con multa de uno a tres meses aquel que sustraiga cosas ajenas sin la voluntad de su dueño cuando el valor de lo sustraído no exceda de 400 euros. Se ha de significar que antes de la última reforma del Código penal data del año 2015 la presente conducta era constitutiva de falta. Las faltas, con motivo de la referida reforma, fueron suprimidas y muchas de las mismas se transformaron en delitos leves o fueron reconducidas a otros órdenes jurisdiccionales.

En último lugar, el apartado tercero del artículo 234, prevé que las penas previstas en los dos primeros apartados se impondrán en su mitad superior "cuando en la comisión del hecho se hubieran neutralizado, eliminado o inutilizado, por cualquier medio, los dispositivos de alarma o seguridad instalados en las cosas sustraídas".

B.- Hurto agravado (artículo 235 CP).


Bajo las siguientes circunstancias, el hurto será penado con prisión de uno a tres años:

1.- Cuando se sustraigan cosas de valor artístico, cultural, histórico o científico.

La razón de ser de la presente circunstancia, radica en el artículo 46 de nuestra Carta Magna que encomienda a los poderes públicos la conservación del patrimonio. No obstante, no se exige la previa declaración administrativa del valor de este tipo de bienes sujetos a especial protección y se permite que se actué en el ámbito penal, cualquiera que sea el régimen jurídico de los bienes y su titularidad (a este respecto STS de 12 de Febrero de 2003).

2.- Cuando se cause situación de desabastecimiento por sustraer cosas de primera necesidad.

3.- Cuando se trate de cableado, conducciones, equipos o componentes de infraestructuras de suministro eléctrico, hidrocarburos o de los servicios de telecomunicaciones o de otras destinadas a prestar servicios de interés general.

Se han considerado cosas destinadas a un servicio público los cables de línea telefónica (STS de 2 de Octubre de 1992) o los cables de las farolas de alumbrado (STS de 20 de Noviembre de 1991).

4.- Cuando sean productos agrarios o ganaderos o los instrumentos o medios que se usan para obtenerlos.
Se exige para la apreciación del delito que el mismo se cometa en explotaciones agrícolas o ganaderas y se cause un perjuicio grave a las mismas.

5.- Cuando atendiendo al valor de las cosas sustraídas o se produjeran perjuicios considerables, la conducta revista especial gravedad.

6.- Cuando se ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o se haya llevado a cabo abusando de sus circunstancias personales o de su situación de desamparo, o aprovechando la producción de un accidente o la existencia de un riesgo o peligro general para la comunidad que haya debilitado la defensa del ofendido o facilitado la comisión impune del delito.

7.- Cuando el culpable hubiera sido previamente condenado ejecutoriamente al menos por tres delitos del presente título, siempre que fueran de la misma naturaleza.

Se ha de significar que no computarán los antecedentes cancelados o que debieran serlo.

8.- Cuando se utilice, para la comisión del delito, a menores de dieciséis años.

9.- Cuando el/los culpable/s participen en los hechos como miembros de una organización o grupo criminal que se dedique a cometer esta clase de delitos.

En último lugar, procede señalar que cuando concurran dos o más de las referidas circunstancias se impondrá la pena en su mitad superior.

C.- Hurto siendo dueño de una cosa mueble en perjuicio de su poseedor o tercero (artículo 236 CP).
En relación al presente tipo, el legislador también prevé distintas penas en razón del valor de lo sustraído. Así, si el valor de la cosa excediera de 400 euros se impondrá la pena de multa de tres a doce meses mientras que si su valor fuera inferior a dicha cantidad, la pena será de multa de uno a tres meses.

Sea cual sea la situación en la que usted se encuentre, es decir, siendo usted investigado por haber cometido presuntamente un delito de hurto o bien ostentando la condición de perjudicado por el delito, contacte con nosotros vía telefónica o a través del formulario adjunto. En ABOGAPENAL, trabajamos día a día un equipo de abogados penalistas especializados en hurtos a su disposición en cualquier punto de España para ayudarle a defender sus derechos.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en Derecho Penal.
Abogados hurto
Abogados hurto
Abogados hurto
Abogados hurto
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP