Abogados lesiones

Abogados lesiones

Expertos en Derecho Penal. Defensa. Acusación particular. Asistencia a detenidos en comisaría o Juzgados. Juicios
Abogados penalistas defensa penal en juicio por lesiones. Agresiones violentas. Peleas. Puñetazos. Denuncia. Penas. Reincidencias. Cancelación antecedentes
Abogados expertos en lesiones¿Que es el delito de lesiones y que pena tiene? Defensa penal en juicio

¿Ha sido víctima de un delito de lesiones y necesita abogado que defienda sus derechos?
¿Ha sido denunciado o teme va a serlo por haber causado lesiones a alguien y necesita abogado para su defensa en juicio?

Abogados lesiones
Su equipo de abogados expertos en delitos de lesiones. Desafortunadamente son muchas las circunstancias del día a día en los que se producen lesiones, agresiones violentas, puñetazos, accidentes y de muchas maneras desde la perspectiva penal: con resultados de mayor gravedad o de carácter leve, con testigos o sin testigos, con necesidad de atención médica o no.

Sea cual sea su caso si precisa abogados expertos en defensa penal por delito de lesiones o por el contrario denunciar o constituirse en acusación particular como víctima de delito de lesiones, contacte con nosotros.

ABOGAPENAL, se nutre de la dilatada experiencia del equipo de abogados especialistas en Derecho Penal de Abogaddos.com. Si usted o bien un familiar o conocido ha sido acusado de haber cometido un delito de lesiones rellene el formulario adjunto o llámenos a fin de que podamos conocer rápidamente sua situación y le ayudemos a desarrollar la mejor estrategia posible en defensa de sus derechos.

Delito de lesiones en España. Indice de contenidos


I Lesiones en el Derecho Penal. Conceptos básicos
II Las lesiones y la salud mental
III Delito de lesiones. Conductas típicas previstas en el Código Penal
III.1 B) Delito de lesiones dolosas. Requisitos
III.2 B) Delito de lesiones agravadas. Modalidades

I. Lesiones en el Derecho Penal. Conceptos básicos


En el presente epígrafe así como en sus correspondientes subapartados estudiaremos las conductas antijurídicas consistentes en causar lesiones tipificadas en la vigente redacción del Código Penal (en adelante CP). Con carácter previo, se ha de significar que el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), define las lesiones de la siguiente forma:

"lesión, Del latín, laesio, -ōnis.
1. f. Daño o detrimento corporal causado por una herida, un golpe o una enfermedad.
2. f. Daño, perjuicio o detrimento.
3. f. Der. Daño que se causa en las ventas por no hacerlas en su justo precio.
4. f. Der. Perjuicio sufrido con ocasión de un contrato.
5. f. pl. Der. Delito consistente en causar un daño físico o psíquico a alguien.
"

Atendiendo al ámbito al que se refiere el delito de lesiones de los artículos 147 y siguientes CP, una lesión será por tanto, un "daño o detrimento corporal causado por una herida, golpe o enfermedad" o "delito consistente en causar un daño físico o psíquico a alguien". Por otra parte, para el diccionario de la medicina, lesión es “toda herida, daño o cambio patológico de un tejido corporal” o “cualquier anomalía local, visible, de los tejidos de la piel, como una herida, una llaga, una erupción o un forúnculo, pudiéndose calificar ésta como benigna, cancerosa, grosera, oculta o primaria”. La medicina únicamente entiende por lesiones en sentido estricto las lesiones de tipo físico y las clasifica del siguiente modo:

A) Según su mecanismo de producción: laborales, de tráfico, por envenenamiento, deportivas...
B) Según la patología que las ocasiona: quemaduras, luxaciones, herida abierta, contusiones, esguinces...
C) Según por el objeto, forma o instrumento con la que la lesión se produce: con arma blanca, en un vehículo, con arma de fuego, por agresión...
D) Según el perfil del lesionado: infantiles, domesticas, a mayores, por violencia de genero...

Una misma lesión, en reiteradas ocasiones suele estar incluida en varias de las antedichas categorías.

Por su parte, la jurisprudencia se refiere a la lesión como concepto equivalente a todo detrimento causado en el cuerpo, en la salud o en la mente. El bien jurídico que se lesiona, por tanto, al cometer un delito de lesiones es la integridad corporal, protegida en el artículo 15 de nuestra Carta Magna, y la salud física o mental como bienes eminentemente individuales (véanse a este respecto SSTS de 16 de febrero de 1999 y de 5 de junio de 2002 entre otras). Se produce pues una ampliación del histórico concepto de lesión física hacia un amplio entendimiento de la salud en genérico como bien jurídico protegido así la enfermedad o la deformidad y la propia imagen quedan también protegidas.

II Las lesiones y la salud mental


La inclusión de la salud mental como tipo en el delito de lesiones se produjo a raíz de la reforma del Código Penal data de 1989. Vino a ampliar el concepto hasta entonces establecido de lesión a este tipo de daños que no son visibles a simple vista pero que no por ello son menos graves.

Según la jurisprudencia del Tribunal Supremo (véase STS de fecha 2 de abril de 2013) los elementos de las lesiones psíquicas son:

1) Una acción agresiva (a modo de ejemplo malos tratos de palabra).

2) Acción ejecutada con dolo aceptando y asumiendo las posibles consecuencias de los actos realizados.

3) Resultado lesivo que requiera de tratamiento psiquiátrico.

4) Relación de causalidad entre la acción agresiva y el daño mental o imputación objetiva del resultado a la conducta ilícita.

Según la jurisprudencia (en este caso la STS de 27 de Octubre de 1995), el menoscabo de la salud física o mental que constituye el tipo delictivo de las lesiones, es un concepto relativo que se habrá de valorar en atención al caso concreto y a la situación en la que se encuentra el sujeto pasivo de la lesión, si se encontraba sano o no antes de la lesión y si el sujeto activo conocía esta situación agravándole un mal que ya padecía.

La jurisprudencia viene entendiendo que el dolor físico infringido carece de relevancia penal, con la salvedad de aquellos casos en los que se ocasionen secuelas psíquicas. Puede tenerse en cuenta, no obstante, el dolor ocasionado a la hora de valorar la conducta de las lesiones como agravada por haber existido ensañamiento.

En otro orden, debe existir un nexo causal entre la acción del sujeto activo y el daño producido en la salud del sujeto pasivo. Al tratarse de un delito de resultado, el delito de lesiones admite formas imperfectas de ejecución como la tentativa. No se considerará delito de lesiones la actividad que no hubiera sido causada por persona humana o que no pretendiera lesionar (resultado de homicidio, autolesión, etc.). Por ello también y siendo un delito en el que se produce un resultado dicho resultado puede sobrevenir de diferentes formas por cualquier medio. Así y además de mediante agresionesn puede acontecer utilizando mecanismos psíquicos. mediante sustancias tóxicas o a través del contagio de enfermedades

III. Delitos de lesiones. Conductas típicas previstas en el Código Penal


En cuanto a las conductas típicas del delito de lesiones desde la perspectiva criminal, resulta procedente aludir a la siguiente clasificación:
A) Delito de Lesiones dolosas (tipo básico previsto en el artículo 147.1 CP). Requisitos
Lesiones dolosas son aquellas que requieren objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico. La simple vigilancia o seguimiento facultativo del curso de la lesión no se considerará tratamiento médico. El tipo se refiere indistintamente a “médico o quirúrgico” pudiendo darse tan sólo uno de ellos o ambos.

El Tribunal Supremo, conceptúa la primera asistencia facultativa como el inicial diagnóstico o exploración médica. (STSS de 7 de julio de 2003 y de 22 de mayo de 2002 entre otras). Por su parte, la Circular 21/1990 de la Fiscalía General del Estado, la define como “atención inicial prestada al lesionado, sea o no contemporánea del hecho causante de la lesión". Debe reunir los siguientes requisitos:

1.- Que sea ineludible, esto es, que exista un necesidad clara de prestar la asistencia.
2.- Que tenga una clara finalidad curativa.
3.- Que sea prescrita por un titulado en Medicina.

Cuando el Código Penal hace referencia a "necesidad objetiva" de un tratamiento, además de la mencionada asistencia facultativa inicial, está haciendo referencia a que hemos de aislarnos de la opinión o criterio del paciente y debemos atender a la opinión médica de un facultativo para el caso concreto por aplicación de la llamada "lex artis" o conocimiento profesional. A este respecto, alude reiterada jurisprudencia. Por otra parte, resulta del todo irrelevante el hecho de que dicha asistencia facultativa se llegue a efectuar realmente o no. (STS de 5 de mayo de 2003). Lo que se valora en la conducta típica es la necesidad o no de aplicar la misma.

En otro orden, como ya hemos visto, el antedicho artículo 147.1 alude al concepto "tratamiento médico". Según reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo, por tratamiento médico se ha de entender la planificación de un sistema de curación o de un esquema médico prescrito por un titulado en medicina con finalidad curativa, el sistema que se utiliza para curar una enfermedad o para tratar de reducir sus consecuencias si aquélla no es curable o la situación que se produce cuando la verdadera gravedad de la lesión debe ser establecida mediante un médico y su cura depende de directivas dadas por éste. Ha de consistir necesariamente en una actividad posterior a la primera asistencia tendente a la sanación de las lesiones y debe ser prescrita por un médico siendo indiferente que la realice o no éste.

Se ha considerado jurisprudencialmente como tratamiento médico, la aplicación y retirada depuntos de sutura o de grapas, la puesta y retirada del collarín cervical (STS de 22 de marzo de 2002), la colocación y retirada de escayolas (STS de 21 de octubre de 2014), tratamiento farmacológico destinado a curar algo, no sólo cuando es analgésico (STS de 9 de julio de 1014), curas de enfermería en casos de supuración de heridas (STS de 5 de noviembre de 2014) o tratamientos de rehabilitación, incluso cuando deban de ser seguidos por el propio paciente (STS de 6 de marzo de 2013).

En el presente concepto, no obstante, no se incluyen las medicinas meramente preventivas, sometimientos a observación que no impliquen intervención (STS de 17 de diciembre de 2008) obtención de radiografías, escáneres o resonancias magnéticas, ayuda de gabinetes psicológicos (STS de 13 de diciembre de 2004) o el mero el reposo.

En relación a otros conceptos de especial relevancia, el Código Penal también alude al "tratamiento quirúrgico". Dicho tratamiento, según el Tribunal supremo, implica todo acto médico que conlleve cirugía, ya sea esta mayor o menor o el efecto reparador del cuerpo para restaurar o corregir, mediante aplicación de arte quirúrgico mayor o menor, cualquier alteración funcional u orgánica producida como consecuencia de la lesión.

Se incluye dentro del presente concepto el acto de la costura con que se unen los labios que una herida precisa para reparar el tejido dañado y devolverlo al estado que tenía antes de haberse producido la lesión.

B) Delito de lesiones agravadas. Modalidades.


1.- Lesiones cometidas bajo determinadas circunstancias cualificadoras (previstas en el artículo 148 CP).

El artículo 148 CP, se refiere a las circunstancias cualificadoras sobre el tipo básico del delito de lesiones del artículo 147 del mismo texto para los casos en los que por las formas, por las maneras o por las características del sujeto pasivo se establece un mayor reproche punitivo. Resulta preciso distinguir:

1.1.- Lesiones mediando uso de armas, instrumentos, medios, métodos o formas peligrosas para la vida o salud física o psíquica (apartado primero del artículo 148 CP):

La utilización de los referidos medios presentan una hipótesis que obedece al incremento del riesgo lesivo que objetivamente dimana de dicho método o forma de agredir. No son medios peligrosos en función de su finalidad o naturaleza, sino por su potencialidad lesiva en manos del autor que crea un riesgo para el sujeto pasivo y disminuye la capacidad de oposición y defensa de la víctima (STSS de 11 de octubre de 2001 y de 5 de octubre de 1993, entre otras).

La presente agravante se impondrá tanto si el uso de los medios descritos se traducen en una lesión más grave directamente derivada de su utilización, como si el riesgo se mantiene como mera potencialidad de un mayor daño físico que finalmente no se concreta en una lesión más grave (STS de 27 de noviembre de 2010).

La jurisprudencia concibe como medio especialmente peligroso el uso de armas de diversas clases. Así lo pone de manifiesto, por ejemplo, la STS de 28 de septiembre de 2005. Representan para el que las porta una situación de superioridad frente a la correlativa debilidad en el agredido. Las armas pueden ser armas blancas o de fuego, deportivas o de caza, de valor artístico de defensa o de guerra.

También se incluye como agravante el uso de otros instrumentos que no siendo armas y teniendo un propósito o utilidad licita, son utilizados para un fin distinto del que les es propio y adquieren potencial lesividad (automóviles, palos o varas, bates de béisbol, tijeras, botellas, martillos, piedras, etc).

Por otra parte, por objeto peligroso cabe entender aquel que aumenta o potencia la capacidad agresiva del agente creando un riesgo para la persona atacada con merma de sus posibilidades de defensa, en base a:

A) La naturaleza o caracterización física o material del instrumento o medio empleado.
B) La forma de utilización del mismo (STS de 31 de octubre de 2012).

En otro orden, por "medios" hay que entender los hechos o acontecimientos naturales provocados de los que se sirve el agente para delinquir con mayor facilidad, mayor impunidad o mayor intensidad (lesionar electrificando el agua, conducir a alguien hacia arenas movedizas o hacia aguas turbulentas o inutilizando los frenos de un coche, colocando un explosivo, inundando un valle, etc.).

En cuanto al concepto de "métodos", si bien el mismo puede dar lugar a confusión con el de "medios", habrá que considerar por tal, la creación de mecánicas y procedimientos con mayor o menor planificación, susceptibles de generar lesiones físicas o mentales a terceros (a modo de ejemplo: Privación de comida, sueño o agua, cualquier tipo de tortura, vejación, etc.).

1.2.- Lesiones con ensañamiento o alevosía (apartado segundo del artículo 148 CP):

El ensañamiento se define en el artículo 22.5º CP como la acción consistente en "aumentar deliberada e inhumanamente el sufrimiento de la víctima, causando a ésta padecimientos innecesarios para la ejecución del delito". Se requiere un elemento objetivo, que supone la causación de males notoriamente superiores a los necesarios y un elemento subjetivo, que implica perversidad en la acción y brutalidad por parte del autor. (STS de 15 de Junio de 2004).

En lo que respecta a la alevosía, esta se producirá, como establece el artículo 22.1º CP, "cuando el culpable comete cualquiera de los delitos contra las personas empleando en la ejecución medios, modos o formas que tiendan directa o especialmente a asegurarla, sin el riesgo que para su persona pudiera proceder de la defensa por parte del ofendido."

1.3.- Lesiones con víctima menor de doce años o incapaz. (apartado tercero del artículo 148 CP):

El bien protegido que merece mayor reproche penal es la indefensión del lesionado o una mayor peligrosidad de la acción. La jurisprudencia (en este caso la STS de 2 de Marzo de 2004), viene entendiendo que no puede apreciarse la presente circunstancia agravante si ya se ha tenido en cuenta para considerar que concurre alevosía.

En los casos en que los menores o incapaces sean los perjudicados, las lesiones pueden ser denunciadas de oficio. En consecuencia, el Ministerio Fiscal podrá ejercer las acciones correspondientes para salvaguardar las garantías legales del menor o incapaz.

1.4.- Lesiones con víctima que sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada al autor por análoga relación de afectividad aún sin convivencia (apartado cuarto del artículo 148 CP):

Se prevé un mayor rigor punitivo para aquellas lesiones que se produzcan en el ámbito de la denominada "violencia de género". La constitucionalidad de esta circunstancia cualificadora ha sido declarada por la STC núm. 41/2010 de 22 de julio.

1.5.- Lesiones con víctima que sea una persona especialmente vulnerable que conviva con el autor (apartado quinto del artículo 148 CP):

El presente precepto, castiga con la pena de prisión de dos a cinco años la conducta consistente en lesionar siendo la víctima una persona especialmente vulnerable que convive con el sujeto activo. De esta forma, el legislador impone una pena más rigurosa dada la situación de especial vulnerabilidad del sujeto pasivo.

2.- Lesiones que supongan la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal o de un sentido, esterilidad, deformidad grave, o enfermedad psíquica o somática grave (art. 149.1 CP).

Nos encontramos ante casos en los que dada la mayor gravedad derivada de la lesión producida (que llega hasta el extremo de la imposibilidad de recuperación) se produce un mayor reproche punitivo.

Por órgano principal cabe entender aquél que tiene autonomía funcional. En cuanto a la privación de un sentido, no es necesaria la pérdida total del mismo, sino que basta con que el sentido sea o resulte inservible para la víctima.

En otro orden, la deformidad a la que se refiere este tipo debe ser especialmente grave (por ejemplo cuando se produce desfiguración de muy difícil reparación estética o plástica). Supone ruptura de la armonía física y morfológica pero también anatómica y funcional. Para valorar la gravedad de la deformidad habrá que atender al caso concreto. En ocasiones, se ha tenido en cuenta la profesión de la víctima y el menoscabo que la deformidad le puede ocasionar en su carrera profesional (imaginemos por ejemplo que la víctima trabaja de modelo).

Por otra parte, en relación al concepto de impotencia, en el ámbito médico se refiere exclusivamente a la imposibilidad de mantener una erección en los varones. En el ámbito jurídico, en cambio, alcanza a ambos sexos. En dicho ámbito, impotencia se refiere a cualquier aspecto que impida la celebración del coito.

En último lugar, en referencia a enfermedad somática o psicológica como resultado del delito de lesiones, la misma ha de ser grave. La gravedad se analizará en función del riesgo, de la duración y de las limitaciones que implique así como de la magnitud del tratamiento que requiera.

3.- Mutilación genital (art. 149 CP).

Las penas son mayores si la mutilación genital se produce en un menor o incapaz.

4.- Lesiones que supongan pérdida o inutilidad de un órgano o miembro no principal o deformidad (art. 150 CP).

Se entiende por órgano no principal aquél que carece de autonomía funcional, es decir, que únicamente sirve para facilitar el funcionamiento de un órgano principal. Se entiende también por tal, aquel que no es vital ni esencial para la salud o la integridad (un dedo, el lóbulo de la oreja, el bazo, las piezas dentales).

Las deformidades no graves también serán castigadas con las mismas penas.
C) Lesión sin necesidad de tratamiento médico o quirúrgico
Con anterioridad a la reforma del Código Penal operada por la Ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo, que deroga todo el Libro Tercero del Código Penal relativo a las faltas estableciendo el concepto de "delito leve", se calificaba esta conducta como falta en el artículo 617 del Código Penal.

Este delito leve de lesiones o delito de lesiones leves se cometerá únicamente cuando para la sanación de la lesión se requiera únicamente una primera asistencia facultativa.

D) Maltrato de obra sin causar lesión (art. 147.3 CP)

Dicho precepto hace referencia a que el maltrato de obra no llegue causar lesión (por ejemplo un tortazo o un empujón). Si además de una primera asistencia, las lesiones requieren de tratamiento médico o quirúrgico, estaremos ante un supuesto de lesiones del artículo 147.1 CP mientras que si únicamente se requiere de una primera asistencia facultativa, en el supuesto previsto en el artículo 147.2 del mismo texto.

E) Delito de [glink lesiones imprudentes (art. 152 CP) https://www.abogapenal.com/abogados-de-lesiones-imprudentes-art-
152-cp.e5825


Cabe la comisión imprudente del delito de lesiones, tanto por imprudencia grave como por imprudencia menos grave, atendiendo al grado de exigibilidad del deber de cuidado que se le ha de reprochar al sujeto activo. Si nos encontramos ante una omisión del deber de cuidado mínimo exigible para cualquier ciudadano medio, nos encontraremos ante una imprudencia grave. Habrá que delimitar la gravedad de la imprudencia atendiendo al caso concreto.

El resto de tipos del delito de lesiones, se cometen de forma dolosa. En cuanto al dolo genérico o directo, éste de manifestará en aquellos casos en los exista una voluntad directa de atacar al sujeto pasivo para ocasionarle el menoscabo físico o psíquico comentado.

Se excluye el delito de lesiones, si con la conducta se tenían otras intenciones, como la de matar, ya que en tales casos nos encontraremos con una tentativa de homicidio o de asesinato lo cual en la práctica resulta a veces complicado de discernir. Para ello se han empleado criterios como el objeto instrumento o arma empleada, el número de agresiones, la gravedad de las lesiones producidas y el órgano o lugar afectado.

Cabe hablar dentro del delito de lesiones doloso de otro tipo de dolo denominado "dolo eventual". Este se da en aquellos casos en los que el sujeto no tiene como intención directa u objetivo ocasionar la lesión del sujeto pasivo, pero sabe que con su conducta, esta se producirá inexorablemente y aun así decide actuar asumiendo las consecuencias. (véanse SSTS de 10 de febrero de 1998, 21 de junio de 1999, 25 de septiembre de 2006 y de 5 abril de 2011 entre otras muchas).

- Comisión por omisión del delito de lesiones

También puede cometerse el delito de lesiones por omisión. La comisión por omisión aparece regulada en el artículo 11 del Código Penal, en virtud del cual:

"Los delitos que consistan en la producción de un resultado sólo se entenderán cometidos por omisión cuando la no evitación del mismo, al infringir un especial deber jurídico del autor, equivalga, según el sentido del texto de la ley, a su causación. A tal efecto se equiparará la omisión a la acción:

a) Cuando exista una específica obligación legal o contractual de actuar.
b) Cuando el omitente haya creado una ocasión de riesgo para el bien jurídicamente protegido mediante una acción u omisión precedente.
"

La Circular de la Fiscalía General del Estado 2/90, también ha admitido la posibilidad de la comisión por omisión en el delito de lesiones cuando se cumplan los requisitos previstos en el anteriormente citado artículo 11 del Código Penal.

F) Lesiones en el ámbito de la violencia de género.

El artículo 153 CP, castiga especialmente el supuesto de que la lesión que no haya implicado la necesidad de tratamiento médico o quirúrgico o el maltrato de obra se dé contra las personas establecidas en el artículo 173.2, esto es, quien sea o haya sido su cónyuge o sobre persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente, o sobre los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente, o sobre persona amparada en cualquier otra relación por la que se encuentre integrada en el núcleo de su convivencia familiar así como sobre las personas que por su especial vulnerabilidad se encuentran sometidas a custodia o guarda en centros públicos o privados.

El tipo delictivo se agrava:

a) Cuando el delito se perpetre en presencia de menores.
b) Utilizando armas.
c) Cuando el delito tenga lugar en el domicilio común o en el domicilio de la víctima.
d) Cuando se realice quebrantando la prohibición de residir en determinados lugares o acudir a ellos, o de aproximarse o comunicarse con la víctima, o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el juez o tribunal (medidas del artículo 48 del Código Penal), o una medida cautelar o de seguridad de la misma naturaleza.

También, en el ámbito de la violencia doméstica, prevé el artículo 156 ter CP que a los condenados por la comisión de uno o más delitos de lesiones, se les podrá imponer además una medida de libertad vigilada.

G) Lesiones consentidas (art. 155 CP).

El consentimiento implica una minoración de la pena. El mismo, ha de prestarse de forma válida, libre, espontánea y expresa por el propio ofendido. No será válido aquel otorgado por un menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección.

En ciertos casos (tales como trasplantes de órganos, esterilizaciones y cirugía transexual) nuestro código establece que dicho tipo de lesiones consentidas están despenalizadas.

Las lesiones distintas de las previstas en los artículos 149 y 150 del Código Penal que sean causadas al Rey, a sus ascendientes o descendientes, a la Reina Consorte o al Consorte de la Reina, al Regente o algún miembro de la Regencia o al Príncipe Heredero, se castigan fuera del Título relativo a las lesiones como delitos contra la Corona (en el artículo 468.2 CP).

Si usted requiere de información más completa al respecto de los tipos relativos al delito de lesiones consulte los enlaces adjuntos. Si, por otra parte, necesita información y/o asesoramiento personalizado con respecto a su situación póngase en contacto con nosotros vía telefónica o bien cumplimentando el formulario adjunto. De esta forma, el abogado penalista de ABOGAPENAL más cercano a usted en su domicilio o lugar de conveniencia le contactará con la mayor brevedad posible en aras a la defensa de sus derecho e intereses.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en Derecho Penal.
Abogados lesiones
Abogados lesiones
Abogados lesiones
Abogados lesiones
¿Eres un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerte. Contacta con nosotros.

[email protected]


Sede: Calle gran via 59,
piso 10 DCH 5 28013 Madrid


Llámenos 24x7 días
900 52 52 92

LEGALIK

@ Legalik. 2018 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP