Abogados redes sociales

Redes sociales

Abogados penalistas expertos en Derecho Penal. Defensa. Acusación particular. Asistencia a detenidos en comisaría o Juzgados. Juicios
Abogados penalistas especialistas en delitos informátios cometidos a través de las redes sociales. Acusación particular y defensa penal.
el abanico de conductas delictivas que pueden cometerse a través de las redes sociales, especialmente en aquellas que se destinan a un perfil de uso más genérico, es amplísimo. Tanto, que abarcan prácticamente todas las tipologías delictivas referentes a los delitos informáticos

¿Es víctima de algún delito cometido a través de redes sociales y necesita abogado?
¿Es objeto de calumnias o injurias o amenazas a través de redes sociales?
¿Ha sido usurpada su identidad a través de redes sociales y necesita abogado?
¿Es objeto de trato degradante a través de redes sociales? Contacte con nuestro equipo de abogados

Abogados redes sociales
Abogados penalistas especialistas en delitos informáticos cometidos a través de las redes sociales. Acusación particular y defensa penal.. Por red social hemos de entender toda aplicación o web que permite establecer comunicaciones de diversas formas con diversos contactos conocidos o desconocidos empleando como medio internet. Funcionan mediante la creación de un perfil personal y virtual que nos permite tener acceso a los perfiles del resto de nuestros contactos y comunicarnos con ellos. El acceso a nuestro perfil está cifrado para garantizar nuestra identidad.

Las redes sociales permiten numerosas formas de comunicación, ya sea de forma privada con una sola persona o con varias simultáneamente a través de los denominados "chats" en los que se tiene una conversación por escrito en tiempo real o mediante la publicación en el llamado "muro" de nuestro perfil de diverso contenido, ya sea un texto, un enlace a una página web, vídeos o fotografías, a los que tendrá acceso cualquiera que acceda a nuestro perfil, o aquellas personas que previamente hayamos seleccionado.

Las redes sociales más utilizadas son Facebook, Twitter, Badoo, Google + o Tuenti entre otras muchas. Facebook es enla actualidad, la más popular en nuestro país y la que ofrece un mayor número de opciones para compartir diversos contenidos. También se han creado otro tipo de redes sociales para funciones más específicas como pueda ser LinkedIn, desarrollada para la búsqueda de empleo y enfocada por tanto al ámbito laboral y a la formación, los blogs (como Blogger) que suelen centrarse en la función de crear un "muro" o espacio virtual donde el sujeto cuenta sus experiencias o simplemente escribe pequeños relatos, reales o imaginarios, o Pinterest y Deviantart, creadas especialmente para artistas (pintores, dibujantes, fotógrafos...etc.) que quieren darse a conocer publicando fotos de sus creaciones aunque también se les puede dar otros usos.

Como vemos, las posibilidades que ofrecen las redes sociales son infinitas y han revolucionado el mundo de las telecomunicaciones en tan sólo unos años. No obstante, como todo gran avance, también entrañan grandes riesgos, especialmente en todo lo referente a nuestra privacidad. Por otro lado, el abanico de conductas delictivas que pueden cometerse a través de las redes sociales, especialmente en aquellas que se destinan a un perfil de uso más genérico, es amplísimo. Tanto, que abarcan prácticamente todas las tipologías delictivas referentes a los delitos informáticos (puede consultar cada una de ellas en el correspondiente epígrafe concreto dentro del apartado "Delitos informáticos") que son entre otras las relacionadas con las siguientes conductas:

A) Ofertas de empleo falsas

Se comete el delito al publicar en diversas redes sociales (especialmente las relativas al ámbito laboral) ofertas de trabajo en condiciones dignas, que resultan ser un engaño que habitualmente desencadena en explotación laboral, especialmente en el ejercicio obligado de la prostitución. También puede iniciarse el contacto directamente con la víctima a través de redes sociales especialmente creadas para encontrar pareja.

El delito se entiende consumado, mediante la creación de una relación laboral en condiciones fraudulentas o bien mediante el desarrollo del empleo en dichas condiciones ilegales. Se trata de delitos necesariamente dolosos (no admiten su comisión imprudente) y de resultado, que exigen únicamente conocer la realidad del engaño y aun así realizar la contratación, sin necesidad de que exista ánimo de lucro o enriquecimiento injusto.

El bien jurídico protegido son las regulaciones estatales relativas a la inmigración y el derecho laboral.

B) Injurias y calumnias online

Por injuria, según el artículo 208 del Código Penal hay que entender "la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación." La conducta típica, consistirá por tanto en ofender o vejar gravemente en un concepto amplio, tanto de imputaciones de hechos (que no constituyan delitos o estaremos ante una calumnia), como acciones o expresiones con clara finalidad difamatoria, a través de las redes sociales. Es necesario un "animus iuriandi" (ánimo de injuriar o difamar), que según el contexto podría ser desplazado por otras intenciones (Sentencias del Tribunal Constitucional 165/1987, 105/1990, 172/1990, 85/1992 o 112/2000)

En lo que se refiere a su gravedad, solamente serán constitutivas de delito las injurias que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves. Por su parte, en el caso de injurias consistentes en imputación de hechos, sólo se considerarán como graves si se hacen con temerario desprecio a la verdad o con conocimiento de su falsedad.

En el caso de que el sujeto pasivo sea alguna de las personas recogidas en el 173.2 ("quien sea o haya sido su cónyuge o sobre persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente, o sobre los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente, o sobre persona amparada en cualquier otra relación por la que se encuentre integrada en el núcleo de su convivencia familiar, así como sobre las personas que por su especial vulnerabilidad se encuentran sometidas a custodia o guarda en centros públicos o privados") estaremos ante ante un delito leve de injurias en el ámbito de la violencia doméstica.

Por calumnia, según el artículo 205 de nuestro Código Penal debemos entender "la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad". La imputación ha de ser conocidamente falsa, o temeraria, sin veracidad alguna. Ha de existir un "animus infamandi", esto es, la clara voluntad de perjudicar el honor del otro, a través de las redes sociales, sin perjuicio de que esta intención pueda ir aparejada a otras funciones como la meramente informativa.

Estos dos delitos se entenderán consumado en el momento en el que la información calumniosa o la injuria se publique en las redes sociales. Para poder apreciar esta agravante es preciso además que tal publicidad haya sido buscada de forma deliberada por el autor, no pudiendo darse por un mero accidente o negligencia.

La protección que da el tipo penal a estos delitos, se extiende incluso "postmortem" (Sentencia del Tribunal Constitucional 176/1995 ) y se aplica a todo tipo de personas físicas pero también a personas jurídicas (Sentencias del Tribunal Constitucional 183/1995 o 139/1995) .

El bien jurídico protegido es el derecho al honor. Determinadas personas de la vida pública, pueden ver aminorados su derecho al honor lesionado por estos delitos, por estar sometidas a la sana crítica del Estado democrático y la libertad de expresión, lo cual no supone en ningún caso que se les deba de privar del derecho constitucional al honor (así lo ha puesto de manifiesto el Tribunal Constitucional en diversas Sentencias como la 136/1994 o la 132/1995)

También debemos de tener en cuenta que nuestro Código Penal protege especialmente el honor de determinados sujetos que representan el orden constitucional del Estado, y por ello, un bien jurídico que va más allá del derecho al honor. Es el caso de las calumnias o injurias contra la Corona o las altas instituciones del Estado. tipos que se aplicarán con preferencia sobre los tipos básicos de injurias y calumnias comentados anteriormente.

C) Amenazas online

El bien jurídico protegido del delito de amenazas, es la libertad de la persona, el derecho a la tranquilidad personal en el desarrollo normal y ordenado de la vida (Sentencias del Tribunal Supremo 1060/2001, 660/2003 o 1215/2006).

La conducta típica consistirá en anunciar a través de las redes sociales, un mal que constituya delito tipificado penalmente o bien un mal no constitutivo de delito que será recibido por su familia, por personas cercanas o por el propio sujeto pasivo de la amenaza. La amenaza o el anuncio del mal ha de ser serio, firme, real y perseverante para que pueda producir en el sujeto pasivo los efectos intimidatorios anteriormente comentado (Sentencias del Tribunal Supremo 1391/2000, 557/2007 o 264/2009). Esta capacidad de intimidación deberá de analizarse según las circunstancias del caso concreto.

El medio empleado puede suponer a su vez cierta agravación de amenazas condicionales de un mal no constitutivo de delito, como cuando éstas sean publicadas por internet a través de las redes sociales. El fundamento de este agravante se basa en el anonimato que pueden propiciar este tipo de medios (Sentencia del Tribunal Supremo 1602/2002).

Atendiendo al contenido de la amenaza podemos hablar de amenazas simples, o de tipo condicional, cuando se añade al anuncio del mal, la imposición de realizar un determinado acto para que dicho mal no se materialice.

En el caso de amenazas simples o no condicionales, se trata de delitos de mera actividad, no de resultado y es por ello que no admiten formas imperfectas de consumación como la tentativa.Para la consumación del delito basta con que llegue el anuncio a su destinatario sin que se produzca una efectiva intimidación o perturbación del sosiego del sujeto pasivo, ni que tenga carácter persistente, si bien ha de tener la entidad suficiente para ello. (Sentencias del Tribunal Supremo 1391/2000, 1215/2006 o 950/2009)

Para el caso de tratarse de una amenaza de tipo condicional en la que se pena además que el sujeto activo haya conseguido su propósito, el delito se consumará cuando este propósito se alcance o si se cumple la condición impuesta para no realizar el mal anunciado mediante la amenaza.

El Código prevé penas especiales para los casos amenazas leves en el ámbito de la violencia doméstica, cuando las amenazas se realicen contra los sujetos recogidos en el 173.2 . Si se trata de amenazas graves , aplicaremos el tipo del 169. Para que la conducta no sean absorbidas por de otro tipo de delitos de malos tratos, las amenazas deberán ser autónomas concretas, y realizadas de forma suficientemente separada en el tiempo (Sentencia del Tribunal Supremo 429/2009)

D) Estafas genéricas e informáticas

El bien jurídico protegido en el ámbito de la estafa es el patrimonio privado ajeno, cuando es atacado por medios engañosos. Las redes sociales pueden servir como vía para producir el engaño que ocasiona la estafa. La conducta típica de la estafa genérica, recogida en el 248.1 del Código Penal reúne los siguientes requisitos:

1) Engaño precedente o concurrente bastante
2) Acto de disposición patrimonial del engañado:ha de ser consecuencia del error, y se ha de realizar por el engañado, pudiendo consistir tanto en hacer una entrega de una cosa, como en gravarla, o en prestar algún servicio, siempre que éste tenga un contenido económico.
3) Perjuicio patrimonial del engañado o de tercera persona, originado por el acto de disposición sobre una cosa o un derecho
4) Error
5) Nexo causal

La estafa informática, se recoge en el artículo 248.2 del Código Penal, y se distingue del tipo básico de la estafa en que no concurren necesariamente todos los elementos anteriormente descritos. Así no existe engaño ni error, en la medida en la que no se está tratando directamente con una persona física, a diferencia de lo que ocurre con la estafa básica del 248.1. El engaño es sustituido por una manipulación informática, bien de un equipo o bien de un programa (Sentencia del Tribunal Supremo 860/2008). En muchos casos el virus que da lugar a la conducta de manipulación puede propagarse a través de enlaces enviados a través de las redes sociales.

E) Daños informáticos

En estos casos se producen mediante la introducción de los conocidos como "malwares" o software malignos por vía de las redes sociales. Pueden consistir en las siguientes conductas típicas:

a) Daños a datos, documentos o programas electrónicos: La conducta se realizará mediante el borrado, daño, deterioro, alteración, supresión o el impedimento a su acceso, de forma grave, sin autorización y por cualquier medio (264)

Este tipo de agrava en el caso de que se hubiere cometido en el marco de una organización criminal, cuando se hayan ocasionado daños de especial gravedad o afectado a un número elevado sistemas informáticos, cuando se hubiera perjudicado gravemente al funcionamiento de los servicios públicos esenciales, o a la provisión de bienes de primera necesidad o si se ha "afectado al sistema informático de una infraestructura crítica o se hubiera creado una situación de peligro grave para la seguridad del Estado, de la Unión Europea, o de un Estado miembro de la la Unión Europea".

El tipo también es agravado en los supuestos de utilización ilícita de datos personales de otra persona para facilitarse el acceso al sistema informático o ganarse la confianza de un tercero.

b) Obstaculización o interrupción del funcionamiento de sistemas informáticos: La conducta igualmente se realizará sin autorización y de manera grave. El 264.bis hace referencia a las conductas del 264 ya comentadas y a las de introducir o transmitir datos, destruir,dañar, inutilizar, eliminar o sustituir un sistema informático, telemático o de almacenamiento de información electrónica,

El tipo se agrava cuando se perjudique de forma relevante una actividad empresarial o pública o cuando concurran las circunstancias agravantes comentadas del 264.

Las dos anteriores conductas, son delitos de resultado, que albergan la posibilidad de tentativa en aquellos casos en los que existiera una copia de seguridad, según opina parte de la doctrina como González Rus.

c) Producir, adquirir para su uso, o facilitar programas informáticos diseñados especialmente para la comisión de los delitos anteriores o contraseñas, códigos de acceso o datos similares que permitan acceder a la totalidad o a una parte de un sistema de información. (264 ter)

Los daños informáticos también pueden cometerse de forma imprudente como sucede para el delito de daños en general. En estos casos es habitual que nuestro sistema informático envíe de forma automática a nuestros contactos a través de las redes sociales, enlaces engañosos que contienen un "malware". Ello se castiga en el artículo 267 del Código Penal. En tales casos únicamente podrá ser perseguido a instancia del agraviado o del Ministerio Fiscal si el agraviado es un menor, persona desvalida o discapacitada. Igualmente cabe la extinción de responsabilidad penal por el perdón del ofendido o de su representante legal.

F) Usurpación y suplantación de identidad online

La usurpación o la suplantación de identidad no está tipificada como delito en el Código Penal de manera autónoma, pero a través de la misma pueden cometerse diversos delitos informáticos (estafas, daños informáticos, amenazas,o injurias y calumnias a otras personas en nombre de la persona suplantando generando enemistades). En las redes sociales se produce cuando el ciberdelincuente accede de forma ilícita a nuestro perfil, haciéndose pasar por nosotros.

El Código Penal recoge no obstante, la usurpación de estado civil, Como regla general la doctrina entiende que ha de tratarse de la atribución de un estado civil que suponga la suplantación de una persona que sea real y esté viva, y la suplantación ha de darse de manera continuada en el tiempo. Es un delito de carácter necesariamente doloso y de mera actividad. en el que los bienes jurídicos protegidos son la seguridad en el tráfico jurídico y comercial (Sentencia del Tribunal Supremo de 6 de diciembre de 1985) o la propia personalidad caracterizada por el estado civil (Sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz de 9 de enero de 2002)

G) Ciberbullying

No está tipificado como delito en sí mismo, pero supone la comisión de una pluralidad de tipos delictivos através de las redes sociales, entre ellos tratos degradantes, coacciones, amenzazas, injurias y calumnias o suplantación de identidad.

En cuanto a los tratos degradantes, según el Tribunal Supremo (Sentencia de 29 de septiembre de 1998) serán todas aquellas conductas que "puedan crear en las víctimas sentimientos de terror, de angustia y de inferioridad susceptibles de humillarles, de envilecerles y de quebrantar, en su caso su resistencia física o moral ". Ha de ser algo continuo en el tiempo. El bien jurídico protegido es la integridad moral o la dignidad de la persona, lesionada de forma grave (Sentencia del Tribunal Constitucional nº120/1990 de 27 de junio)

Las coacciones suponen según el Tribunal Supremo, "la realización de una violencia personal para impedir a otro realizar algo no prohibido o para obligar a otro a hacer lo que no quiere, sea justo o injusto siempre en contra de la libertad del obligado y sin legitimación para su realización" (Sentencia de 21 de mayo de 2009)
También puede suponer el acoso a una persona llevando a cabo, con carácter de continuidad, conductas como la vigilancia, persecución o el atentado contra su patrimonio. El bien jurídico protegido es la libertad de la persona.

H) Childgrooming

La conducta típica del child grooming, podrá consistir en dos tipos de actuaciones:

a) Contactar con el menor a través de las redes sociales proponiéndole concertar un encuentro sexual.
Tal propuesta ha de acompañarse de actos materiales encaminados al acercamiento. En el caso de que lleguen a cometerse el acto sexual, la conducta del "childgrooming" quedaría absorbida por el mismo.

Las penas se agravan imponiéndose en su mitad superior, cuando el acercamiento se obtenga mediante coacción, intimidación o engaño.

b) Contactar con un menor por las redes sociales embaucándole para que le facilite material pornográfico o le muestre imágenes pornográficas.

Debe concurrir en el sujeto un ánimo especial de cometer cualquiera de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, de los artículos. 178 a 183 y 189. Se trata de un tipo necesariamente doloso que no admite formas imprudente de comisión. El bien jurídico protegido de este tipo delictivo es la libertad sexual o en su caso, indemnidad sexual del menor de edad.

I) Sexting

Consisten en el envío de mensajes y contenidos audiovisuales de carácter erótico obtenido lícitamente pero cuya divulgación a través de las redes sociales, se hace de forma no consentida. Normalmente ello se hace mediando algún tipo chantaje, por el cual el ciberdelincuente obtiene un beneficio.

J) Descubrimiento y revelación de secreto

Suele darse mediante la publicación de imágenes o videos privados de un tercero, o a través del acceso no autorizado a cuentas privadas en las redes sociales de otra persona por parte del delincuente. Se castiga tanto a quien capta las imágenes y las difunde por primera vez como a los posteriores difusores que ya las hubieren recibido previamente.

K) Enaltecimiento del terrorismo

La conducta consiste en alabar acciones terroristas, o a quienes las cometen mediante la publicación generalmente de comentarios en las redes sociales. Para que pueda cometerse el hecho delictivo se requiere reiteración, persistencia y mantenimiento en el tiempo así como ausencia de contexto literario, artístico o humorístico. Fuera de tales casos, la emisión de tales discursos u opiniones en la red, no pueden estar nunca amparados por el derecho a la libertad de expresión. (Sentencia del Tribunal Supremo 106/2015 de 19 de febrero). Se trata igualmente de un tipo de apología del terrorismo que no supone provocación directa ni indirecta para la comisión de un hecho delictivo, en el que basta la alabanza de tales hechos o de quienes los realizan.

Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en Derecho Penal.
Abogados redes sociales
Abogados redes sociales
Abogados redes sociales
Abogados redes sociales
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP