Delito amenazas

Abogados amenazas

Abogados penalistas expertos en Derecho Penal. Defensa. Acusación particular. Asistencia a detenidos en comisaría o Juzgados. Juicios
Abogados penalistas delito de amenazas. Defensa legal de acusación de delito de amenazas. Denuncia y Acusación particular en delito de amenazas.
¿En que consiste el delito de amenazas?
La conducta tipica del delito de amenazas consiste en anunciar un mal que constituya delito tipificado penalmente o bien un mal no constitutivo de delito que será recibido por su familia, por personas cercanas o por el propio sujeto pasivo de la amenaza.

Delito amenazas
Abogados penalistas delito de amenazas. Defensa legal de acusación de delito de amenazas. Denuncia y Acusación particular en delito de amenazas.

Delito de amenazas. Definición


La conducta típica del delito de amenazas consistirá en anunciar un mal que constituya delito tipificado penalmente o bien un mal no constitutivo de delito que será recibido por su familia, por personas cercanas o por el propio sujeto pasivo de la amenaza.

Pueden estar sujetas a la realización o prohibición de una determinada conducta por parte de quien las recibe. El contenido de dicho acto, no necesariamente tiene porque ser ilícito. Sí es preciso que el cumplimiento de la condición haya de ser posible.

Requisitos de la amenaza para ser delito


La amenaza o el anuncio del mal ha de ser serio, firme, real y perseverante para que pueda producir en el sujeto pasivo los efectos intimidatorios anteriormente comentado (Sentencias del Tribunal Supremo de 14 de septiembre de 2000, de 21 de junio de 2007 o de 12 de marzo de 2009).

Esta capacidad de intimidación deberá de analizarse según las circunstancias del caso concreto (expresiones utilizadas, sujetos intervinientes, etc...).

En cuanto al medio a través del cual se anuncia la amenaza es muy variado, pudiendo realizarse de palabra, por escrito o mediante actos concluyentes como gestos o lenguaje corporal.

El medio empleado puede suponer a su vez cierta agravación de amenazas condicionales de un mal no constitutivo de delito. El fundamento de este agravante se basa en el anonimato que pueden propiciar este tipo de medios (sentencia del Tribunal Supremo de 30 de septiembre de 2002).

Bien jurídico protegido en el delito de amenazas

El bien jurídico protegido del delito de amenazas, es la libertad de la persona, el derecho a la tranquilidad personal en el desarrollo normal y ordenado de la vida (Sentencias del Tribunal Supremo de 1 de junio de 2001, de 5 de mayo de 2003 o de 4 de diciembre de 2006).

Esto se traduce en el derecho a moverse y comportarse libremente, sin la intimidación derivada de la amenaza. También puede entenderse como bien jurídicamente protegido el derecho a la seguridad, no escindible del del derecho a la libertad (Sentencia del Tribunal Supremo de de 17 de junio de 1998)

¿Quien puede cometer el delito de amenazas?

En cuanto al sujeto activo, puede tratarse de cualquier persona física imputable penalmente, en la cual ha de concluir un dolo o ánimo especial de causar la intimidación del sujeto pasivo. Es irrelevante que el sujeto quiera realmente cumplir el mal anunciado, basta con que desee dicha intimidación.

En aquellos casos en los que se realicen actuando en nombre de "entidades, grupos reales o supuestos", caso muy habitual en organizaciones terroristas, el tipo delictivo se verá agravado

Este delito admite la cooautoria, ya que según reiterada jurisprudencia se ha puesto de manifiesto que no sólo actúan como autores del delito quienes lo realizan materialmente profiriendo directamente las amenazas.

En este sentido se entenderá que son cooautores todas aquellas otras personas que con su comportamiento hayan contribuido a incrementar o generar la intimidación necesaria para la comisión del tipo delictivo (sentencias del Tribunal Supremo de 28 de octubre de 1996, de 27 de abril de 1999 o de 14 de noviembre de 2001).

Sujeto pasivo será la persona que reciba el anuncio del mal, aquélla a la que se pretende intimidar con el mismo.

No tiene porque coincidir que el sujeto que materialmente llegase a recibir dicho mal, si no que puede tratarse de él mismo, de su familia, o de otras personas con las que esté íntimamente vinculado.
[ h4 Modalidades de delito de amenazas en el Código Penal]
El tipo se agrava según el artículo 170 para el caso de que la amenaza se dirija a "una población, grupo étnico, cultural o religioso, o colectivo social o profesional o a cualquier grupo de personas".

Atendiendo al contenido de la amenaza podemos hablar de:

A) Amenazas de causar un mal constitutivo de delito (artículo 169 y 170 del Código Penal)

A.1) Dirigidas a una persona, un familiar u otras personas

- Amenazas Condicionales

Se producen cuando se añade al anuncio del mal, la imposición de realizar un determinado acto o la prohibición de realizarlo, para que dicho mal no se materialice. Normalmente se exije el pago de una determinada cantidad monetaria, pero puede tratarse de la imposición de cualquier otro tipo de condición.

Para el caso de tratarse de una amenaza de tipo condicional el delito se consumará si se cumple la condición impuesta para no realizar el mal anunciado mediante la amenaza.

El delito se castiga más gravemente si el sujeto consigue su propósito.

- Amenazas No condicionales

Se trata de un delito de mera actividad, no de resultado y es por ello que no admite formas imperfectas de consumación como la tentativa.

Para la consumación del delito basta con que llegue el anuncio a su destinatario sin que se produzca una efectiva intimidación o perturbación del sosiego del sujeto pasivo, ni que tenga carácter persistente, si bien ha de tener la entidad suficiente para ello. (Sentencias del Tribunal Supremo de 14 de septiembre de 2000, de 4 de diciembre 2006 o de 15 de octubre de 2009)

Las amenazas de carácter leve, se tipifican en el artículo 171.7, pero anteriormente se castigaban como falta en el artículo 620, derogado por la LO 1/2015 de 30 de marzo.

Para apreciar la gravedad de la amenaza, se atiende por la jurisprudencia a criterios tanto cuantitativos y cualitativos que variarán dentro del caso concreto y del contexto en el que se desarrolle la conducta típica. Se tendrá en cuenta para delimitar una mayor gravedad de la amenaza, por tanto, su seriedad, consistencia o persistencia.

A.2) Dirigidas a atemorizar a una población o colectivo de personas

B) Amenazas de causar un mal no constitutivo de delito (171.1, 2, y 3 del Código Penal)

-Extorsión: supone un tipo específico de amenaza de un mal no constitutiva de delito, de carácter condicional, consistente en la exigencia de una determinada cantidad monetaria u otro tipo de recompensa a cambio de no revelar determinada información de carácter privado que no sea públicamente conocida y que pueda afectar al honor o la reputación de la persona o de personas cercanas a ella.

C) Amenazas leves (171.4 y 5 del Código Penal)

En el ámbito de la violencia de género o doméstica: el Código prevé penas especiales para los casos amenazas leves en el ámbito de la violencia doméstica, cuando las amenazas se realicen contra los sujetos recogidos en el 173.2, a saber:

a) Quien sea o haya sido su cónyuge o sobre persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia,

b) Personas especialmente vulnerables que convivan con el autor (sobre los menores o personas con discapacidad o incapacitadas judicialmente necesitadas de especial protección que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente, o sobre persona amparada en cualquier otra relación por la que se encuentre integrada en el núcleo de su convivencia familiar)

c) Con armas u otros instrumentos peligrosos sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente,

El tipo se agrava cuando:

-Se perpetre en presencia de menores
-Tenga lugar en el domicilio común o de la víctima
-Se quebrante una orden de alejamiento o prohibición de comunicación del artículo 48 del Código Penal o una medida cautelar o de seguridad de la misma naturaleza.

El Tribunal Constitucional ha declarado la constitucionalidad de este precepto en Sentencias de 14 de mayo de 2008 y 19 de febrero de 2009. Se planteaba una posible vulneración del principio de igualdad de género del artículo 14 de la Constitución Española, al ser distinto el tratamiento penal del varón.

Si se trata de amenazas graves , aplicaremos el tipo del 169.(Sentencia del Tribunal Supremo de 12 de marzo de 2009) Para que la conducta no sean absorbidas por de otro tipo de delitos de malos tratos, las amenazas deberán ser autónomas concretas, y realizadas de forma suficientemente separada en el tiempo (Sentencia del Tribunal Supremo de 30 de abril de 2009)

D) Delito leve de amenazas (antigua falta de amenazas del derogado artículo 620 del Código Penal) (artículo 171.7 del Código Penal

Este tipo delictivo sólo es perseguible mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.

Para valorar si nos encontramos en este último supuesto o en el de amenazas del tipo básico del 169, deberemos atender atender a la gravedad de la amenaza, según el caso concreto, las personas intervinientes o los actos simultáneos, anteriores y posteriores (Sentencia del Tribunal Supremo de 5 de junio de 2003, o de 14 de junio de 1995 entre otras muchas).

Suele tratarse además de amenazas no condicionales ni que incluyan un mal no constitutivo de delito, siendo un tipo de carácter residual con respecto al resto de amenazas (Sentencia del Tribunal Supremo de 14 de septiembre de 2000).

También influirá la menor seriedad y credibilidad de las expresiones proferidas en la amenaza, e incluso los gestos o expresiones susceptibles de causar una mayor o menor intimidación en el sujeto pasivo (Sentencia del 21 de junio de 2007)

Si usted es investigado, u objeto de diligencias previas o ha recibido citación para juicio por amenazas, contacte con nosotros. El abogado penalista de Legalik más cercano a usted, le contactará a la mayor brevedad para ayudarle en la defensa de cada uno de sus derechos. En derecho penal la velocidad es importante. Sus derechos deben protegerse desde el primer momento.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en Derecho Penal.
Delito amenazas
Delito amenazas
Delito amenazas
Delito amenazas
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP