Delito de daños

Abogados delito de daños

Abogados penalistas expertos en Derecho Penal. Defensa. Acusación particular. Asistencia a detenidos en comisaría o Juzgados. Juicios
Abogados penalistas defensa penal en juicio por delito de daños. Denuncia y acusación particular. Detenido. Penas.
¿En qué consiste el delito de daños?
El bien jurídicamente protegido en el delito de daños es el patrimonio ajeno teniendo siempre en cuenta el principio de intervención mínima y en la mayoría de los casos la propiedad (Sentencia del Tribunal Supremo de 25 de abril de 2000) El delito de daños admite tanto formas dolosas como imprudentes de comisión

¿Ha sido denunciado por delito de daños y desea asesoramiento legal de abogado penalista para su defensa penal en sede judicial?
¿Se considera víctima de un delito de daños y necesita abogado penalista para defender sus intereses como acusación en juicio penal?

Delito de daños
Abogados penalistas defensa penal en juicio por delito de daños. Denuncia y acusación particular. Detenido. Penas. El delito de daños es un delito clásico dentro de los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico que sin embargo ha ido evolucionando a la par que lo hacen las nuevas tecnologías, introduciéndose nuevas modalidades realmente sofisticadas como es el caso de los daños de tipo informático.

El bien jurídicamente protegido en el delito de daños es el patrimonio ajeno (Sentencia del Tribunal Supremo de 26 de diciembre de 2000) teniendo siempre en cuenta el principio de intervención mínima (Sentencia del Tribunal Supremo de 6 de mayo de 1999) y en la mayoría de los casos la propiedad (Sentencia del Tribunal Supremo de 25 de abril de 2000)

El delito de daños admite tanto formas dolosas como imprudentes de comisión. El dolo consiste en un "animus damnandi" o intención de dañar (Sentencia del Tribunal Supremo de 2 de junio de 2000), que puede ser de carácter directo o de primer grado cuando la principal intención es esa, pero también puede ser eventual o de segundo grado cuando no se quiere realmente causar el daño pero se tiene plena certeza de que con la acción que pretende un objetivo distinto el daño se causará y aun así el sujeto activo decide actuar (Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de enero de 2004).

La comisión imprudente del delito de daños se tipifica expresamente en el artículo 267 del Código Penal y fija penas inferiores. En tales casos únicamente podrá ser perseguido el delito de daños a instancia del agraviado o del Ministerio Fiscal si el agraviado es un menor, persona desvalida o discapacitada. Igualmente cabe la extinción de responsabilidad penal por el perdón del ofendido o de su representante legal. La jurisprudencia exige un nexo causal entre la acción del sujeto activo y los daños producidos como sucede para el delito doloso, pero en este caso, podría haber sido descartado que el resultado del daño se hubiera cometido (Sentencia del Tribunal Supremo de 25 de octubre de 2002). Excepcionalmente en estos casos, cabe la extinción de responsabilidad penal por el perdón del ofendido o de su representante legal.

Se trata de delitos que en su mayoría son comunes y no especiales en el sentido de que el sujeto activo puede ser cualquiera. Igualmente sujeto pasivo es cualquier persona titular de alguna facultad de dominio sobre el patrimonio dañado por el sujeto activo.

El Código Penal recoge las siguientes modalidades del delito de daños, con las siguientes conductas típicas:

A) Tipo básico del delito de daños (artículo 263 del Código Penal)

Implica una causación dolosa de daños en la propiedad ajena (Sentencia del Tribunal Supremo de de 26 de diciembre de 2000)

La jurisprudencia entiende que se trata de un tipo delictivo de carácter residual que sólo se aplicará cuando no exista otro delito que expresamente recoja un tipo de daño en particular. Se trata en realidad de un concurso de leyes del artículo 8 del Código Penal, resuelto en favor del principio de especialidad (Sentencia del Tribunal Supremo de 1 de abril de 2000)

Se trata de un delito de resultado en la medida en la que se entenderá consumado con el resultado de la destrucción de una cosa ajena, o la pérdida de su valor, inutilización o desaparición de sis cualidades y utilidades o menoscabo consistente en una destrucción parcial (Sentencia del Tribunal Supremo de 11 de marzo de 1997)

En el caso de que los daños tengan una cuantía inferior a los 400 euros la pena se disminuye. Esta conducta, anteriormente tipificada como falta en el derogado artículo 625.1 pasa a considerarse delito leve con la reforma del Código Penal operada por la Ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo.

B) Daños informáticos (artículos 264 a 264 quáter del Código Penal)

La nueva Ley Orgánica introduce nuevos tipos penales relacionados con el mundo online (ver en "Delitos informáticos" la sección "Daños informáticos").

Los delitos de daños informáticos pueden consistir en las siguientes conductas típicas:

a. Daños a datos, documentos o programas electrónicos: La conducta se realizará mediante el borrado, daño, deterioro, alteración, supresión o el impedimento a su acceso, de forma grave, sin autorización y por cualquier medio (264)

Este tipo de agrava en el caso de que se hubiere cometido en el marco de una organización criminal.
cuando se hayan ocasionado daños de especial gravedad o afectado a un número elevado sistemas informáticos, cuando se hubiera perjudicado gravemente al funcionamiento de los servicios públicos esenciales, o a la provisión de bienes de primera necesidad o si se ha "afectado al sistema informático de una infraestructura crítica o se hubiera creado una situación de peligro grave para la seguridad del Estado, de la Unión Europea, o de un Estado miembro de la la Unión Europea".

El Código entiende por infraestructura crítica "un elemento, sistema o parte de este que sea esencial para el mantenimiento de las funciones vitales de la sociedad, la salud, la seguridad, la protección, y el bienestar económico y social de la población cuya perturbación o destrucción tendría un impacto significativo al no poder mantener sus funciones".

El tipo también es agravado en los supuestos de utilización ilícita de datos personales de otra persona para facilitarse el acceso al sistema informático o ganarse la confianza de un tercero.

b. Obstaculización o interrupción del funcionamiento de sistemas informáticos: La conducta igualmente se realizará sin autorización y de manera grave. El 264.bis hace referencia a las conductas del 264 ya comentadas y a las de introducir o transmitir datos, destruir,dañar, inutilizar, eliminar o sustituir un sistema informático, telemático o de almacenamiento de información electrónica,

El tipo se agrava cuando se perjudique de forma relevante una actividad empresarial o pública o cuando concurran las circunstancias agravantes comentadas del 264.

Los casos de los artículos 264 y 264.bis, son delitos de resultado, que albergan la posibilidad de tentativa en aquellos casos en los que existiera una copia de seguridad, según opina parte de la doctrina como González Rus. El sujeto activo lo puede constituir cualquiera que realice tales acciones sobre el software del ordenador. Sujeto pasivo será el titular del software dañado.

c. Producir, adquirir para su uso, o facilitar programas informáticos diseñados especialmente para la comisión de los delitos anteriores o contraseñas, códigos de acceso o datos similares que permitan acceder a la totalidad o a una parte de un sistema de información. (264 ter)

Por último, el artículo 264 quáter establece como sujeto activo de todas las conductas anteriores a las personas jurídicas, con arreglo a los criterios de responsabilidad del artículo 31. bis (para mayor información ver sección "Responsabilidad de las Personas Jurídicas"

C) Daños militares (artículo 265 del Código Penal)

Afectan a obras, establecimientos o instalaciones militares, buques de guerra, aeronaves militares, medios de transporte o transmisión militar, material de guerra, aprovisionamiento u otros medios o recursos afectados al servicio de las Fuerzas Armadas o de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Deben considerarse como graves y pueden ser tanto temporales como permanentes.

D) Daños ocasionados mediante incendio o explosiones (artículo 266 del Código Penal)

Se trata de recoger determinados casos en los que los daños se causan empleando medios de cierta entidad destructiva o peligrosa, que han deponer además en peligro la vida o la integridad física de las personas.

Las circunstancias agravantes son semejantes a las de los daños del tipo básico, cuando el peligro ocasionado no sólo afecta a bienes materiales (Sentencia del Tribunal Supremo de 3 de diciembre de 2007)
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en Derecho Penal.
Delito de daños
Delito de daños
Delito de daños
Delito de daños
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Política de cookies. Acepta