Injurias, amenazas y calumnias por internet

Abogados Injurias,calumnias y amenazas por internet

Abogados penalistas expertos en Derecho Penal. Defensa. Acusación particular. Asistencia a detenidos en comisaría o Juzgados. Juicios
Abogados penalistas especialistas en delitos de injurias, calumnias o amenazas cometido por medios informáticos o por internet
Delitos de injuria, calumnia o amenazas por internet
El bien jurídico protegido en las calumnias, amenazas o las injurias por internet es el honor de las personas, derecho fundamental recogido en el artículo 18 de nuestra Constitución, relacionado con el derecho a la dignidad del artículo 10 de la misma.

Injurias, amenazas y calumnias por internet
Abogados penalistas especialistas en delitos de injurias, calumnias o amenazas cometido por medios informáticos o por internet. La facilidad y el anonimato que otorga internet y sus versátiles formas de comunicación ya sea a través de blogs, redes sociales, foros o periódicos digitales, hacen que sea muy fácil decir lo que uno piensa de maneras poco adecuadas que en ocasiones pueden atentar contra el honor de otras personas.

No nos olvidemos, que pese a hacerse a través de las redes y no "dar la cara" por así decirlo, tanto la doctrina como la jurisprudencia, entienden que los tipos penales que protegen el bien jurídico del honor también se cometen. Es más, se cometen en su variante agravada como veremos a continuación de injuria o calumnia realizada con publicidad.

El bien jurídico protegido en las calumnias, las amenazas o las injurias por internet es el honor de las personas, derecho fundamental recogido en el artículo 18 de nuestra Constitución, relacionado con el derecho a la dignidad del artículo 10 de la misma.

Siguiendo a la doctrina, podemos distinguir un aspecto subjetivo, consistente en la conciencia que uno tiene de su mérito o reputación y un aspecto objetivo, entendido como el valor o mérito de una persona y la idea que del mismo tienen los demás. Se trata de un concepto jurídico indeterminado y cambiante en base a las normas, ideas y valores de cada momento (Sentencias del Tribunal Constitucional 297/2000, 204/2001, 46/2002 o 127/2003). Igualmente, la lesión del derecho al honor y su lesión deberá hacerse siempre prescindiendo de una posible visión subjetiva del perjudicado, valorando el contexto del suspuesto concreto, en el que se emite la alegación presuntamente delictiva. (Sentencia del Tribunal Supremo de 26 de julio de 2006)

Dentro del derecho al honor, también se protegen aspectos más específicos tales como la fama o el prestigio profesional (Sentencias del Tribunal Constitucional 223/1992, 180/1999 o 282/2000), lo cual repercutirá no sólo en su propia imagen si no también en el patrimonio del afectado. Se entiende que estos casos se atenta al honor cuando la crítica va más allá de una libre evaluación o calificación de la labor profesional del sujeto, lo cual entiende Constitucional que no sería atentatorio.

A menudo, cuando se protege el derecho al honor, ello entra en colisión con otros derechos fundamentales, como el derecho a la libertad de expresión y el derecho a recibir por cualquier medio información veraz, recogidos ambos en el artículo 20 del la Constitución Española.

En este sentido el Tribunal Constitucional ha señalado que el derecho a la libertad de información prevalecerá frente al derecho al honor cuando su ejercicio se realice por los cauces normales de formación de la opinión pública y cuando se trate de información de relevancia pública y social, y no lo hará cuando se articule a través de medios irregulares como puede ser la difusión en hojas o páginas clandestinas.

Además establece la preferencia del derecho al honor, cuando la información no se refiere a personalidades públicas, sino privadas, esto es, personas anónimas que no participan voluntariamente en la controversia pública, y se ven inmersos en calumnias, injurias o amenazas de tercero, entendiendo que los límites a la crítica son más amplios cuando ésta se refiere a personas que, por dedicarse a actividades políticas, están expuestas a un más riguroso control de sus actividades y opiniones (Sentencia del Tribunal Constitucional 65/1987).

Por otra parte, sobre el contenido de la libertad de expresión, entiende que ésta no comprende expresiones indudablemente ofensivas, sin relación con las ideas u opiniones que se exponen y que resultan innecesarias para la exposición de las mismas. Hemos de recordar que el derecho al honor está íntimamente vinculado con la dignidad de la persona, y confiere a su titular el derecho a no ser escarnecido, humillado o insultado, de modo que las libertades de expresión e información no autorizan al empleo de apelativos injuriosos utilizados con fines de menosprecio. Deberá existir siempre un criterio de proporcionalidad que imponga que las críticas no sean necesariamente ofensivas. (Sentencia del Tribunal Constitucional 85/1992).

Respecto al derecho a comunicar y recibir libremente información, la protección constitucional se extiende únicamente a la información veraz, esto es, debidamente contrastada con hechos objetivos. El Tribunal Constitucional ha acuñado dentro de su jurisprudencia (Sentencias 76/2002,136/2004, 171/2004 o 1/2005) el término de los llamados "reportajes neutrales" en los cuales se excluiría en todo caso cualquier ataque al derecho al honor, en la medida en la que el sujeto se haya limitado a cumplir con su función informadora, sin manipulación alguna en cuanto a su importancia, y de forma veraz.

Cabe decir, igualmente que el error en la información está considerado jurisprudencialmente como exclusión en la apreciación del tipo delictivo, si bien habrá que considerar posibles negligencias que el informador cometió a la hora de investigar la noticia, debiendo prestar la debida diligencia con respecto a la veracidad de la información y sus fuentes. (Sentencias del Tribunal Constitucional 6/1986, 105/1990, o 76/1996)

Debe atenderse también a la relevancia pública de la información (Sentencias del Tribunal Constitucional 105/1990 o 143/1991). Quedan fuera de protección alguna, las informaciones por tanto basadas en meros rumores, invenciones o insinuaciones sin comprobar. (Sentencias del Tribunal Constitucional 54/2004, 61/2004, 136/2004, o 1/2005)

El derecho al honor, la intimidad personal y familiar y a la propia imagen también está protegido por la Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo, que fija los criterios aplicables para determinar las eventuales responsabilidades civiles derivadas del del delito de calumnia o injuria

El delito de amenazas en su version leve o en su tipo básico de amenazas , por su parte pertenece a otro grupo de delitos perteneciente a la protección del derecho a la libertad. Cada vez es más habitual que vaya unido a las calumnias y las injurias, y podemos encontrarlo de forma condicional, como forma de hacer chantaje normalmente bajo la amenaza publicar imágenes comprometedores de contenido sexual, (para información más detallada consulte en delitos informáticos, "Chantajes" y "Webcam") o como complemento de otros tipos delictivos como el acoso online, especialmente en el ámbito de la violencia doméstica, para cual se tipifica por separado incluso.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en Derecho Penal.
Injurias, amenazas y calumnias por internet
Injurias, amenazas y calumnias por internet
Injurias, amenazas y calumnias por internet
Injurias, amenazas y calumnias por internet
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2021 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Política de cookies. Acepta