Lesiones con pérdida de órgano o miembro principal ,

Abogados penalistas lesiones con pérdida de órgano principal

Abogados penalistas expertos en Derecho Penal. Defensa. Acusación particular. Asistencia a detenidos en comisaría o Juzgados. Juicios
Abogados penalistas especialistas en delitos de lesiones que supongan perdida de órgano o miembro principal. Acusación particular. Defensa penal.
Regimen legal del delito de lesiones con perdida o amputación de organo principal
El delito de lesiones con perdida de organo principal consiste en la causación de '[it la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica]'

Lesiones con pérdida de órgano o miembro principal ,
Abogados penalistas especialistas en delitos de lesiones que supongan perdida de órgano o miembro principal. Acusación particular. Defensa penal. .ABOGAPENAL, lo constituimos el equipo de abogados penalistas de legalik Central de Servicios Jurídicos, expertos en la defensa de sus derechos e intereses en el orden jurisdiccional penal.

Como especialistas en delitos de lesiones, si usted ha sido acusado de haber cometido un delito de lesiones con perdida de organo principal contacte rápidamente con nosotros. Le ofreceremos una información detallada sobre las implicaciones legales derivadas de la comisión de la citada conducta, definiremos la mejor estrategia de defensa de sus derechos y, en su caso, le procuraremos una adecuada asistencia en juicio. Estamos a su disposición en toda España.

De conformidad con lo establecido por la jurisprudencia del Tribunal Supremo, cabría definir lesión como "toda clase de daño en la sustancia corporal, una perturbación de las funciones del cuerpo, o una modificación de la forma de alguna parte del cuerpo" así como la producción de otros malestares tales como terror o asco en los que el sistema nervioso central se ve afectado y se requiere de un tratamiento psíquico (STS (Sala 2º) de 9 de Junio de 1998).

Por otra parte, en el ámbito de la medicina clínica cabría definir lesión como toda "herida, daño o cambio patológico de un tejido corporal" o "cualquier anomalía local, visible, de los tejidos de la piel, como una herida".

Concepto de perdida o inutilidad de organo principal

En el presente epígrafe, trataremos lo referente a la conducta típica descrita en el artículo 149.1 del Código Penal (en adelante CP), consistente en la causación de "la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica" por cualquier medio o procedimiento. El sujeto que incurra en la citada conducta será castigado con la pena de prisión de seis a doce años.

Del tenor del mencionado artículo 149.1 CP puede deducirse que nos encontramos ante supuestos especialmente graves en los que las lesiones causadas llegan a alcanzar la magnitud de irrecuperables. En consecuencia, tales conductas han sido tipificadas en el Código Penal con un mayor reproche punitivo. Sobre el presente artículo, el Tribunal Supremo ha manifestado en reiteradas resoluciones tales como la STS 7703/2010 de 28 de Diciembre, que el mismo tipifica un delito de resultado.

Dicho resultado "viene constituido por los efectos producidos por la agresión (las lesiones propiamente dichas) y por las consecuencias generadas por éstas en la funcionalidad del órgano o sentido afectado".

¿Qué se entiende por órgano principal en este delito de lesiones agravadas?

En primer lugar, viene a colación manifestar que por órgano principal hay que entender aquel que ostenta autonomía funcional. Por otra parte, en lo que respecta a la pérdida o inutilización de un sentido, la jurisprudencia viene considerando que no se exige la pérdida total del mismo sino que es suficiente con que dicho sentido resulte inservible para la víctima.

[ n ¿Qué se entiende por deformidad como resultado del delito de lesiones?]

En segundo lugar, cuando el citado artículo 149.1 CP se refiere a deformidad, la misma debe ser especialmente grave. A modo de ejemplo, constituye deformidad grave aquella que causa desfiguración de muy difícil reparación estética o plástica. Dada la evidente dificultad de catalogación de la deformidad como grave o menos grave habrá que analizar cada caso concreto. La deformidad, implica la ruptura de la armonía física y morfológica pero también anatómica y funcional.

Sobre el concepto de deformidad, el Tribunal Supremo estableció en su STS de fecha 1 de Marzo de 2002, que la jurisprudencia viene definiéndola como "irregularidad física, visible y permanente" que supone "desfiguración o fealdad ostensible a simple vista" (véanse SSTS de 27 de Septiembre de 1988 y de 23 de Enero de 1990) con suficiente entidad cuantitativa "para modificar peyorativamente el aspecto físico del afectado, sin que lo excluya la posibilidad de su eliminación por medio de una operación de cirugía (...)".

En otras resoluciones tales como la STS de 28 de Diciembre de 2010, el Supremo viene afirmando que es irrelevante que exista la posibilidad de eliminar la deformidad por medios quirúrgicos o bien de cubrir la misma con ropa u otros medios para aplicar los artículos 149 o 150 CP (véanse también SSTS de 23 de Febrero de 1990 y de 10 de Febrero de 1992). Continúa su exposición el Alto Tribunal manifestando que si la deformidad se puede corregir a través de la cirugía, "ello no es óbice a que la calificación de tal deformidad se dé, pues a nadie se le puede obligar a someterse a una intervención de esa naturaleza".

En otro orden, la jurisprudencia asimismo viene considerando que aunque durante mucho tiempo se haya atendido, para formular el juicio de valor de la existencia y entidad de la deformidad, a circunstancias subjetivas de la víctima tales como el sexo, la edad o la profesión (por ejemplo modelos), la moderna doctrina viene considerando irrelevantes dichos aspectos para establecer el concepto de deformidad porque "no disminuyen el desvalor del resultado (...)".

A modo de ejemplo, para distinguir deformidad básica de deformidad grave consideramos procedente hacer alusión a la STS de 16 de Enero de 2007. En el citado caso, la víctima terminó con cicatrices de cuatro centímetros longitudinal y de dos centímetros transversal irregulares que afectaban a los párpados del ojo izquierdo y a la ceja del mismo lado. Ello, constituía una evidente deficiencia en la estética facial del sujeto agredido y se encuadraba dentro del concepto de deformidad.

No obstante, el Supremo sobre dicha deformidad adujo que no todas las secuelas que afectan al rostro han de rebasar necesariamente el marco de la deformidad básica que establece el artículo 150 CP. Por lo tanto, el ámbito de la grave deformidad establecida en el artículo 149 CP debe reservarse únicamente a aquellas degradaciones estéticas de manifiesta notoriedad y relevancia "que desfiguren el rostro de modo ostensible".

En tercer lugar, en relación al concepto de impotencia, en el ámbito médico se entiende por tal, la imposibilidad de mantener una erección en los varones. No obstante, en el ámbito jurídico, dicho concepto hace referencia tanto al hombre como a la mujer. La ley se refiere a la esterilidad como a la imposibilidad de fecundación.

¿Qué se entiende por causación de enfermedad somática o psicológica como resultado del delito de lesiones?

En último lugar, cuando la ley se refiere a la causación de una enfermedad somática o psicológica, los diferentes operadores jurídicos coinciden en la idea de que dicho resultado debe ser grave, en función del riesgo, de la duración y de las limitaciones que implique y debe depender asimismo de la gravedad del tratamiento que requiera.

Para finalizar el presente epígrafe, a modo de ejemplo mencionaremos un caso en el que el Tribunal Supremo terminó estimando la aplicación del artículo 149 CP en relación a las lesiones causadas.

En dicho caso, se consideró que hubo un ánimo de lesionar en un sitio donde se ubica un órgano principal del cuerpo humano, los ojos, y con un medio apto para provocar la pérdida de visión como lo es un golpe con un vaso.

Asimismo, el Tribunal argumentaba dicha calificación en que no era necesario implementar mucha fuerza para romper el vaso de cristal y para que los cristales pudieran introducirse en la órbita del ojo provocando lesiones tan graves. Dadas todas las circunstancias concurrentes, estimó acertada la aplicación del artículo 149 CP.

En caso de que usted haya sido acusado de haber cometido la conducta típica descrita en el artículo 149.1 CP contacte con nosotros llamando al número de teléfono facilitado al efecto o bien, cumplimentando el formulario adjunto. De esta forma, el abogado penalista de ABOGAPENAL más cercano a su ubicación se pondrá en contacto con usted con la mayor rapidez posible. Estamos a su disposición en toda España para procurarle una defensa adecuada de sus derechos e intereses.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Abogados especialistas en Derecho Penal.
Lesiones con pérdida de órgano o miembro principal ,
Lesiones con pérdida de órgano o miembro principal ,
Lesiones con pérdida de órgano o miembro principal ,
Lesiones con pérdida de órgano o miembro principal ,
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP
Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Política de cookies. Acepta