Procuradores penales

Procuradores

Diligencias, embargos, notificaciones, publicaciones, actuaciones ante Registros legales

Procuradores penales

Un aspecto que merece ser significado es el referente a la postulación en el proceso penal, es decir, bajo qué circunstancias va a ser necesario intervenir en el mismo mediante la defensa de un abogado y la representación de un procurador. En el presente epígrafe, nos hemos propuesto explicar en qué situaciones va a ser necesaria la intervención del procurador en función del tipo de procedimiento que se vaya a celebrar y de la fase en que nos encontremos.

I. ¿Qué funciones desempeñan los procuradores?


Los procuradores, son profesionales licenciados en derecho especializados en derecho procesal cuya principal función reside en intermediar entre el órgano judicial y las partes intervinientes en el proceso. En resumidas cuentas, los procuradores tienen encomendada la representación procesal de las partes litigantes, personas físicas o jurídicas, en un proceso judicial.

Como veremos a continuación, las funciones que desempeñan los procuradores permiten que el procedimiento judicial se desarrolle de una forma ágil y que los litigantes sean representados de la mejor forma posible.

Entre sus funciones, cabe destacar las siguientes:

- Recepción de notificaciones, por ejemplo autos, sentencias (...) para posteriormente notificarlas a los abogados.

- Presentación de escritos preparados por los abogados.

- Tramitación de oficios, mandamientos y exhortos cuando así lo requiera el órgano judicial.

- Publicación de edictos y anuncios oficiales en Boletines Oficiales o periódicos.

- Elaboración de escritos tendentes a procurar que el proceso se desarrolle de la mejor forma posible evitando dilaciones indebidas.

- Control de plazos, vencimientos y fechas y comunicación de los mismos a los abogados.

Lo que de ningún modo se puede dudar, es que la intervención de los procuradores en los procedimientos judiciales es de vital importancia. En toda actuación judicial, la debida comunicación entre el órgano judicial y las partes litigantes es fundamental.

De todo lo que venimos diciendo, podemos concluir que los procuradores cumplen una serie de labores fundamentales, ya no solo con respecto a sus representados (imaginemos a un ciudadano normal teniendo que presentar cada escrito en tiempo y forma, con sus respectivas copias, teniendo que recordar cada fecha, plazo y vencimiento, etc.), sino en general facilitando y agilizando la acción de la Justicia.

Dejando a un lado este tema, centrémonos en las cuestiones que nos hemos planteado resolver en el presente epígrafe. ¿La intervención de los procuradores es estrictamente necesaria en cada proceso judicial?. ¿Y específicamente en los procesos penales?.

En cuanto a la primera pregunta, la respuesta es negativa dado que por ejemplo ante la jurisdicción social (por ejemplo procesos por despidos) no siempre es necesario que intervenga un procurador. Tampoco serán necesarios en todos los procesos civiles (por ejemplo en juicios verbales cuya cuantía sea inferior a 2000 euros).

En cuanto a la segunda cuestión, si bien lo veremos de forma detallada a continuación, como norma general en el proceso penal es preceptiva la doble postulación (es decir, generalmente será necesario encontrarse asistido por abogado y procurador).

II. ¿Cuándo es necesaria la intervención del procurador en el proceso penal?


Si bien es cierto que la regla general establece la preceptiva doble postulación en el proceso penal, es necesario realizar una serie de precisiones:

a) En el procedimiento abreviado: No será necesaria la representación mediante procurador hasta que se abra el juicio oral. De conformidad con el artículo 768 LECrim, hasta que se abra el juicio oral el abogado del justiciable ostentará también habilitación legal para su representación técnica.

Una vez se abra el Juicio Oral, el letrado de la administración de justicia emplazará al justiciable para que comparezca mediante abogado y procurador. Si no designara procurador, se procedería a la designación de uno de oficio.

b) En el procedimiento sumario ordinario: Hemos de atender a lo establecido en el artículo 118.3 LECrim. En virtud del mismo, 'para actuar en el proceso, las personas investigadas deberán ser representadas por procurador y defendidas por abogado, designándoseles de oficio cuando no los hubiesen nombrado por sí mismos y lo solicitaren, y en todo caso, cuando no tuvieran aptitud legal para hacerlo'.

En resumidas cuentas, en el procedimiento sumario ordinario será necesaria la intervención del procurador para cualquier actuación procesal tanto en fase de instrucción como durante la fase intermedia y evidentemente durante la fase del juicio.

Si tiene alguna clase de duda sobre la postulación en el proceso penal o bien necesita abogado penalista que le defienda, no dude. Contacte con nuestros especialistas de ABOGAPENAL llamando al número de teléfono facilitado al efecto o bien a través del formulario adjunto. Estamos a su disposición en cualquier punto de España.
Te ayudamos a defender tus derechos
Rellena nuestro formulario. Primera opinión gratuita
consulta
CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO
"Primera opinión gratuita"
Un momento cargando formulario
o Llámanos al
  • Recibe el mejor asesoramiento de especialistas.
  • Servicio sin compromiso.
  • ¡Rápido y seguro!
  • Siempre cerca de usted.
Procuradores penales
Procuradores penales
Procuradores penales
Procuradores penales
¿Es un profesional especialista en la materia?
Encantados de conocerle. Contacte con nosotros.

[email protected]


@ Legalik. 2019 Un servicio de Legalik Central de Servicios Jurídicos SLP